NACE UN NUEVO DEPARTAMENTO

NACE UN NUEVO DEPARTAMENTO

Tímida y pacientemente, 28 municipios del nororiente colombiano vienen gestando la creación de un nuevo departamento: se llamaría Caro y sería el número 33 en la división administrativa de Colombia. Comprendería un territorio de 26.000 kilómetros cuadrados y agruparía, tentativamente, a 518 mil habitantes, según cifras del censo de 1985. Sus capitales podrían ser Aguachica (Cesar) u Ocaña (Norte de Santander).

14 de noviembre 1993 , 12:00 a.m.

La aspiración está fundamentada en la Constitución de 1991, que abrió la posibilidad de crear nuevos departamentos y municipios, a través de consultas populares. La realidad del Departamento Caro en homenaje a José Eusebio Caro está apoyada en razones geográficas, sociales, políticas y económicas. sacar a la región de la pobreza. Tímida y pacientemente, 28 municipios del nororiente colombiano vienen engendrando un nuevo departamento: se llamaría Caro y sería el número 33 del país.

Comprendería un territorio de 26 mil kilómetros cuadrados y 518 mil habitantes, según cifras del censo de 1985.

Las razones que fundamentan la creación del nuevo ente territorial son dos: históricas y sociales.

En 1857, la antigua jurisdicción del Cacique Hacaritama, que comprendía a los actuales sur del Cesar, sur de Bolívar y la Provincia de Ocaña, Norte de Santander, se rompió abruptamente tras el continuo enfrentamiento entre los gobernadores liberales y conservadores. De esta forma, la Gran Provincia se repartió entre los estados del Magdalena y Santander.

Casi simultáneamente, una serie de conflictos limítrofes se apoderaron de la región. Se desataron hechos de sangre entre poblaciones antes hermanas. Todo por la pretensión común de ejercer el control y el poder sobre estas tierras. Sólo hasta 1953, en la conmemoración del centenario de la muerte de José Eusebio Caro, volvió a hablarse de la reunificación de la Provincia, esta vez en forma de departamento que llevaría el nombre de Caro en honor al ilustre lingista. No obstante, la iniciativa fracasó ante la presión de numerosos políticos conservadores que vieron amenazados sus feudos electorales.

La nueva generación La violencia política y la falta de presencia y control de los gobiernos de los tres departamentos en la zona que conforma la antigua provincia de Ocaña, la convirtieron en una región atrasada, marginada y dominada por diversos grupos violentos. Es por esto que los 28 municipios hoy se alinean en procura de un objetivo común: salir de la pobreza y del acorralamiento guerrillero.

La región ha sido flagelada inmisericordemente por la mayoría de los males del centralismo excesivo; se le considera como una de las zonas rojas más violentas del país, tenemos pobreza absoluta, desempleo que dobla los índices nacionales y un analfabetismo extremo , afirma Mario Javier Pacheco, presidente de la Unión Nacional de Colonias Ocañeras, una de las organizaciones que ha venido impulsando la iniciativa.

Un reciente informe del Fondo de Solidaridad y Emergencia Social de la Presidencia divulgó que de los 65 municipios más pobres del país, siete pertenecen al Norte de Santander, y todos ellos hacen parte de la Provincia de Ocaña.

Se presume, igualmente, que en los alrededores del municipio nortesantandereano de El Tarra se llevó a cabo la reciente cumbre de comandantes del Eln, la misma localidad en donde la secretaria del alcalde debe cruzar la calle principal del pueblo para llegar hasta la oficina de Telecom a recibir las llamadas.

Con la puesta en marcha de la Constitución de 1991, que abrió la posibilidad hacia la creación de nuevos departamentos y municipios a través de las consultas populares, las razones geográficas, sociales, económicas y políticas han vuelto a resurgir para crear el nuevo departamento. Basadas en los artículos 286 y 297 de la Carta, varias organizaciones de la región, entre ellas las cámaras de comercio, han venido adelantando una intensa actividad pedagógica entre los distintos municipios que conformarían el nuevo departamento con el objeto de promover la idea de independencia y autonomía regional.

La creación de nuevas entidades territoriales ya no es decisión del Congreso sino de la propia gente , señaló Pacheco.

Así mismo, la reciente ley 60 de 1993 o ley de competencias y recursos, le daría ingresos al nuevo organismo territorial de 50 mil millones de pesos aproximadamente, provenientes del situado fiscal y de los ingresos corrientes de la nación, en donde los sectores de salud y educación aparecen como los más beneficiados.

