VUÉLVASE UN TURISTA DE VERDAD EN BOGOTÁ

VUÉLVASE UN TURISTA DE VERDAD EN BOGOTÁ

No es necesario caminar con un gorrito de saffari africano, unas bermudas, mascar chicle y colgarse la cámara de fotografía en el cuello para ser un turista. Usted, que no salió de la ciudad o no piensa hacerlo en esta temporada de vacaciones, puede ser todo un turista en Bogotá.

04 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Hoy EL TIEMPO le sugiere un recorrido por el centro histórico de la ciudad para que no se quede encerrado en casa. En dos horas y media, se puede reencontrar con el pasado y apreciar hermosas callejuelas y construcciones coloniales.

Puede comenzar el recorrido en el Palacio de Nariño, localizado en la Calle 7a con carrera 8a. Allí encuentra además, las instalaciones del Ministerio de Hacienda y del Batallón Guardia Presidencial, donde habitó por algún tiempo Francisco José de Caldas.

Caminado una cuadra hacia el norte sobre la carrera 8a., está dentro de la casa de los presidentes el Observatorio Astronómico que construyó José Celestino Mutis y dirigió Caldas, frente al Palacio Echeverry, sede del Ministerio de Gobierno.

En diagonal a cuarenta pasos y a mano izquierda está la Iglesia de Santa Clara, la cual además de su belleza arquitectónica, ofrece a sus visitantes una hermosa pinacoteca religiosa.

De allí a la Plaza de Bolívar no se demora más de un minuto: en el corazón de la ciudad encuentra el Palacio Liévano, el Capitolio Nacional y la Catedral Primada. En la sede de la Alcaldía, en mármoles, encuentra una reseña histórica de la plaza donde fueron ajusticiados varios de los próceres de la independencia, entre ellos Policarpa Salavarrieta.

Además en la esquina nororiental está la Casa Museo del 20 de Julio, donde se originó la revuelta que desembocó en el grito de independencia.

Tomando por la calle 10a. hacia los cerros, a media cuadra del Capitolio, está la bella plazuela Rufino José Cuervo, adornada con altas palmeras y faroles. En las casas que la rodean vivió Manuelita Sáenz. Hoy allí se ubica el Museo de Trajes Regionales y la Casa de los Derechos donde están inscritos en dos grandes placas de mármol los derechos del hombre y el ciudadano.

Treinta pasos adelante, sobre esta calle, también llamada de El Coliseo, están el Palacio de San Carlos, antigua sede del gobierno central hoy ocupada por la Cancillería; el Teatro Colón, y la casa donde nació el poeta y fabulista Rafael Pombo hoy convertida en la sede de la fundación que lleva su nombre. Al finalizar esa cuadra, pasando la calle a mano izquierda está el Museo Militar.

En ese cruce, tomando hacia la derecha (sur), a una cuadra de distancia en la esquina de la Calle 9a. con carrera 5a. está el Camarín de Carmen. Es una estrecha y empinada callecita empedrada, adornada por casas de tejas y balcones pintadas en colores crema. Al finalizar la Calle de La Agonía, como también se llama, está la casa donde vivió y murió el estadista Rafael Uribe Uribe. Hoy funciona en ese lugar el Colegio Santiago Pérez.

Camine tres cuadras hacia el norte por donde pasaron cabalgaduras y carruajes de virreyes y oidores hace 200 años, hasta encontrar la Iglesia de La Candelaria, actualmente en remodelación. A su lado están la Biblioteca Luis Angel Arango y la Plazoleta Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos. Allí puede hacer una parada de descanso.

Dos cuadras hacia el norte puede iniciar el ascenso por la calle 13. A medida que avanza notará cómo el ruido de la ciudad, con sus pitos, exhostos y gritería, se pierde para quedar en un apacible silencio, que lo trasladaría a cualquier pequeño pueblo o caserío.

En la esquina de la carrera 3a. encuentra el pequeño parque Palomar del Príncipe tutelado por un palomar de tres metros de altura. Sobre esa misma calle encuentra las sedes de los grupos teatrales El Tecal y Libre, hasta desembocar en la Plaza del Chorro de Quevedo.

En este lugar, según el cronista Fray Pedro de Aguado como el más corroborado y fortalecido , que formaba un caserío residencia temporal del Zipa hizo Don Gonzalo Ximénez de Quesada el 6 de agosto de 1538 la primera fundación de la ciudad de Santafé de Bogotá, acto que ratificó solemnemente el 27 de abril de 1539 en lo que es hoy la Plaza de Bolívar , indica una placa ubicada en la plaza del Chorro de Quevedo.

A veinte pasos hacia el sur, está la casa donde nació el escritor José María Vargas Vila y al frente está la casa utilizada por Andrea Ricaurte de Lozano y Policarpa Salavarrieta como centro de operaciones del movimiento contra la corona española.

Y una cuadra más hacia el sur está la casa que sirvió de primer despacho oficial del Virrey José de Espeleta donde celebró saraos y recepciones como indica la placa que hay allí.

En busca de la carrera séptima para finalizar el recorrido peatonal por la zona histórica de la ciudad, está la última casa donde residió el poeta José Asunción Silva, hoy convertida en la casa de Poesía Silva.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.