SEÑORITA CATHERINE O DOÑA CATHERINE

SEÑORITA CATHERINE O DOÑA CATHERINE

El de ayer en Cartagena fue un escándalo real. Los chismes de celulitis y levantacolas que ajustan la cadera de las reinas cedieron ante la noticia más espectacular que se ha oído en un reinado nacional de la belleza. Y no es para menos. Al fin y al cabo se trata de un certamen para señoritas, y los rumores indican que la representante del Amazonas, Catherine Sánchez, dejó de serlo desde finales del año pasado, cuando al parecer contrajo matrimonio en Bogotá.

12 de noviembre 1993 , 12:00 a.m.

Aunque nada se ha confirmado, y a pesar del apoyo de sus compañeras, al cierre de esta edición todo indicaba que la candidata viajaría de regreso a Medellín, donde está radicada.

Miss Amazonas: de señorita a señora? El 24 de septiembre pasado, llegó, vía fax, a las oficinas del Concurso Nacional de Belleza un decreto firmado por el gobernador del Amazonas, en el que se oficializó la inscripción de Catherine Sánchez Hernández como la representenante de ese departamento al certamen.

La hoja de inscripción dice que Catherine nació en Medellín el 28 de noviembre de 1970, que es hija de Héctor Sánchez y María Elena Hernández, que estudia segundo año de derecho, que mide 1,76, cabello castaño claro, ojos negros y piel trigueña. Con esos datos, la oficina de prensa del reinado abrió la hoja de vida de la concursante por el Amazonas.

Hasta ahí, todo parecía normal. Pero los rumores sobre el estado civil de Catherine Sánchez comenzaron a rondar unos días después.

Primero se dijo que vivía en unión libre con su novio. Días más tarde la noticia fue que era casada. Pero estas informaciones quedaron flotando en el aire y nunca se confirmó su autenticidad; ni siquiera la junta directiva del concurso se pronunció al respecto, y nadie volvió a hablar sobre el tema.

Pero las cosas cambiaron cuando las candidatas llegaron a Cartagena el pasado 3 de noviembre. Desde ese mismo día, Catherine Sánchez fue el blanco de las noticias, pues una vez más se afirmó que estaba casada.

De inmediato, la reina desmintió la noticia. Esto es falso. Yo no estoy casada. Mi novio sí me lo propuso, pero como decidí representar al Amazonas, aplacé la boda. Hay gente que me quiere hacer daño, por eso mi novio decidió contratar un abogado para demandar a los medios de comunicación que me calumniaron .

Un día después, el tema continúo en primer plano. El noticiero CM& publicó esa noche una entrevista con el sacristán de la iglesia San Juan de Avila en Bogotá, quien dijo que conocía a la niña que estaba participando en Cartagena por el Amazonas, y que se acordaba muy bien porque él había sido testigo del matrimonio en su parroquia .

Entonces el reportero le pidió que describiera a la niña físicamente, a lo que él contestó: es la misma que yo he visto en televisión desfilando en Cartagena; ella es bonita... .

Tan pronto terminó la emisión del noticiero, la chaperona Patricia Moreno se reunió con Catherine Sánchez en su habitación. A puerta cerrada, la reina del Amazonas le aseguró que nada de lo que se había dicho esa noche era verdad y, antes de estallar en lágrimas, dijo que continuaría en el concurso hasta el final.

Patricia Moreno, que es una experta en el manejo de reinas porque lleva 22 años como chaperona jefe, le creyó la historia que acababa de contar y antes de abandonar la habitación le recomendó que concediera una rueda de prensa con todos los medios de comunicación acreditados en Cartagena para aclarar las cosas.

Al día siguiente se celebró el desfile privado en vestido de baño en el Calustro de las Animas del Centro de Convenciones. Antes de que las candidatas salieran a la pasarela, Catherine dio declaraciones a la prensa y fue enfática en afirmar que ella no estaba casada.

La historia no hubiera trascendido si a Amazonas no le hubiera ido tan bien en el desfile en traje de baño.

Esa tarde, en los programas radiales dedicados al reinado, durante un sondeo de opinión sobre las favoritas en Cartagena, se recibió una llamada de una señora que no quiso identificarse y dijo que tenía pruebas suficientes para demostrar que la niña de Amazonas sí era casada.

Esta vez, la polémica tomó más fuerza porque lo que comenzó como un simple rumor, ya tenía visos de escándalo.

La gota que rebosó la copa fue la aparición fantasmagórica de un fax que llegó a todos los medios de comunicación. No tenía remitente ni estaba firmado, pero tenía suficiente información como para armar el escándalo más grande en los 41 años del Reinado Nacional de Belleza.

Era una fotocopia de la posible acta de matrimonio de Catherine Sánchez. De acuerdo con los datos que contenía el documento, la representante del Amazonas había contraído matrimonio el 24 de octubre de 1992, con David Francisco Quiñones.

Fueron casados por el padre Hernán Cimadevill en la igelsia de San Juan de Avila, en Bogotá, y el matrimonio se radicó en el libro 3, con folio 148 y el número 1854 de la parroquia.

Una vez más los miembros de la junta directiva del concurso se reunieron con la reina. Nuevamente ella se reafirmó en las declaraciones que dio desde el primer día.

Las directivas terminaron por confiar en la buena fe de la candidata y de nuevo le hicieron frente a la prensa, en cabeza de Patricia Moreno, que dijo: Este documento es falso. Ella no es casada. Entre tanto, y apenas se enteró del escándalo, David Francisco Quiñones, un piloto de la empresa Aires, abordaba un vuelo comercial rumbo a Cartagena. Se trataba, según él, del novio y no del esposo de Catherine Sánchez.

En el avión se encontró con uno de los enviados especiales de EL TIEMPO y le aseguró que él creía la versión de su novia, pero lo que no sabía era si ella estaba casada con otro.

Arribó a Cartagena con la firme intención de dar la cara, apoyar a su novia y aclarar las cosas. Pero si el plan no resultaba, tenía otra opción: sacar a Catherine del reinado, tomar el último avión que saliera de Cartagena anoche y olvidarse del asunto.

Por su parte, los miembros de la junta directiva del reinado, se pronunciaron oficialmente sobre este escándalo. Su posición es que si la iglesia les oficializa el matrimonio de la representante de Amazonas, ella será retirada y no expulsada del concurso, porque, de acuerdo con el reglamento, las reinas no pueden ser casadas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.