CAE MAFIOSO ITALIANO

CAE MAFIOSO ITALIANO

La policía italiana propinó hoy un nuevo e importante golpe a la mafia siciliana al detener en Palermo a Michelangelo La Barbera, hombre de confianza del gran jefe entre los jefes de Cosa Nostra, Salvatore Totó Riina, y acusado de ser uno de los asesinos del juez Giovanni Falcone.

04 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

La Barbera, de 40 años, en paradero desconocido desde hacía siete meses, fue detenido a primeras horas de hoy en una casa de campo, aparentemente abandonada, en las afueras de la capital siciliana.

El mafioso, considerado el jefe de la familia de Palermo-Centro, fue arrestado junto a Giovanni Buscemi, de 55 años, uno de sus hombres de confianza. Los dos mafiosos fueron sorprendidos por la policía cuando dormían, no estaban armados y no opusieron resistencia.

El fiscal jefe de Palermo, Giancarlo Caselli, consideró hoy la detención como de vital importancia y aseguró que la misma ha quitado a Cosa Nostra otra importante pieza de su máquina .

Caselli contó que desde la pasada primavera la policía seguía la pista del mafioso. Los agentes sospecharon que en la zona conocida como Bocca Di Falco, en San Martino alle Scale -en las afueras de Palermo- algunas casas tenían dobles ventanas y dobles cristales, algo extraño para unos chalés usado por los palermitanos para soportar el caluroso verano.

A una de esas casas, aparentemente abandonada y también con dobles ventanas, se acercaban cada pocos días diferentes personas con víveres. El seguimiento de las mismas descubrió que en el lugar se escondía La Barbera.

Según el fiscal adjunto de Palermo, Guido Lo Forte, La Barbera es uno de los hombres de confianza de Riina -detenido el 15 de enero de 1993 tras 23 años como fugitivo- y hacia de intermediario entre Cosa Nostra y ambientes políticos y económicos italianos.

El nombre de La Barbera aparece entre los 37 acusados del atentado que el 23 de mayor de 1992 costó la vida al juez antimafia Falcone, su esposa y tres escoltas, cuando viajaban por la autopista que une el aeropuerto de Palermo con la ciudad.

Según la fiscalía de Caltanissetta, el atentado fue ordenado por la cúpula de Cosa Nostra, presidida por Riina, y entre los participantes se encuentran, además de La Barbera, Leoluca Bagarella (cuñado de Totó Riina, en paredero desconocido desde hace más de dos años) y Giovanni Brsuca, hijo del Bernardo, el viejo patriarca de la temida familia mafiosa del pueblo de San Giuseppe Jato.

La Barbera y los otros acusados serán juzgados por el asesinato de Falcone a partir del próximo 21 de febrero en Palermo, en uno de los mayores juicios contra la criminalidad organizada siciliana.

El mafioso colaborador de la justicia Salvatore Cancemi -que participó en el atentado contra Falcone- dijo que La Barbera fue uno de los que brindaron tras la muerte del juez en la reunión de la Cúpula en la que se decidió el asesinato del también juez antimafia Paolo Borsellino.

Borsellino y cinco escoltas fueron asesinato el 19 de julio de 1992. Un coche-bomba fue hecho explotar cuando el juez se dirigía a la casa de su madre, en la palermitana calle Vía D Amelio.

El fiscal Caselli dijo hoy que se sospecha que La Barbera pudo ser el ejecutor del homicidio del periodista Mino Pecorelli, asesinado en Roma en marzo de 1979.

Pecorelli, según el mafioso colaborador de la justicia Tommaso Buscetta, fue asesinado por orden del boss Stefano Bontate, ex gran jefe de Cosa Nostra, muerto en 1981 la guerra entre clanes mafiosos que dio la victoria a los Corleoneses (Riina).

Bontate mandó que fuera asesinado, según Buscetta, para hacer un favor a los primos mafiosos hombres de honor Ignazio y Nino Salvo, a quienes lo habría pedido el que fuera siete veces presidente del Gobierno, Giulio Andreotti.

Según el arrepentido mafioso Baldassarre Di Maggio -cuyas confesiones permitieron el arresto de Riina- Andreotti se reunió con el gran jefe de Cosa Nostra en la casa palermitana de Ignazio Salvo y se saludaron con un beso.

El 9 de junio del pasado año, la fiscalía de Roma acusó a Andreotti de ser el inductos del asesinato de Pecorelli, periodista masón, afiliado a la Logia subversiva Propaganda Dos (P-2) y quien, según Buscetta, tenía documentos comprometedores para Andreotti.

La Barbera, por otra parte, también está acusado de ser elmandante del asesinato el 12 de marzo de 1992 del eurodiputado democristiano Salvo Lima, el hombre de Andreotti en Palermo.

Lima fue asesinado por Cosa Nostra, según la comisión parlamentaria antimafia, por que ya no servía a los intereses de la mafia siciliana ante el Gobierno de Roma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.