Secciones
Síguenos en:
El Tour es una carrera única y maravillosa

El Tour es una carrera única y maravillosa

Este es mi primer Tour de Francia; ahora sí que lo creo. Y es que poco a poco voy comprobando todas esas cosas maravillosas de las que muchos amigos y compañeros ciclistas me hablaban de esta carrera y que a mí, dentro de lo que mi imaginación alcanzaba, sencillamente me parecían extraordinarias.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de julio 2007 , 12:00 a. m.

Voy a empezar hablando de los exámenes médicos de rigor. La verdad es que nunca, ni siquiera pagando, había sido sometido a unos chequeos tan completos como los que me hicieron la semana pasada. Además, debo resaltar la excelente atención de los médicos de la carrera. Eso me impactó mucho, porque tratan muy bien a los deportistas.

También llama la atención, ese despliegue tan importante que la prensa internacional le da a estos exámenes. Es impresionante la cantidad de fotógrafos y periodistas que asisten a esta cita. Es como si ellos esperaran el descubrimiento de una nueva vacuna o la cura de una enfermedad.

La verdad es que los controles de los médicos de la Unión Ciclística Internacional (UCI) lograron subirme la tensión. Me hicieron sentir diferente, incluso más que cuando me llevaban, de pequeño, a vacunarme, pues en esas épocas dejaba pasar a los otros, hasta que me tocaba el turno.

El Tour de Francia es una competencia de sol, pasión, tensión y muchísima gente.

Es, sin duda, una carrera única y maravillosa donde cada detalle está perfectamente organizado, donde hay una cantidad increíble de personas que trabajan día y noche y el doble de público en cada etapa, al lado y lado del camino.

Mi Tour comenzó el miércoles pasado, cuando llegué a Inglaterra para cumplir con el examen médico. Después, el sábado, comenzó la verdadera carrera con el prólogo. Las jornadas iniciales fueron difíciles, no por el ritmo, sino por el nerviosismo y la ansiedad por mostrarse que hay en cada corredor dentro del grupo. Todo quieren figurar, así sea en un tiempo mínimo, en la cabeza del pelotón.

Por el momento, me siento bien, aunque he estado en las caídas y tengo una mano golpeada, lo que no me causará problemas. Vamos a ver qué pasa en los próximos días.

ASÍ VA LA CARRERA.

El ciclista italiano Filippo Pozzato (Liquigas) ganó ayer la quinta etapa del Tour de Francia, marcada por la caída de los dos líderes del equipo Astana, el kazajo Alexandre Vinokourov y el alemán Andreas Kloden, quien se fisuró el coxis. La camiseta amarilla de líder sigue en manos del suizo Fabian Cancellara, del equipo CSC, tras la accidentada etapa de 182,5 kilómetros entre Chablis y Autun, en la que estuvieron escapados durante casi todo el tiempo el francés Sylvain Chavanel y el belga Philippe Gilbert.

Los colombianos subieron en la clasificación general. En la etapa Mauricio Soler fue 55, e Iván Parra 77; llegaron en el mismo lote del ganador. Félix Cárdenas llegó 126 a 4 minutos 57 segundos. Soler, de Barloworld, subió de la posición 112 a la 58 y quedó a 1m 23 seg.; Parra, de Cofidis, pasó del lugar 98 al 75 y está a 1m 48 seg. del líder; mientras que Cárdenas de 179 al 144 a 9 minutos 16 segundos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.