VISTAZO AL CAMPO DE BATALLA DEL SIGLO XXI

VISTAZO AL CAMPO DE BATALLA DEL SIGLO XXI

Muy pronto, Estados Unidos pondría en marcha su primer esfuerzo coordinado para desarrollar una nueva generación de armas no letales . Estos controvertidos dispositivos emplearían una variedad de tecnologías para incapacitar temporalmente a los soldados o terroristas enemigos o incapacitar sus vehículos y equipo.

06 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Por ejemplo, parlantes gigantes de infrasonido podrían utilizar emisiones de sonido frecuencias super bajas para desorientar a terroristas acuartelados en un edificio; o durante las misiones para el mantenimiento de la paz, podrían lanzar químicos anticombustión hacia vehículos militares para desactivar sus motores.

Los conceptos que fundamentan estas tecnologías se han discutido durante años en los círculos militares y, hasta hace poco tiempo, no habían generado ninguna reacción entre los altos mandos. Pero eso está cambiando.

Un nuevo programa del Pentágono aumentaría ampliamente el presupuesto en varios millones de dólares.

La Fiscal General de los Estados Unidos Janet Reno se ha convertido en otra de las grandes defensoras de la tecnología no letal. Después del desastre de Waco, Texas, en 1993, expresó su frustración ante el Congreso por la inexistencia de una fuerza no letal para poner fin al episodio provocado por la secta religiosa.

Durante ese evento trágico, 86 seguidores de David Koresh fuertemente armados, murieron cuando se inició un incendio después de que el FBI trató de finalizar por la fuerza una toma de 51 días, atacando un conjunto de edificios fortificado.

Los optimistas predicen que las nuevas armas, a las que algunas veces se les denomina como de muerte suave , revolucionarán las relaciones internacionales. A diferencia de las armas nuevas de décadas anteriores, que estaban diseñadas para aumentar el número de bajas (por ejemplo, la bomba de neutrones) el propósito de las armas no letales consiste en minimizar las bajas. La característica no letal está surgiendo como algo radicalmente nuevo en los asuntos de las relaciones mundiales , aseguran los futuristas Alvin y Heidi Toffler en su libro de 1993 War and Anti-War (Guerra y Anti-Guerra). Consideran que la fuerza no letal se constituye en un fenómeno intermedio entre la diplomacia y la guerra.

Pero los escépticos afirman que la efectividad de las armas no letales se ha exagerado considerablemente. En el mejor de los casos, las armas serán un complemento de las fuerzas mortales. Estas no cambiarán de ninguna manera el carácter de la guerra , asegura Steven Aftergood, un científico de la Federación de Científicos de Washington.

Muchos oficiales rasos apoyan este argumento privadamente. Estos tradicionalistas se preocupan de que los nuevos dispositivos sencillamente no funcionen contra adversarios armados con pistolas convencionales y quizás podrían incluso poner en peligro a los soldados. Qué sucede si se nos ordena que les disparemos pegante y ellos responden con un bazuca? , se pregunta un coronel retirado del Ejército.

Los críticos también se cuestionan el aspecto humanitario de los dispositivos. Por ejemplo, los láser podrían usarse para cegar a las personas. Y el ácido supercáustico diseñado para degradar piezas metálicas, también podría quemar la piel gravemente o incluso causar fallas cardíacas. Los más controvertidos son los esfuerzos secretos para explorar la factibilidad de crear microbios que devoren el equipo enemigo. Existe una gran posibilidad de que algunos de ellos violen las prohibiciones relacionadas con armas químicas o biológicas , dice Aftergood.

Simulaciones por computador de una batalla hipotética con estas armas encontraron que el un ejército sufriría muchas menos bajas que si hubiese estado equipado únicamente con armas convencionales.

Un escenario de simulación de batalla creado muestra la forma en que fuerzas con armas no letales futuras podrían usar estos dispositivos para defender a una pista aérea contra un ataque en tierra.