Entre las novedades administrativas del departamento Caro, está la proyección de establecer dos alcaldías: Aguachica (Cesar), que tendría a su cargo las secretarías de desarrollo, fomento, agricultura y ganadería; mientras que Ocaña (Norte de Santander), se quedaría con la parte administrativa, la sede de la Asamblea Departamental y de la Gobernación.

El departamento Caro, cuyo nombre aún no es definitivo, pues se espera que sea escogido por la propia gente, estaría conformado por once municipios del Norte de Santander; doce municipios del Cesar y cinco de Bolívar, cuyas cabeceras municipales quedan a una distancia entre 200 y 500 kilómetros de las actuales capitales de departamento.

Así por ejemplo, mientras San Alberto (Cesar) está a 365 Km de Valledupar, su distancia con Ocaña se reduce a 116 Km.

Aunque la iniciativa ya ha sido consultada con entidades como la Comisión de Ordenamiento Territorial, creada transitoriamente por la Constitución para analizar este tipo de propuestas; con el Congreso, con líderes políticos y con representantes de los propios municipios interesados, aún faltan numerosos escollos por superar.

El aspecto cultural y político, así como las observaciones de los actuales gobernadores de los departamentos a quienes se les sustraería parte de su territorio, son razones que pesan mucho a la hora de decidir.

Según el Gobernador de Norte de Santander, Alvaro Salgar, la creación del nuevo departamento afectaría tanto el presupuesto como la extensión territorial del departamento nuestro; yo no creo que existan muchos que quieran apoyar la idea . A esto se suman los rumores sobre una mayoría costeña que podría consolidarse y ejercer su influencia en los destinos del naciente departamento.

De eso se trata asegura Mario Javier Pacheco de poner a debatir a todo el país, si es preciso, en torno a este proyecto, que busca reivindicar un anhelo de cuatro generaciones y un resurgimiento de la zona más marginada del país .

Habla el Gobierno No es la primera vez que aprovechando los instrumentos de la nueva Constitución, diferentes municipios, generalmente alejados de los principales centros urbanos y golpeados duramente por la pobreza, quieren buscar su independencia a través de la conformación de nuevos organismos territoriales.

La región de Urabá, el Magdalena Medio, varios municipios del norte del Valle y la región del Pacífico, han elevado propuestas en este sentido.

La presencia de los departamentos en los municipios es ninguna y, sin embargo, se oponen a todo, como se opusieron a la Corporación Autónoma del Pacífico, porque dicen que le resta jurisdicción y poder político. Queremos alcanzar autonomía porque de lo contrario las gentes de las capitales se nos convierten en intermediarios costosos y dispendiosos , afirma el senador Guillermo Panchano, abanderado del tema en la región Pacífica.

Para el viceministro de Gobierno, Jorge García González, en la mayoría de los casos se busca una reivindicación regional a través de la creación de nuevos departamentos, y aunque considera que en muchos sitios del país puede ser justificable, también es necesario pensar que se podría llegar a un peligroso fraccionamiento del país.

Muchos creen que con la creación de nuevos departamentos se soluciona todo, pero lo importante es contar con los recursos necesarios, y hacia eso apunta la ley de transferencia de competencias y recursos.

No hay que olvidar que detrás de un nuevo ente va la carga burocrática y administrativa , dice. Es una tarea compleja. La pregunta es cómo lograr instrumentos que permitan una mayor presencia del Estado en estas zonas , expresó García.

La creación de nuevas entidades territoriales puede llevarse a efecto a través de la consulta popular, según lo dispuesto por la Carta de 1991.

No obstante, se requiere de una norma legal expedida por el Congreso de la República a través de la Ley orgánica de Ordenamiento Territorial que ya fue presentada por el ministro de Gobierno, Fabio Villegas, a comienzos de esta legislatura. En él se contempla la creación de nuevos entes territoriales. Sin embargo, el proyecto no ha recibido trámite en las cámaras legislativas.

El nuevo departamento en cifras Nombre: Caro Capitales: Aguachica y Ocaña.

Extensión: 26.064 kilómetros cuadrados. (Más grande que Boyacá, Córdoba, Cundinamarca, Huila, Guajira y Magdalena, entre otros).

Total municipios: 28, cada uno con extensiones entre los 250 y 3.000 Kilómetros cuadrados.

Número de habitantes: 518.883 aproximadamente. (Censo de 1985).

Riquezas: agricultura, ganadería, reservas petroleras, producción de oro y platino.

Número de hospitales: 16.

Establecimientos para educación primaria: 788.

Establecimientos para secundaria: 62.

Centros universitarios: 1.

Ciudadanos aptos para votar: 203.898 Gentilicio: caristas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.