Un mar separa a Perú y Chile

Un mar separa a Perú y Chile

DESDE SANTIAGO La relación chileno-peruana está hoy “mejor que ayer”, dijo en días pasados el embajador de Chile en Lima, Cristián Barros, pese a que el gobierno peruano publicó el 12 de agosto una nueva cartografía marítima.

01 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Es decir, un nuevo mapa de su frontera con Chile. Esta cartografía significa que Perú continúa su carrera por llevar el diferendo marítimo a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, para que este organismo sea el que le dé la razón a uno u otro país.

Chile, sin embargo, ha insinuado que planteará la incompetencia de esta instancia supranacional para el caso.

El hecho es que Santiago reaccionó con una nota de protesta y la llamada a Santiago de su embajador, Cristián Barros.

Tres días después de la publicación, sobrevino el terremoto en el sur del territorio peruano, y el ambiente tensionado pareció ceder.

Fuentes que no se identifican en Chile creen que en el gobierno peruano hay, al menos, dos fuertes tendencias. Una de ellas es la más cercana al ideario aprista, que históricamente reivindica la noción de Raúl Haya de la Torre de la “patria grande” y la integración continental.

En este grupo militaría el presidente Alan García. Otro sector, conocido por su nacionalismo, es partidario de mantener siempre latente la tensión por las fronteras. Sus representantes se refugian en Torre Tagle, sede de la cancillería limeña.

Tras el terremoto en Pisco, Chile envió un avión con víveres, medicamentos y ayudas para la emergencia. Días después, a la luz de las actitudes del mandatario peruano, que recibió al avión chileno en la pista de aterrizaje en Pisco, se intentó cerrar el capítulo de la beligerancia.

‘Más allá del pleito’ En un segundo avión repleto de ayuda solidaria, viajaron como enviados especiales dos ministros de Bachelet, uno de ellos Ricardo Lagos Weber, vocero de La Moneda. Simultáneamente, la Presidenta chilena anunció el retorno a Lima del embajador Barros.

Otra vez estuvo Alan García para recibir personalmente a los enviados chilenos. Y se multiplicaron las manifestaciones de amistad. Luego, García se trasladó por algunas horas a la ciudad de Tacna, en el límite con Chile.

Para que no hubiera dudas, García señaló que “más allᔠde los planteamiento jurídicos, “Perú y Chile son países destinados a complementar sus esfuerzos, su desarrollo social y su crecimiento económico”. Y, paralelamente, su canciller, José Antonio García Belaúnde, anotó en Lima que Chile es “un país amigo” con el que se tiene “una diferencia seria sobre la naturaleza de los límites marítimos”, lo que debe ser manejado “por la vía jurídica”.

Ayer, Bachelet y García viajaron al foro de los países de Asia Pacífico (Apec), en Australia, donde sostendrán una reunión. Al partir, Bachelet reiteró la posición de que Chile “no tiene problemas pendientes con Perú”. Y adelantó que hablarán de “lo que se puede hacer como países mirando hacia el Pacífico”.

El presidente García sabe muy bien cuál es la posición chilena, nosotros decimos que no tenemos temas pendientes. Esa es la postura de Chile históricamente”.

Michelle Bachelet, presidenta de Chile, al salir para Australia.

Así es como lo ven los peruanos DESDE LIMA El analista peruano Ernesto Velit Granda estima que la reacción chilena a la publicación de la cartografía marítima peruana ha sido exagerada, puesto que se había comunicado con al menos tres semanas de antelación a la Cancillería de ese país que dicho mapa aparecería.

Y agrega que el mapa solo gráfica el área de disputa, pero no cambia unilateralmente la delimitación. El canciller peruano José García Belaunde insistió sobre este punto, al señalar que “mientras la Corte Internacional de La Haya dirima este asunto, se mantendrá la situación tal como ha venido ocurriendo hasta el momento”.

Para Velit, lo que podría satisfacer la intención peruana de llevar el asunto a La Haya es una solución basada en la Convención del Mar, que traza una línea media que divida el área de controversia en partes iguales.

Según Velit, un escenario es que Chile desconozca la competencia de la Corte de La Haya. “Chile puede impugnar la autoridad de La Haya, ante lo cual este organismo deberá pronunciarse si acepta o no dirimir sobre esta controversia, lo que podría demorar unos dos años. Pero si La Haya admite ver el caso, deberá estudiar el expediente una vez admitida la demanda peruana y emitir una sentencia vinculante en unos tres o cuatro años”.

Los pasos de una ya dilatada controversia de vecinos La guerra que los chilenos llaman ‘del Pacífico’, en 1879, privó a Bolivia de salida al océano y a los peruanos de un extenso territorio continental.

La controversia ya tiene más de 10 años en el terreno diplomático, desde que, en 1986, Perú planteó por primera vez el tema a la Cancillería chilena a través del entonces ministro de Relaciones Exteriores peruano, Allan Wagner (primer gobierno de Alan García).

La respuesta de Chile desde entonces ha sido la misma: no hay temas pendientes en la delimitación territorial y marítima entre ambos países.

Solo en el 2005, el Congreso peruano aprobó una Ley de Líneas de Base de Dominio Marítimo del Perú, la misma que establece los puntos que determinan donde empieza el mar territorial peruano.

Aunque se ha especulado mucho sobre la riqueza marítima que concentraría el área en disputa, lo cierto es que se trata de una zona eminentemente pesquera que explotan en la actualidad innumerables empresas chilenas dedicadas a la pesca de anchovetas, merluzas, jurel, entre otras especies

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.