En primer término, las tropas con armas no letales podrían dirigir un rayo de microondas hacia el enemigo, derritiendo los computadores y equipo de comunicaciones del oponente. Al mismo tiempo, granadas ópticas lanzadas por la artillería explotarían sobre los lanzadores de misiles, cegando los sensores de los blancos. Helicópteros también podrían rociar compuestos tales como químicos anticombustión hacia los tanques, para obstruir sus turbinas. Los atacantes se verían obligados a emprender la retirada o permanecer inmóviles mientras los soldados los vigilan con armas mortales.

Sin embargo, una batalla de este tipo no se verá antes de varios años, porque la mayoría de los dispositivos aún están en las primeras etapas de crecimiento. Lucian Sadowski, físico que trabaja en los laboratorios donde se desarrollan estas armas, reconoce que si se observa Viaje a las Estrellas se puede saber de dónde provienen algunas de estas ideas . Con algunas excepciones, aún no existen prototipos listos para ser utilizados en el campo. Y los científicos también tendrán que superar varios problemas prácticos graves. Por ejemplo, las armas de pulsos electromagnéticos y rayo de microondas necesitarían cantidades enormes de potencia para operar, lo que haría más difícil la creación de una fuente de potencia portátil. Adicionalmente, cómo podría un soldado que está disparando un arma no letal verificar que el oponente a quien acaba de derribar no está actuando? De todas maneras, el Coronel Tom Sinclair, quien supervisa las investigaciones sobre las armas no letales, sostiene que las tecnologías mejorarán rápidamente. En el Laboratorio Nacional de Los Alamos, ya se han realizado demostraciones secretas de rayos de microondas y láser y se están adelantando programas para desarrollar armas acústicas y ópticas dirigidas. Dentro de tan solo dos o tres años (algunos de estos dispositivos) quizás estén listos para su uso en el campo , predice. (Adaptado de Popular Science) LAS ARMAS NO LETALES 1. Proyectiles de microondas. Como un horno microondas gigante, este dispositivo emitiría rayos lo suficientemente intensos para derretir componentes sensibles en computadores y otros artículos electrónicos.

Estado Actual: La construcción de dispositivos de un tamaño práctico podría presentar problemas.

2. Bombas cegadoras: Explosivos de alto poder calentarían gases inertes contenidos al interior de la bomba creando un resplandor de luz blanca lo suficientemente fuerte para cegar temporalmente a cualquier sensor o persona que lo mire. Estado Actual: En este momento existen prototipos de laboratorio.

3. Rifle láser químico manual. Al igual que las bombas cegadoras, estas deslumbrarían o cegarían a los sensores o las personas.

Estado Actual: Existen prototipos.

4. Rayos Acústicos. Pistones forzarían aire comprimido a través de tubos con forma de cuerno, creando potentes ondas de sonido de baja frecuencia. Estas vibraciones, demasiado bajas para ser escuchadas, afectarían el sistema vestibular del organismo, es decir, la parte del oído interno que mantiene el equilibrio, causando reacciones que van desde la incomodidad hasta la inconsciencia.

Estado Actual: Es un proyecto especulativo.

5. Redes. Varias redes pegajosas o electrificadas podrían dispararse desde una pistola a personas o vehículos. Existe un prototipo que genera choque solamente si el enemigo trata de resistirse.

Estado Actual: Puede producirse en este momento, pero su efectividad en el campo de batalla es dudosa.

6. Inhibidores de la Combustión: Químicos que interfieren con la operación de los motores de combustión podrían rociarse hacia vehículos desde el aire.

Estado Actual: Existen, pero no existe un método efectivo para hacerlos llegar al objetivo.

7. Líquidos superresbalosos: Estos podrían rociarse en carreteras o caminos, haciendo que fueran demasiado resbalosos para ser transitados.

Estado Actual: El mismo que el de el 6.

8. Acidos supercáusticos: Más corrosivos que los más fuertes ácidos inorgánicos, esta clase bien conocida de ácidos orgánicos podría utilizarse para debilitar soportes metálicos de puentes o estropear vehículos.

Estado Actual: Existen, pero son difíciles de aplicar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.