La mujer de hierro que llegó al DAS

La mujer de hierro que llegó al DAS

Mientras la enfermera le curaba las quemaduras que había sufrido en la espalda durante la explosión de la bomba en el Club El Nogal y le arrancaba la piel muerta con firmeza, le aconsejaba:

02 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

–Grite, diga groserías, llore. Pero no se aguante.

–¿Si grito y hago todo ese show me deja de doler? Tras la respuesta negativa, ella mantenía su silencio.

Este es solo un ejemplo del grado de control que caracteriza a la nueva directora del DAS, María del Pilar Hurtado. Esa noche de febrero del 2003 estaba en el club y la explosión la tumbó dos pisos abajo y llenó su cuerpo de heridas. Pronto estuvo de pie.

Hoy su cuerpo menudo ocupa un puesto al que nunca había llegado una mujer.

En su despacho hay ramos de flores y los muebles de cuero fueron reemplazados por sofás de tapizados alegres. Se siente un toque femenino que ella, sin embargo, no promovió. De su mano solo llegó una caja de doce marcadores de colores.

María del Pilar Hurtado es una bogotana de 43 años (dice la edad sin titubeos), abogada de la Universidad de los Andes. Recién graduada tomó el camino del sector público. Ha sido directora del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte; asesora del IDU y de la Secretaria General de la Presidencia de la República; secretaria general del Ministerio de Defensa; subdirectora del DAS desde el 2006 y, hace cuatro días, su directora.

Tiene siete mil funcionarios a su cargo y una institución que requiere con urgencia recuperar la credibilidad perdida después de los escándalos conocidos por el país.

–¿Se siente algo de temor? –Temor, no. Es un reto. La gente perdió la confianza en el DAS. Hay que recuperarla.

Hace varios años, María del Pilar Hurtado se hizo oficial de la reserva; una muestra, dicen los amigos que la acompañaron en esta decisión, del afecto que le ha tenido siempre al tema de seguridad. “Admiro a quienes trabajan en defensa”, explica ella.

En su equipo de trabajo solo caben personas que toman decisiones, que dicen lo que piensan y se plantean desafíos. “Pilar no soporta que se incumpla en el trabajo –dice su amiga Marta Rodríguez, quien compartió con ella en el IDRD–. Reclama de forma amable, pero muy estricta”.

El pragmatismo es un aspecto al que familiares y amigos llegan pronto cuando la describen. “A veces es demasiado pragmática. Su forma tan directa de hablar puede llegar a molestar a algunos”, opina su papá, Jorge Hurtado.

“Pilar piensa en excel –dice Clemencia Pérez, amiga desde la universidad–.

Uno le llega llorando por un problema personal, por ejemplo, y con su manera organizada de pensar te saca lo bueno y lo malo de la situación y plantea los pasos a seguir. Es brutalmente práctica y racional”.

A pesar de que ha vivido momentos difíciles en los que muchos creían que iban a ver quebrada su firmeza y seguridad (la bomba del Nogal o una enfermedad grave que afrontó su padre hace poco), ella no muestra debilidad.

“Es una roca. Nunca la van a ver llorar”, dice Rodríguez.

Soltera, sin hijos, esta mujer a quien parece que nada la saca de control tiene una conexión especial con los niños. Es muy especial con sus sobrinas y los hijos de sus amigos. “Me gustan mucho los niños –dice–. Si me preguntan qué hubiera querido diferente en mi vida, sería haber tenido un hijo. Pensé en adoptar, pero ya no. Sola no. Un niño necesita un papá”.

–¿Pesa sólo el cerebro en la toma de sus decisiones? –No tanto, también el sentimiento. Tengo a la gente presente en cualquier decisión.

El tema del feminismo no ha estado en su agenda y sólo ahora se ha puesto a pensar en eso de “la primera mujer en dirigir el DAS”. No se ha sentido mejor ni peor tratada por ser mujer, pero sí confiesa: “Para mí es más fácil trabajar con hombres que con mujeres. Las mujeres somos complicadas”. En su oficina, un hombre es su secretario.

Le gusta el poder (para hacer cosas, enfatiza) y no le molestaría llegar a un ministerio. Pero si algo quisiera hacer en el futuro sería ocupar la silla de rectora de colegio. .

Si me preguntan qué hubiera querido diferente en mi vida, sería haber tenido un hijo”.

María del Pilar Hurtado, directora del DAS.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.