BUEN BALANCE DEL TLC PARA MÉXICO Y EE.UU.

BUEN BALANCE DEL TLC PARA MÉXICO Y EE.UU.

A pesar de los altibajos de la violencia política en México durante 1994, la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) ha generado resultados positivos, fomentando un notable flujo de inversión, al punto que empresas de Estados Unidos y Canadá invirtieron 2.400 millones de dólares en los primeros ocho meses del año.

12 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

La economía mexicana recibe 53 por ciento del monto total de capital extranjero que se destina a la región latinoamericana, habiendo recibido unos 15.000 millones en los últimos 12 meses.

Y a pesar de las negras predicciones de grupos neo proteccionistas de Estados Unidos, los hechos demuestran que el TLC brinda ventajas a los tres países que lo conforman.

El Departamento de Comercio estima que el TLC ha creado 100.000 nuevos empleos en Estados Unidos y la Oficina de Representación Comercial de EE. UU. estima que cada 1.000 millones de dólares de aumento en las exportaciones significa la generación de 19.000 nuevos empleos.

El TLC representa un mercado de casi 400 millones de consumidores, un producto regional bruto anual de siete billones de dólares, un ingreso per cápita anual de 19.000 dólares.

Los procesos de desgravación del TLC permiten colocar 84 por ciento de los bienes exportables (no petroleros) mexicanos en Estados Unidos y Canadá, libres de restricciones y aranceles.

Los resultados muestran un incremento sobresaliente en el comercio bilateral entre Estados Unidos y México, que ya alcanza 50.300 millones.

México ya desplazó a Japón como el segundo mercado de exportación de Estados Unidos.

De hecho, en el primer semestre de 1994 las ventas de Estados Unidos a México aumentaron 16 por ciento, mientras que las exportaciones de México a Estados Unidos se incrementaron en 21 por ciento.

Nuestras exportaciones de productos manufacturados, especialmente automóviles, bienes electrónicos, maquinaria, plásticos, computadoras y vidrio, aumentaron en 23,8 por ciento.

Por otra parte, la liberalización de servicios financieros en México permitió que ingresen unas 25 instituciones financieras extranjeras, con una inversión de 1,5 millones de dólares y 4.000 nuevos empleos.

Así concebido, el TLC implica una transición de una cultura de productores con mercados cautivos y protegidos hacia otra regida por los consumidores.

El saldo del primer año del TLC es muy positivo para las tres economías norteamericanas y los defensores del libre comercio tenían toda la razón al afirmar que cuando el comercio de bienes y servicios es libre y voluntario, todos se benefician.

(*) Economista mexicano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.