Ningún día sin una línea

Ningún día sin una línea

Bogotá tendrá este mes la suerte de poder ver la obra de José Antonio Suárez. Este 30 de agosto se inauguró en la Galería Alonso Garcés una exposición de 52 dibujos, en los que pone en evidencia su compulsiva disciplina, porque sigue y tiene consigna: Nulla dies sine linea, que traduce “Ningún día sin una línea”.

03 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Como si fuera un artesano egipcio en Tebas, a manera de manuscrito iluminado, o un poema épico alemán del siglo XIV, la escritura y la imagen son dos elementos inseparables. Como un escriba, José Antonio Suárez se regodea en cada letra y se identifica en las iniciales. Como un dibujante magistral retiene imágenes precisas porque quiere hacerlo en términos académicos, con los procedimientos estrictos de la representación. Dibuja y se regodea con Degas porque su modernidad es clásica.

Sus dibujos son tan contemporáneos como clásicos. Repiten la esfera, el círculo, el rectángulo y mantienen el estricto rigor decimal de las proporciones clásicas en imágenes figurativas. Al mismo tiempo, dibuja aviones con alfileres para que la sucesión de pequeños orificios sean línea, o, a la línea franca y sincera, le superpone otra que repite con una línea severa.

En su mundo, la figura se repite porque lo doble es parte de un conjunto de historias que van haciendo eco. Los días de un proustiano de las pequeñas cosas de la vida.

Como otros testigos del trabajo de José Antonio Suárez, en el Museo de la Universidad Nacional se encuentran hasta octubre 66 dibujos académicos que realizó entre el 27 de mayo y el 11 de octubre del 2004, sobre la importante Colección Pizano de réplicas en yeso del siglo XIX, que recorren un respetable espectro histórico.

José Antonio Suárez, de la forma clásica y con lápiz, dibujó el Apolo de Piombino, el desnudo griego del gimnasta que lanzaba jabalina cuando empezaban las olimpiadas, el rostro de Alejandro el Moribundo, de un anónimo; Beatriz de Aragón, de Francisco Lausana, o el Esclavo moribundo, de Miguel Ángel.

Volviendo a los 52 trabajos que presenta en la Galería Garcés, como siempre, la fecha escrita es parte de su lenguaje, de su compromiso con el lugar y con el tiempo. Cada obra está determinada también por una especial caligrafía, que combina con dibujos de pequeñas historias íntimas. Unas vienen de la memoria, otras las oye en la radio, se las encuentra entre los libros, una imagen lo captura y dibuja el detalle de una fuente de piedra que se encontró en la calle de cualquier ciudad del mundo, la pos de un perro, la mirada de un caballo de una heráldica...

Obvio, también dibuja en los museos y sigue trabajando en su casa o en su mesa.

Simultáneamente, su constelación de imágenes se amplía porque representa al hombre del día en un combate, al hombre que carga el dolor en espinas, al grito de la guerra, al revólver dorado con su color implacable de violencia, o a un alma que quedó amarrada de un hilo.

En sus infinitos papeles –que ha ido reuniendo con el tiempo– los saca para dibujarlos cada día, cada hora, cada minuto. Después, los guarda en sobres.

Cuando vuelven a salir a flote, los dibujos son parte de una obra en donde combina las hojas de sus libretas. Combina conceptos y reúne sus tiempos.

En esta amalgama sutil de fragmentos, la obra adquiere el derecho a ser. El qué planeado y el cómo realizado tienen una feliz coincidencia de uniones.

Dentro de esta actitud severa aparece la modernidad de una línea realizada con hilo, que parece una corriente sanguínea, el dibujo de un caballo en donde incluye la imagen inicial, como respeto a un orden jerárquico. Orden que contiene el torrente de un caos interno

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.