Crece temor a recesión en Estados Unidos

Crece temor a recesión en Estados Unidos

La peor caída en 20 años del precio de la vivienda en Estados Unidos, el aumento de las casas vacías y la pérdida de confianza de los consumidores sobrealimentan una incipiente crisis financiera que, con independencia de que desemboque en una recesión, ya se ha cobrado más de 60.000 empleos en ese país.

01 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Los inversores aún no tienen claro si los datos que se publican estos días son síntomas de una sólida crisis económica, que ya está ahí pero que aún se limita a asomar tímidamente la cabeza, o son reflejo de una situación coyuntural perfectamente manejable.

Parece que los bancos centrales apuestan por esa opción y en las últimas semanas han inyectado liquidez en el sistema monetario para que las entidades bancarias tengan más efectivo y puedan lidiar con más agilidad con los impagos de créditos hipotecarios y la falta deconfianza de los inversores.

Prueba de ello es que sólo durante agosto la Reserva Federal de Estados Unidos ha inyectado hasta 188.750 millones de dólares en el sistema en operaciones a corto plazo (la mayoría de un día), de los que 103.789 millones se ingresaron mediante la compra de instrumentos financieros que precisamente estaban respaldados por créditos hipotecarios.

Ese tipo de créditos, especialmente los concedidos a personas o entidades con dificultades, han proliferado en los últimos años en E.U., al calor de la burbuja inmobiliaria y de los bajos tipos de interés.

La abundancia de ‘créditos basura’ o de alto riesgo (‘subprime’) lleva meses despertando los temores de los inversores dispuestos a comprar la deuda que las entidades crediticias emiten utilizando como garantía las hipotecas.

Sin embargo, en las últimas semanas, esos temores están recibiendo todo tipo de alimento para crecer a marchas agigantadas, como el dato de que la confianza de los consumidores en agosto era la más baja en los dos últimos años o que el sector hipotecario es la principal preocupación para la economía estadounidense, por delante del terrorismo, según un reciente sondeo entre empresarios.

Sobrealimenta también la crisis saber que el número de casas sin vender en Estados Unidos alcanzó en julio su mayor nivel en 15 años o que, según Standard & Poor's, los precios de casas y apartamentos durante el segundo trimestre sufrieron su mayor retroceso desde al menos 1987.

Tampoco ayudan anuncios como el de Merrill Lynch de bajar su recomendación de compra sobre títulos de firmas que, como Bear Stearn o Lehman Brothers, tienen actividad en el sector crediticio.

Lehman, el mayor suscriptor estadounidense de bonos con hipotecas como colateral, se convirtió la semana pasada en la primera firma de Wall Street que anunciaba el cierre de su división de créditos de alto riesgo.

MENOS EMPLEOS Con independencia del tamaño que finalmente alcance esta crisis, lo cierto es que, por lo pronto, ya se ha cobrado cerca de 60.000 puestos de trabajo en el mercado inmobiliario y de crédito hipotecario en lo que va de año en E.U.

Entre las más perjudicadas está Masco, uno de los mayores fabricantes del mundo de materiales de construcción, que despedirá a 8.000 personas y la firma hipotecaria American Home Mortgage, que eliminará 6.000 empleos, tras declararse en bancarrota.

También han suspendido pagos First Magnus, que despedirá a 5.940 personas y New Century (con 5.200 despidos), al tiempo que Capital One Financial liquidará su división de créditos hipotecarios GreenPoint Mortgage (1.900 empleos menos) y Ameriquest Mortgage cerrará 229 locales de atención al público y suprimirá 3.800 empleos. SunTrust, Residencial Capital, Pulte Homes, ABN Amro Mortgage, Accredited Home Lenders, WMC Mortgage, Lehman Brothers y USG Corp son otras entidades del sector que han anunciado recortes superiores al millar de trabajadores, según datos recopilados por MarketWatch, un servicio de la compañía Dow Jones, que cifra en al menos 36 el número de empresas del sector que han anunciado despidos de más de 200 personas.

La consultora Challeger, Gray & Christmas cree, sin embargo, que la pérdida de empleos es mucho mayor y que sólo en el sector financiero supera este año los 90.000 puestos.

El temor de los expertos es que esto no sea más que la punta de un iceberg que termine por emerger, generando una recesión económica generalizada. El tiempo lo dirá. EFE .

Bush anunció medidas para los más afectados El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y el director de la Reserva Federal (Fed) Ben Bernanke intentan demostrar que la crisis del sector inmobiliario está bajo control, uno con medidas concretas de ayuda a las familias afectadas y el otro tranquilizando al sector financiero.

El mandatario estadounidense anunció una serie de medidas para ayudar a las familias endeudadas con hipotecas a evitar la pérdida de su vivienda y contener la ola de insolvencias que ha generado la actual crisis financiera.

Bush afirmó su voluntad de flexibilizar el funcionamiento de la Agencia federal de vivienda (FHA), para que pueda garantizar las deudas de propietarios en dificultades, proponiendo planes de refinanciación a tasas más favorables.

Los principales beneficiarios serán las personas que hayan firmado préstamos a tasa variable, masivamente suscriptos entre 2004 y 2006, y que hoy enfrentan un acelerado incremento en el monto de sus cuotas mensuales.

La administración lanzará una nueva iniciativa para evitar el embargo, “tomando una serie de medidas para hacer que el sector hipotecario sea más transparente y más justo”, dijo el mandatario.

En momentos en que arrecian las críticas de la oposición demócrata, se trata de la primera intervención visible del gobierno federal en la crisis del sector inmobiliario a riesgo (subprime), que sacude a los mercados financieros.

Al respecto, Bush se mostró tranquilizador. Los mercados están ciertamente “en un período de transición, y se necesitará más tiempo” para que el proceso de revaluación de los riesgos llegue a su fin, estimó.

Pero “mientras tanto, la economía estadounidense en su conjunto se mantiene bastante sólida, para resistir a las turbulencias”, según él. AFP.

ANTE LA CRISIS.

LO QUE HARÁ LA FED. El director de la Reserva Federal Ben Bernanake afirmó que la Fed hará todo lo necesario para facilitar la superación de la crisis e impedir que se extienda al resto de la economía. “La Reserva se mantiene lista para tomar medidas adicionales, en función de las necesidades, para aportar liquidez y favorecer el funcionamiento de los mercados”. La Fed ya bajó su tasa de descuento el 17 de agosto y realiza casi cotidianamente inyecciones de liquidez, pero lo que los mercados esperan es una reducción de su tasa básica (Fed funds). La bolsa recibió favorablemente ese discurso

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.