EMISOR DA UNA SEÑAL PARA BAJAR INTERESES

EMISOR DA UNA SEÑAL PARA BAJAR INTERESES

El desbordado aumento de las tasas de interés, registrado en los últimos seis meses, podría llegar a su final.

12 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

A pesar de que el sistema financiero no se ha comprometido de frente con una disminución en los intereses, el Gobierno está convencido que éstos ya tocaron techo y es hora de que comiencen a descender.

Además, con la firma del Pacto Social donde todos los precios de bienes y servicios quedarán atados a la meta de inflación del 18 por ciento para 1995, no parece razonable que los intereses estén 15 y hasta 20 puntos por encima de esta cifra. Según el Gobierno, aunque su comportamiento depende del manejo monetario y del mercado, el sistema financiero no puede ser ajeno a los compromisos adquiridos por todos los sectores.

Por lo pronto, el primer paso para que bajen las tasas lo está dando la junta directiva del Banco de la República que disminuyó en un punto la rentabilidad de los títulos de participación a 90 y 180 días, que ahora está en 33,5 y 34,5 por ciento, respectivamente.

Si bien no es una baja considerable, por lo menos es una señal al mercado crediticio.

Los bancos habían señalado al Emisor como el principal responsable del alza en los intereses, por la alta rentabilidad ofrecida por los títulos de participación.

Precisamente el presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria), César González Muñoz, dijo que tanto el Gobierno como los empresarios y los trabajadores han entendido que los excesivos intereses son un problema que se deriva del manejo monetario.

Por ello insistió en que si se logra un adecuado manejo económico, es decir si se reduce la inflación, se controla en dinero en circulación y se hace un manejo adecuado de la tasa de cambio, los intereses pueden descender.

Tasas al piso Pero, qué piensa el Gobierno de esta actitud? El ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, cree que las altas tasas de interés se utilizaron en el corto plazo para enfriar la economía colombiana que estaba presentando síntomas de recalentamiento. Con ellas se buscaba disminuir el crecimiento de los préstamos otorgados por el sistema financiero, que estaba por encima del 50 por ciento anual y disminuir el dinero en poder del público.

Sin embargo, mantener altas tasas en el largo plazo no es bueno para la economía, porque afectaría el empleo. El alza en los intereses se fue más allá de lo deseado y ya es hora de que comiencen a descender , dijo el funcionario.

Los empresarios son los que se han visto más afectados porque han tenido que pagar un mayor costo por los la producción préstamos. Este mayor costo se lo trasladan al consumidor final, hecho que incide negativamente en el desempeño de la inflación.

Y es que en los últimos ocho meses los intereses aumentaron más de 12 puntos. Aquellos que cobran los bancos y las demás entidades de créditos pasaron de 35 por ciento efectivo anual a más del 45 por ciento.

Para el caso de los ahorros, que son en últimas los mayores beneficiados, la rentabilidad por los depósitos pasó del 25 por ciento al 40 por ciento, en muchos casos.

Compromisos Por ello, para evitar deterioros en la economía y tener que aplicar medidas drásticas como los controles administrativos, el Gobierno y el sistema financiero llegaron a un acuerdo en el marco del Pacto Social: hacer esfuerzos conjuntos para reducir los márgenes de intermediación, (diferencia entre los intereses que se cobran por los préstamos y los que se reconocen por los ahorros).

Para ello, el Ejecutivo y la junta del Emisor tratarán de racionalizar los encajes, que son una porción de recursos del sistema financiero que se congelan en el Banco de la República.

Se buscará el momento oportuno para que no se causen traumatismos monetarios, teniendo en cuenta que las metas de la junta apuntan a lograr un crecimiento de la cartera del sistema financiero del 35 por ciento y del 24,5 por ciento para los medios de pago.

En respuesta a este esfuerzo el sector crediticio realizará mayores esfuerzos para aumentar su eficiencia y reducir sus costos.

Otro de los compromisos es que el sistema financiero destine una mayor proporción de sus recursos a fomentar las actividades productivas.

Se espera que se abran líneas de crédito para la pequeña y mediana empresa, las microempresas y los sectores cooperativo y campesino.

Si hay cooperación, las entidades de créditos podrían evitarse medidas dolorosas, que ha ensayado en otras ocasiones la autoridad monetaria. Tendría que haber una voluntad decidida, porque hasta el momento los pactos de caballeros no han arrojado resultados muy satisfactorios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.