ESTRÉS LABORAL: EL MAL DEL SIGLO

ESTRÉS LABORAL: EL MAL DEL SIGLO

Los lunes son los días del ausentismo laboral y de los infartos. Ese día, un millón de personas no va a trabajar. Y una alta proporción de quienes asisten, mueren por problemas cardiacos, especialmente si ocupan un cargo directivo. En un día, uno de cada seis empleados holandeses no asiste al sitio de labores.

11 de diciembre 1994 , 12:00 a.m.

Esto se debe a la enfermedad que la Organización Internacional del Trabajo, OIT, llama la enfermedad del siglo : el estrés y, específicamente, el estrés laboral, que cada día parece tener más afiliados especialmente en los países desarrollados y los que están entrando en el ritmo del mundo moderno.

Cuando el estrés aparece afecta al trabajador, pero también amenaza el futuro de la empresa y la productividad de un país. En el Reino Unido, por ejemplo, el ausentismo laboral producto del estrés y de problemas sicológicos y afectivos produjo el año pasado pérdidas por cinco millones de libras esterlinas (cerca de 6.718 millones de pesos).

Estas situaciones, que también se presentan en Colombia, se explican por el alto índice de estrés que manejan los empleados a causa de los problemas con el jefe; de un trabajo monótono, mal organizado, con funciones ambiguas y demasiado intenso o por el cambio de horario y de hábitos laborales. Y, además, se explica porque, de unos años para acá, el cambio es la ley de la vida, de los negocios y la productividad. Todo está cambiando y el que no cambia perece. La gente, en su mente, se resiste al cambio porque es una nueva experiencia. No es fácil para una secretaria pasar de la máquina de escribir a los programas del computador , dice Raúl Gómez, sicólogo que asesora varias empresas e industrias en el manejo de la enfermedad del siglo .

Los últimos estudios elaborados en Estados Unidos y Europa demuestran que entre mejor es el estado mental y el bienestar del trabajador, es mayor el rendimiento de la empresa. Por esa razón, lo que hace sólo una semana se estableció en Colombia -que el estrés laboral dé incapacidad-, es frecuente en el resto del mundo.

En Australia, por ejemplo, las reclamaciones de personal con estrés, según un documento de la OIT, sumaron el año pasado el cuatro por ciento del total de las demandas de indemnización presentadas por los trabajadores.

Y en Estados Unidos, un estudio del Instituto de compensaciones laborales de California demostró que las demandas de indemnización por razones psíquico-mentales, incluido el estrés, habían aumentado en un 700 por ciento entre 1979 y 1988.

En Colombia son escasos los estudios sobre el tema, pero ante la situación de los empleados, ya se están empezando a estructurar programas e iniciar investigaciones para combatir el estrés.

Los sicólogos Hernán Camilo Pulido y Johana Burbano Valente, del Departamento de Psicología Organizacional de la Universidad Javeriana, dirigen una investigación sobre el transporte urbano en Bogotá y los factores que generan estrés en los conductores.

Las entrevistas a 540 conductores, de cinco empresas diferentes de transporte, revelaron que lo que más les genera estrés es la sobrecarga de funciones (conducir, recibir el dinero, entregar las vueltas, estar atentos al hueco...), el horario de trabajo -salen a las cinco de la mañana y regresan a las 11 de la noche-, la imposibilidad de estar con la familia, las horas pico , la atención al público y, especialmente, el tener que responder a cuatro jefes, el Estado, la empresa, al propietario del vehículo y al pasajero.

Los conductores están pidiendo capacitación en relaciones interpersonales y primeros auxilios porque son dos áreas que les preocupan , dicen los sicólogos.

Sería hasta bueno combatir eso, porque le parece poco tener que estar todo el día en la buseta, con esa bulla de la calles y aguantando los insultos de la gente y sus gritos de: es que me va a llevar a su casa . Lo que pasa es que la gente no entiende que uno no puede parar donde se les dé la gana , dice un conductor de Buses Azules, de Bogotá.

Ahora, algunas empresas, instituciones y organismos están recurriendo a especialistas en el manejo del estrés para solucionar el bajo rendimiento y productividad, las relaciones de tensión dentro de la empresa y la apatía en sus empleados.

Beatriz Mejía, gerente de desarrollo organizacional de Unilever Andina, (antes, Cogra Lever), organizó hace dos años en la empresa un seminario sobre estrés para que los empleados involucrados en la negociación colectiva, que en ese momento se llevaba a cabo, pudieran hacer frente a la situación. El ejercicio fue tan interesante que decidimos extenderlo a la mayoría de la compañía para que todos aprendiéramos a manejar el tiempo, a relajarnos y a definir las prioridades personales y laborales con el fin de lograr un mejor rendimiento humano y laboral , cuenta.

Un banco privado consultó a la Sociedad Colombiana de Sicología por problemas relacionados con el bajo rendimiento y las constantes incapacidades que pedían los empleados. Sabían que algo estaba pasando. Trabajamos con cajeros, personal de mantenimiento y de atención al público, por cerca de seis meses, tres de los cuales los dedicamos a combatir el estrés por medio de cambio de actitudes y modificación de conductas negativas. Logramos disminuir el nivel de incapacidad en cerca de un 70 por ciento , dice William Rodríguez, vicepresidente de la Sociedad.

La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, envió hace dos semanas a todas sus delegaciones en el mundo -incluida Colombia- un video y un formato sobre el estrés para que sus empleados respondieran sobre sus sentimientos acerca de la vida y el trabajo. El objetivo, mirar si sus empleados sufrían de estrés. La información se está procesando.

