DESAPARECIDOS: UN ASUNTO NORMAL

DESAPARECIDOS: UN ASUNTO NORMAL

Niñas y niños entre los 8 y los 10 años, empleados y amas de casa, y hasta mascotas consentidas por sus dueños, hacen parte de los 165 reportes que sobre desapariciones se realizaron en la Inspección Municipal Permanente de Policía de Girardot, desde el Primero de Enero hasta el 30 de Noviembre de este año.

03 de diciembre 1994 , 12:00 a. m.

Pero, aunque las cifras parecieran demostrar lo contrario, para las autoridades locales la situación no es grave.

Aquí al contrario de lo que sucede en otras partes del país, la gente que se llama desaparecida porque tarde o temprano retorna a sus hogares.

Hasta ahora, muchos de los supuestos desaparecidos se han quedado así dice un vocero de la Sijín de la Policía Nacional.

Es el caso de un hombre que fue declarado desaparecido por sus familiares en Octubre de 1984, hicieron el reporte y este año volvieron a realizarlo pues el señor trabaja como conductor en Bogotá y están pidiendo que se dé con su paradero exacto dice la misma fuente.

Más del 90 por ciento de los casos de desapariciones en Girardot, según datos de la Inspección Permanente de Policía, obedecen a la mala situación económica que obliga a la persona a desaparecer por un tiempo para escapar de las deudas.

Otros motivos, dicen los datos, es la infidelidad tanto en hombres como mujeres que, a veces, alzan vuelo con todo y enseres y a peleas familiares o con los padres.

Los desaparecidos vuelven a sus hogares o avisan dónde se encuentran, principalmente, en casas de familiares o amigos, sostiene la Inspección.

La situación entre los menores de edad es semejante. Un 70 por ciento de los casos de desaparición reportados por los familiares, son de niñas entre los 14 y 16 años de edad, de un estrato social bajo y, en su gran mayoría, estudiantes de bachillerato.

Ellas huyen con sus amigos o novios porque los padres no les permiten esa relación, a veces por malos tratos o abuso de los padrastros, tíos o hermanos, otras porque quedaron embarazadas sostienen en la Sijín.

Es el caso de María (nombre ficticio) quien puso en vilo a sus familia durante casi una semana. Se hizo el reporte ante la Inspección Permanente, el cual fue enviado a la Policía local de donde, a su vez, fue trasladado a Bogotá.

Me tocó salir de la casa por que mis padres me habían prohibido el noviazgo, mi papá me trataba mal cada que me veía con mi novio, para rematar resulté embarazada y para no enfrentarme con ellos, decidí volarme para Bogotá cuenta, al final, la niña desaparecida cuando se arriesgó a comunicarse con su casa.

Por eso para las autoridades de la Inspección Permanente o la Sijín no les parece escandalosa la cifra de reportes de este año.

Sin embargo, dicen debemos lógicamente atender todas las personas que vienen aquí a solicitar que realicemos el reporte de la desaparición dice un funcionario de la Inspección.

Es la única explicación que se tiene para uno realizado el 11 de Octubre de este año, cuando se solicitó al DAS y a la Sijín, dar con el paradero de una perrita raza dálmata que obedece al nombre de pequitas y que desapareció del casco urbano ayer.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.