PELEA BIPARTIDISTA POR CUPO EN COMISIÓN DE TV

PELEA BIPARTIDISTA POR CUPO EN COMISIÓN DE TV

Un intento fallido del conservatismo por asegurar un cupo en la Comisión Nacional de Televisión precipitó ayer un enfrentamiento político que generó nuevos tropiezos en el tramite de la ley que regulará el nuevo sistema de funcionamiento de ese medio masivo. 18 parlamentarios de la bancada azul se retiraron en bloque de la plenaria del Senado cuando ésta negó una adición propuesta al artículo séptimo del proyecto que buscaba establecer cuotas de representación partidista en la Comisión Nacional de Televisión.

08 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Los senadores Carlos Martínez Simahán, autor de la propuesta y Fabio Valencia Cossio, encabezaron la revuelta conservadora y acusaron al liberalismo de estar desconociendo los derechos de la oposición y de las minorías.

La réplica liberal subió de tono el debate. Algunos senadores, entre ellos Tito Rueda, dijeron que el conservatismo pretende entorpecer la aprobación de leyes clave para el país y hablaron, incluso, de pedirle al presidente Ernesto Samper un replanteamiento de la participación burocrática de esa colectividad.

Juan Guillermo Angel, presidente del Senado y coponente del proyecto, pidió en vano aplazar la discusión del artículo séptimo para que no se entorpeciera el estudio y aprobación del resto del proyecto. Al hacerlo advirtió, no obstante, que la rebeldía conservadora demuestra que en ese partido se están moviendo, respecto a la ley de televisión, intereses distintos a los que se ven en la superficie .

Por iniciativa del ministro de Comunicaciones, Armando Benedetti, que incluso medió en procura de superar la crisis, la plenaria integró una subcomisión que de aquí al próximo lunes intentará conciliar las diferencias con el conservatismo.

La subcomisión quedó integrada por los senadores Jaime Dussán, Jorge Ramón Elías Náder, Carlos Corsi Otálora, Bernardo Guerra, Salomón Náder, Gabriel Muyuy, Germán Vargas Lleras, Gustavo Rodríguez Vargas, Jairo Clopatofski y Jaime Vargas.

Parlamentarios conservadores rechazaron acusaciones según las cuales su partido está haciendo una oposición sistemática a la ley de televisión con la intención de torpedearla.

El senador Jaime Arias miembro del directorio Conservador, dijo que éste sería incapaz de asumir una actitud tan mezquina. Arias fue especialmente cuestionado por sus colegas liberales porque fue el primer parlamentario que planteó impedimentos para marginarse de la discusión de la ley.

Impedimentos en masa En la Cámara, la suerte del proyecto no fue mejor. Un total de 27 representantes quedaron marginados del debate por impedimentos aceptados formalmente por la presidencia de la corporación.

La Cámara desechó, por dudas sobre la legalidad de procedimiento, la aplicación de una fórmula similar adoptada el martes por el Senado, donde cada solicitud de impedimento fue sometida a votación de la plenaria.

Las causas invocadas respecto al posible conflicto de intereses se relacionaban en su mayoría con el apoyo financiero que grupos económicos ofrecieron a los parlamentarios para sus campañas.

Superado el incidente de los impedimentos, la Cámara no pudo, sin embargo, iniciar el estudio formal de la iniciativa. El obstáculo fue, esta vez, un vicio de forma relacionado con la publicación del proyecto en la Gaceta de la Cámara.

La representante Ingrid Betancur aseguró que el texto con el que contaban los parlamentarios era distinto al que se pretendía discutir. Posteriormente, el secretario de la Corporación, Diego Vivas, confirmó que el proyecto no había sido registrado en la Cámara.

De inmediato el quórum se disolvió y el debate fue pospuesto nuevamente para el próximo lunes.

El ministro de Comunicaciones, Armando Benedetti, que venía de atender el problema con los conservadores en el Senado, confió en que el proyecto pueda ser evacuado la próxima semana y dijo que el conflicto de intereses expresado por algunos parlamentarios es un asunto interno de cada persona. El Gobierno cree que no hay ningún problema pero respeta la posición de los parlamentarios , agregó.

Finalmente, el representante Manuel Ramiro Velásquez leyó una constancia en la que alrededor de 50 parlamentarios de distintas fuerzas políticas rechazaron las acusaciones en las que se responsabiliza a su grupo político de intentar sabotear el proyecto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.