RUSIA VISTA DESDE LAS ENCUESTAS

RUSIA VISTA DESDE LAS ENCUESTAS

No muchos años atrás asunto de exclusiva competencia de los órganos de seguridad y objeto del mayor sigilo, las encuestas en la Rusia de hoy se han convertido en algo tan a la moda como en Estados Unidos.

05 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Datos sociológicos y estadísticos sobre el estado de ánimo o las preferencias de la población eran en la Unión Soviética patrimonio de la KGB y de departamentos especializados del Comité Central. Las encuestas no se publicaban y sólo un pequeño y elevado grupo de jefes comunistas tenía acceso a ellas. Igual cosa sucedía con los libros y películas prohibidas.

Ahora sucede todo lo contrario y docenas de agencias y centros de opinión encuestan a diestra y siniestra sobre todos los temas imaginables.

El crimen barre La película resultante no es alentadora. La mayoría de los rusos considera problema número uno el crimen, seguido por la corrupción, que el 81 por ciento cree hoy mayor que antes, y el costo de vida.

La mayoría de la gente respaldaría medidas extraordinarias para combatir el crimen aunque fuesen anticonstitucionales y casi el 40 por ciento de los rusos opina que la democracia no es acorde a las tradiciones del país.

Cierto es que la mitad de los rusos cree que la democracia es necesaria; pero al tiempo un cuarto opina, muy a la rusa, que la oposición debería ser barrida.

El 90 por ciento de la gente calificaba en septiembre la situación como de crisis, alarmante o catastrófica.

El 81 por ciento considera su situación económica entre regular (48 por ciento) y mala (33 por ciento). Y un porcentaje aplastante, el 69 por ciento, considera mala o muy mala la de la propia Rusia.

En el último año y medio bajaron de 44 a 33 por ciento los que se creen felices. 65 por ciento confesó en agosto no comer nunca carne pulpa y el 73 por ciento no comprar licores importados.

La felicidad estaba en septiembre repartida en tercios iguales: 33 por ciento se decían felices, 30 por ciento infelices, y otro tanto lo uno y lo otro. En junio, 44 por ciento declaró no tener ahorros, y la cuarta parte de los que si los tienen los guardan en dólares, no en rublos.

Garrote a partidos y políticos Políticos y partidos no salen bien librados. Sólo el 19 por ciento de los encuestados en julio pasado creía que a Rusia la dirigen demócratas y el 71 por ciento de los jóvenes menores de 24 años opinaron en octubre que no hay ni un sólo político de honestidad indudable.

Cuando otra encuesta pidió a la gente nombrar un político de honestidad intachable casi la mitad de los adultos que lo hizo señaló al de su preferencia política.

La fe en ciertas instituciones es irrisoria: el 1 por ciento apenas para los partidos políticos, 3 por ciento para el parlamento, menos de 10 por ciento para el gobierno. El 83 por ciento de la gente opinaba que los órganos de seguridad no defienden a todos los ciudadanos sino a los que tienen poder.

Hace pocos días una encuesta encontró que si bien dos tercios de los rusos se creen rodeados por mala gente , casi la mitad no vacila en tacharse a si mismo de muy bueno .

Sentirse indefenso no es monopolio del pobre; al contrario, quienes más se declaran inermes son los poderosos: el 90 por ciento de los empresarios. Aunque el organismo que supuestamente despierta confianza en la mayoría de la gente (74 por ciento) son las Fuerzas Armadas, casi 80 por ciento de los estudiantes de ultimo curso en los colegios no quiere prestar servicio militar.

Dos encuestas iguales adelantadas en 1990 y 1994 sobre la vida cotidiana arrojan interesantes resultados. Ha bajado a la mitad la lectura de prensa diaria y a un cuarto la de revistas (los costos de suscripción se multiplicaron casi por 800). Casi en 30 por ciento disminuyó el tiempo invertido en los mercados -ayer vacíos y con largas horas de cola, hoy llenos de productos pero mucho mas caros.

Bajaron también la intención de asistir a mítines, las idas a cine y las salidas a vacaciones. Y subió notoriamente el tiempo invertido en trabajar en la dacha (casa de campo o huerto familiar). Eso si, la mayor cantidad de días al año invertidos en alguna actividad se la lleva de lejos, entre hombres y mujeres por igual y en la misma cantidad que en 1990, la televisión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.