DE LA GUERRA FRÍA A LA CUMBRE CALIENTE

DE LA GUERRA FRÍA A LA CUMBRE CALIENTE

La Cumbre Hemisférica de Miami, que se iniciará el viernes, marcará un importante hito en la historia continental si abre las puertas a la expansión definitiva del libre comercio hemisférico, después del frustrado intento hecho en la anterior Conferencia Presidencial de 1967 en Punta del Este, Uruguay. Y, con el fin de la Guerra Fría, esta es la primera de las tres cumbres hemisféricas realizadas, en donde la integración se perfila como una meta posible.

08 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

En Punta del Este, el entonces presidente de EE.UU., Lyndon B. Johnson, habló de integración y cooperación a través de la Alianza para el Progreso. El principal punto de la declaración fijaba el año 1970 como meta para establecer un mercado común, que debería estar sustancialmente en operación en 1985.

Pero en la otra orilla estaba el interés de Johnson: demostrar el poder de convocatoria regional de EE.UU. luego de la crisis de los misiles con la Unión Soviética y la invasión a la República Dominicana.

Este era también el telón de fondo de la cumbre anterior. En 1956, la primera cumbre en Panamá tuvo el propósito oficial de celebrar el 130 aniversario de la convocatoria de Simón Bolívar al Congreso Anfictiónico. Pero, la comitiva del presidente Dwight D. Eisenhower se empeñó en promover un cierre de filas contra el comunismo.

Ahora, desaparecida la guerra fría, la Cumbre de las Américas no tendrá para Estados Unidos el fin político ortodoxo que tuvieron las dos cumbres que la precedieron en los últimos 40 años.

Con esa condición inédita se abren paso los nuevos temas hemisféricos, pero su utilidad sigue siendo puesta en duda.

Los temas modernos En 1994, en Miami, Bill Clinton no parece tener un tema político de interés subyacente. Se presentará como líder de la potencia triunfadora de la guerra fría y estrenador de un nuevo tipo de política de vecindad que nació en octubre en Haití: la intervención militar con fines humanitarios.

La América Latina que acude a este encuentro también tiene una nueva cara: la democrática. Contrariamente a lo ocurrido en Punta del Este, donde asistieron varios dictadores, la Cumbre de Miami será la primera en la cual todos los Jefes de Estado han sido democráticamente electos.

A Miami no fue invitado Fidel Castro, que llegó al poder en 1959 con las armas de la revolución que destronó al dictador Fulgencio Batista. Pero, tanto en la cita de Panamá-56 como en la de Punta del Este-67, participaron varios miembros del lúgubre club de dictadores militares de la época: 11 dictaduras existían en 1956 en América Latina y 10 en 1967.

En 27 años América Latina pasó de las dictaduras a la democracia, dejando atrás los decenios de guerra civil en centroamérica, la hiperinflación y la década de la crisis de la deuda externa, afrontando la recesión y abriendo en los años 90 las puertas del crecimiento económico.

Clinton, al convocar la cumbre en marzo dijo que habiendo alcanzado la región una realidad sin precedentes de gobiernos democráticos deseaba hablar con sus dirigentes sobre la continuidad de las reformas económicas, libre comercio y desarrollo sustentable.

Por eso, la estrategia global de la Cumbre de Miami busca la consolidación de la democracia, la modernización del Estado, la defensa de los derechos humanos, la garantía para las inversiones, la promoción del libre comercio, la erradicación de la pobreza, o el llamado desarrollo sostenido.

La democracia efectiva requiere luchar contra la corrupción como un elemento de desintegración social y distorsionante del sistema económico, que mina la legitimidad de las instituciones políticas , dice el borrador del documento a ser firmado por los mandatarios.

Los jefes de Estado se comprometen a sumar fuerzas para combatir el consumo, producción, tráfico, distribución ilegal de drogas, el lavado de dinero, el tráfico de sustancias químicas y armas, a través de la cooperación al desarrollo alternativo en los países productores de droga.

Pero el borrador de plan de acción tiene secciones que incluyen áreas de relleno alineadas detrás del gran objetivo de consolidación de la democracia.

Aunque no figuran áreas específicas sobre la situación de los indígenas y los inmigrantes, personajes como la Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú harán lo posible por incluir estos y otros temas dentro de la agenda.

Miami es la Cumbre de la esperanza para el continente , aseguran en Washington diplomáticos, académicos, historiadores y economistas.

Claro está que no todos opinan lo mismo. La cumbre me parece interesante siempre que no sea una sucesión de diálogos improductivos y me temo que existe el riesgo de que no conduzca a nada , afirmó Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de las Naciones Unidas.

Ultimo minuto...

Miami (Reuter) Miami, tradicionalmente centro del turismo estadounidense y puente comercial hacia América Latina, bullía ayer con la actividad previa a la Cumbre de las Américas.

A sólo dos días del más importante encuentro regional en 27 años, grupos de remodeladores continuaban ayer febrilmente adornando la ciudad, mientras los paisajistas terminaban de plantar 30.000 palmeras a lo largo de las calles que serán recorridas por los mandatarios.

La amplitud e importancia de los temas que serán discutidos, oficiales y extraoficiales, ha hecho que Miami se convierta en un hervidero de funcionarios, empresarios, activistas políticos, defensores de los derechos humanos, del ambiente, y -sobretodo- miles de periodistas y agentes secretos que protegerán los tres días de estancia de los gobernantes en la ciudad.

En un estado acostumbrado a recibir un promedio de 40 millones de turistas al año, Miami no parece haber sentido el impacto en su disponibilidad hotelera.

No obstante, el paisaje humano por las calles de la ciudad no se caracterizaba por la habitual presencia de familias con coloridas vestimentas, cámaras fotográficas y filmadoras en busca de playas donde la temperatura reinante rondaba los 28 grados centígrados.

Los personajes más conspicuos en estos momento son los empresarios de traje oscuro y corbata, activistas políticos, defensores de los indígenas, de los derechos humanos y los miles de periodistas y agentes del servicio secreto.

Cumbre de cifras SON 22 los presidentes y 12 los primeros ministros que se reunirán este fin de semana en Miami, en la Cumbre de las Américas.

REPRESENTAN a casi 750 millones de habitantes del continente, de 34 países cuyas economías suman ocho billones de dólares. El número de mujeres Jefes de Estado o Gobierno son 2.

LAS TOALLAS de mano que se regalarán a la prensa son 6.000, para los 4.500 periodistas acreditados que representan 70 países.

HAY 4.000 habitaciones de hotel reservadas y 8.000 líneas telefónicas instaladas en centro de prensa. 10.920 Kilómetros de cable de cobre instalados y 5.000 porciones de paella preparadas para la prensa.

EL PERSONAL de seguridad consiste de 5.000 efectivos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.