CLINTON ESPERA OTRA ALIANZA PARA EL PROGRESO

CLINTON ESPERA OTRA ALIANZA PARA EL PROGRESO

El Presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, destacó que los líderes reunidos desde el viernes en la Cumbre de las Américas tienen la historia de su lado para construir, como lo están haciendo los socios del Tratado Norteamericano de Libre Comercio, una relación de buena vecindad y una alianza para el progreso.

11 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

En su comedor privado, al lado de la Oficina Oval donde trabaja precisamente en el escritorio de John F. Kennedy, el autor de la Alianza para el Progreso y mira por sobre su hombro un busto de bronce de Franklin Delano Roosevelt, el impulsor de la política del Buen Vecino, William Jefferson Clinton describió el encuentro de 34 Jefes de Estado y de Gobierno de todo el Continente Americano como una oportunidad inmejorable para demostrar el compromiso de Estados Unidos con la apertura comercial y de Latinoamérica con el crecimiento económico, y la democracia.

Pausado al hablar y con la mirada fija en los interlocutores mientras responde y toma refresco de dieta directamente de la lata, el Presidente número 42 de los Estados Unidos de América sólo aceleró el tono de voz y cambió el lenguaje corporal al referirse a un tema que parece apasionarle: el de la seguridad.

Pero un nuevo concepto de seguridad. Este hombre que nació en el pequeño poblado de Hope en Arkansas en 1946 cuando despuntaba lo que habría de conocerse como la guerra fría habla del crimen organizado, del narcotráfico, del lavado de dinero como antes se hablaba de los comunistas, como el próximo enemigo a vencer en todos los rincones del planeta.

Claramente se distanció de aquellos políticos conservadores de su país, como Jesse Helms, que a ese enemigo suman otro más, el de los inmigrantes ilegales.

Clinton fustigó la iniciativa 187 del Estado de California y refrendó la multiplicidad étnica y cultural de su país en un encuentro en el que haciendo honor a su fama pública de no regirse por los rígidos márgenes de la agenda Presidencial, primero retrasó cuarenta minutos la cita y luego se tomó otros tantos para responder preguntas y para describir su cuadro favorito en el pequeño salón, Esperando la Hora se llama, y es la escena en la que esclavos negros escuchan la lectura del acta que los hizo hombres libres.

-Después de la cumbre es el tiempo preciso para una nueva ronda de negociaciones comerciales multilaterales, una Ronda Clinton, por así decirlo. Podría iniciarse eso próximamente? Bueno, yo no podría decir eso todavía. Usted tiene que recordar que hemos tenido muchos éxitos en el área del comercio internacional, pero una de los lugares donde tuve un poco de rechazo fue en la reunión del Grupo de los Siete. Pensamos que teníamos un acuerdo que después resultó que no lo teníamos. Convencimos a los miembros del G7 a que, a un año de su última reunión -que sería esta próxima cumbre- identificaran cuáles serían los próximos pasos involucrando al comercio global.

Así que tenemos que establecer y dejar funcionando esta nueva Organización Mundial del Comercio. Tenemos que elegir un líder de eso. Espero que el líder sea el Presidente Salinas. No tengo un conteo de votos, pero estamos apoyándolo fuertemente, no tanto porque él es nuestro vecino, sino porque él viene de un país en desarrollo que está comprometido con los libres mercados y él tiene una increíble comprensión de la economía global.

Así que yo pienso que es mejor que la OMT sea encabezada inicialmente por alguien de un país en desarrollo, que está comprometido con el futuro y que tiene una claro manejo de las realidades políticas y económicas que ella conlleva.

Para volver a su pregunta, yo no seguiré insistiendo, pero lo que tenemos que hacer en este momento es asegurarnos que hemos hecho un buen trabajo con el Nafta y con cada aspecto de él, que implementemos todos sus aspectos, y que consigamos que el GATT empiece a funcionar a través de la OMT.

Por ejemplo, en los próximos meses espero que pueda conseguir la autorización de la vía rápida (Fast track) de este Congreso nuevamente...

Con los anexos laborales y del medio ambiente? Sí. Bueno, usted sabe que mi posición es que hicimos un buen trabajo en Nafta en lo laboral y del medio ambiente y eso es algo que debemos hacer.