Oficios y estrés A Vilma, una cajera de un banco privado de Bogotá, le diagnosticaron estrés. El doctor la examinó y, físicamente, la encontró con hipertensión, la enfermedad más asociada al estrés. Cuando ella le contó que sentía un calor intenso repentino, ansiedad, desesperación, deseos de estar en la cama todo el día, taquicardia y tensión muscular, confirmó que se trataba de la enfermedad silenciosa.

Estar atendiendo a la gente en un espacio tan pequeño, respondiendo por una cantidad de dinero y llevando genios es bien difícil. Lo peor es que el doctor dice que debo estar tranquila, pero, cómo hace uno?, yo estoy tranquila , dice ella.

Existen distintas explicaciones para explicar el estrés de una persona como Vilma. Para el sicólogo y escritor Fernando Fergusson es un síndrome eminentemente sicológico que combina el ambiente, los pensamientos negativos y las respuestas físicas. Es auto causado por la forma negativa de pensar del ser humano, por eso el cambio debe ser interior , dice.

Sin embargo, para el sicólogo Gómez, lo que más estresa a un ser humano es el manejo del tiempo porque este es el recursos más costoso, ya que en empresas grandes un día vale millones de pesos y si un empleado deja de producir significa dejar de recibir. El estrés desencadena en ansiedad y esto lleva a que la persona produzca menos .

Aunque todos los trabajos son estresantes según como los asuma el trabajador, unos generan mayor tensión que otros: los que se enfrentan a situaciones poco organizadas (conductor); los que involucran a muchas personas y necesidades de la gente (cajera); los que implican peligro o seguridad industrial (escoltas) y los que exigen un alto nivel de responsabilidad, en donde un error provoca graves consecuencias (ejecutivo bancario).

Beatriz Plata, médico de la unidad de sanidad del DAS, realizó un estudio con los empleados de la institución que, por cualquier motivo, acudieron al médico en 1993. Encontró que 6.087 consultas fueron por hipertensión; 729 por gastritis; 710 por diabetes y 622 por trastornos gastrointestinales, entre otras.

José Antonio Tibaduiza, jefe general de la aseguradora de Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional, Atep, del ISS, el cargo más estresante no es, como se piensa, el de un directivo, sino el de un empleado de mando medio. El tiene una amplia carga de trabajo y presión porque debe responder ante su jefe y, al mismo tiempo, asegurar la producción y el trabajo de quienes están a su cargo .

Se dispararán las incapacidades? Hasta ahora el empleado colombiano puede alegar sufrir de estrés laboral para recibir una incapacidad. Así lo estableció el fallo de la Corte Constitucional, que la semana pasada aceptó la solicitud de una maestra que desde 1989 sufre trastornos depresivos de su personalidad por exceso de trabajo. No basta con que una persona le diga a sus superiores que tiene estrés o mareo. Es necesario que la afección sea comprobada médicamente , dijo la Corte.

Sin embargo, esta no es la única medida al respecto. Hay otra que ha pasado casi desapercibida y que aparece en el Decreto 1292 de 1994 del 3 de agosto de 1994, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el cual adoptó la tabla de enfermedades profesionales que dan derecho a indemnizar.

Una de estas enfermedades comprende las patologías causadas por estrés en el trabajo , es decir, según el decreto, todos aquellos trabajos repetitivos con sobrecarga laboral, con técnicas de producción en masa, monótonos o combinados con ritmo o control impuesto por la máquina.

Esto significa -dice Javier Parga, coordinador de proyectos del fondo de promoción de la salud industrial, del ISS- que toda persona que presente una patología o enfermedad generada por el estrés puede reclamar una indemnización. Es una patología nueva incluida en la tabla por la importancia que se le quiere dar a los riesgos llamados sicosociales en la organización laboral .

Para José Antonio Tibaduiza, jefe general de la aseguradora de Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional, Atep, del ISS, el problema es que con la decisión de la Corte y el Decreto 1292 se pueden disparar las incapacidades . Se deben empezar a definir parámetros muy claros para señalar que una persona sufre de estrés laboral y, de la misma forma, hacer una reglamentación clara sobre el decreto .

Datos estresantes - Según los sicólogos y asesores de empresas, las mujeres son más propensas a sufrir de estrés porque son más sensibles, tienden a asumir los problemas de los demás y sobre ellas recae la mayoría de los problemas de la familia y los hijos.

- La hipertensión, al enfermedad más asociada con el estrés, la padece entre el 12 y el 33 por ciento de la población colombiana mayor de 15 años, según el Ministerio de Salud.

- La hipertensión es la octava causa de mortalidad en personas entre los 45 y 59 años y la quinta, en mayores de 60 años.

- La prevalencia de la ansiedad -catalogada como indicador de estrés social- se encontró asociada con bajos niveles sociales, según un estudio del Ministerio de salud.

- En Estados Unidos, la tensión en el trabajo le cuesta al estado más de 200 mil millones de dólares anuales (esta suma equivale a diez veces el presupuesto del estado colombiano) a consecuencia de la baja productividad, pagos de reclamaciones, ausentismo laboral, pago de seguros de salud y gastos médicos, según la OIT.

-El 48 por ciento de los estadounidenses dijo estar dispuesto a perder el salario de un día por semana con tal de contar con 24 horas más de tiempo libre.

-En Japón, donde el estrés se llama karoshi y significa muerte por exceso de trabajo, se trabaja más que en otros países industrializados: oficialmente 2.044 horas contra 1.646 en Francia y 1.900 en Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.