En general, pienso que el Presidente (de Estados Unidos) debería tener la autorización de la vía rápida , pero hemos hecho tanto en los últimos dos años que creo que es importante que eso sea hecho correctamente, que la OMT tenga un buen inicio, que nosotros estemos en cumplimiento completo de sus provisiones.

Tenemos una nueva Ley de Agricultura este próximo año, y una de las cosas de esa ley es que nosotros tenemos que reducir nuestro subsidios hasta un cierto punto, lo que significa que los tenemos que reducir considerablemente más. Tenemos mucho que hacer. Yo pienso que en los próximos meses vamos a estar ocupados en eso.

Si nos imaginamos que en vez de otros 27 años más hay otra Cumbre en dos, tres o cuatro años, qué tendrá que hacer Cuba para ir a la próxima Cumbre, para que sea invitada? Bueno, si el estándar todavía es ser una democracia, tendrán que tener una elección, una buena elección, libre y honesta. El Presidente Menem, tengo entendido, dijo cuando llegó a Florida que deberían tener elecciones, y estoy agradecido de que lo haya dicho y espero que las tengan.

El tema de la Proposición 187 (que le quita derechos a los inmigrantes) ha generado mucha tensión no sólo en este país, sino también en varios otros países. Le preocupa que pueda alterar esta nueva armonía que se refleja en la Cumbre de Miami? Sí. No tanto Miami, sino para el futuro. Creo que estamos bien para Miami, pero me preocupa. Yo les pediría a nuestros amigos en América Latina que pongan esto en una perspectiva adecuada.

Yo me opuse a la Proposición 187, pero estuve en el lado perdedor de esa votación. Y no he sido el único... Pero me gustaría enfatizar de qué se trata, porque yo pienso que la idea detrás de ella era legítima, pero no estoy de acuerdo con la manera en que la trataron.

La idea era que en un momento en que los Americanos tienen dificultades en sus propias vidas, en cumplir sus propias obligaciones, ellos no deberían estar pagando grandes sumas de dinero en impuestos para personas que vinieron a este país en forma ilegal.

Esa fue la idea. Ese es un principio acertado, pero pensé que la Proposición 187 era una manera equivocada de enfrentarlo.

Hemos doblado el número de guardias fronterizos. Hemos incrementado dramáticamente la ayuda financiera a los estados para aliviar los gastos de tratar la inmigración ilegal, incluyendo el costo de encarcelamiento. Estamos deportando a más criminales convictos que en el pasado, y tenemos la intención de hacer más.

Yo nombré a Bárbara Jordan a esa comisión. Ella recomendó unas medidas muy severas de identificación para impedir el abuso del puesto de trabajo, las que encuentro muy atractivas. Estamos tratando de terminar nuestra revisión de ellas ahora. Pero podemos hacer incluso más.

Pero a la gente en el hemisferio que están preocupadas yo les recordaría que estamos aceptando un número muy grande de inmigrantes legalmente. Yo acabo de acordar incrementar dramáticamente el número de inmigrantes que estamos aceptando de Cuba legalmente cada año. Estamos en el punto más alto de nuestra historia en el flujo anual de inmigrantes legales a Estados Unidos.

Sólo una vez, en la primera década de este siglo, estuvimos cerca del flujo anual de inmigrantes que tenemos ahora. El porcentaje de nuestra población que nació en otros países está en un nivel muy alto. Somos un país de inmigrantes, y en la medida en que nuestra población se envejece vamos a necesitar a más inmigrantes, pero queremos hacerlo de una manera legal y disciplinada en que tenemos control de nuestras fronteras. Eso es en realidad lo que está detrás de la 187.

Yo creo que es muy, muy importante que manejemos este tema de manera que se respeten los deseos de los contribucionistas que votaron a favor de ella, pero igualmente muy firme en decir que Estados Unidos es un país multicultural. Sabemos que fuimos formados por inmigrantes; sabemos que seremos formados por inmigrantes en el siglo XXI.

Esa va a ser la dificultad que se debe balancear, y sé que es mi responsabilidad fundamental conseguirlo. Y me empañaré con mucha fuerza en conseguirlo en este próximo Congreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.