Un cachaco que sembró el vallenato en Bogotá

Un cachaco que sembró el vallenato en Bogotá

Mucho antes de fundar el Festival Vallenato, Alfonso López Michelsen ya era el primer vallenatólogo cachaco. Había sido hechizado por la cultura que rodeaba esa música del Valle de Upar, que en ese entonces era parte del departamento del Magdalena, donde nació su abuela María Concepción Pumarejo.

12 de julio 2007 , 12:00 a.m.

“Le dio categoría al vallenato –afirma el músico Pablo López–. Porque el folclor entró a Bogotá por la élite y el doctor López les enseñó a los bogotanos de su clase lo que realmente era. Hablo de Jaime García Parra, Fabio Lozano Simonelli, Rafael Rivas Posada y otros”.

El músico recuerda que en el 56, cuando formó el conjunto vallenato Los Universitarios con otros jóvenes del valle que estudiaban en Bogotá, era López quien los llamaba a tocar en las parrandas y los recomendaba para participar en espacios radiales de la época. Los invitaba a sus cumpleaños y con ellos armaba las tertulias en las que sus compañeros políticos empezaron a entender el folclor.

Y así les formó un público cachaco a los músicos que vinieron después.

En 1968, cuando ejercía el cargo de primer Gobernador del recién creado departamento del Cesar, buscó con otras personas establecer una fiesta popular que fortaleciera la cultura. Con él estaban Consuelo Araújonoguera, Rafael Escalona Martínez, Gabriel García Márquez y otras influyentes personalidades.

Se debatieron entre dos ideas: resaltar la ya existente celebración de la Leyenda Vallenata (basada en un milagro de la Virgen del Rosario, en el siglo XVII) o crear una competencia de acordeoneros.

“Estaba empapado de nuestra tradición –dijo Tomás Darío Gutiérrez Hinojosa, vicepresidente de la Fundación que realiza el Festival–. Nos conocía a profundidad, nos llevaba en el alma. Y al ser gobernador sabía que lo más emblemático era la música. Así que se inclinó hacia la creación del Festival”.

La anécdota reza que López Michelsen dijo alguna vez que en vista de que los otros departamentos tenían reina, el del Cesar tendría un rey, un rey vallenato.

Y siguió ligado a la Fundación, de la que era presidente honorario y vitalicio. “Apoyó y participó en los festivales –agregó Gutiérrez Hinojosa–, pero, paradójicamente fue el único mandatario colombiano que no asistió al Festival durante su gobierno”.

Fue gran amigo de Rafael Escalona. “Lo conocí cuando yo tenía 15 años –recordó el compositor– y desde entonces hubo una amistad permanente, llena de reciprocidad”.

Escalona lo convirtió en personaje de sus canciones y López le dio tareas políticas. Cuando fue gobernador del Cesar, Escalona fue su secretario privado. Cuando fue presidente de los colombianos, Escalona fue cónsul en Panamá. Las canciones hablan de esa cercanía: “Cuando el doctor López fue candidato, hubiera querido regalarle un cheque de mil millones, pero no podía hacerlo, no los tenía –recordó Escalona–. Y le hice una canción que expresaba el sentimiento de la Nación y que se volvió su himno de campaña.

En todas las plazas donde López hizo acto de presencia, se presentaba ante las multitudes con López es el pollo, ese fue mi aporte a su campaña”.

Muchos todavía la recordarán: “El Partido Liberal tiene el hombre / En la Plaza de Bolívar se grita/ López es el pollo, López es el gallo / el presidente que Colombia necesita”.

Más tarde, la inspiración de Escalona también registró el consulado: “A mí me dijo el Presidente, el Presidente de Colombia/ Rafael tienes que irte ahora / A otra parte del continente/ Doctor López, le prometo/ que cumpliré su voluntad / usted con bastante acierto / ha escogido a Panamá”.

Y con las palabras más sencillas, Escalona, manifestó su pesar: “Estoy bastante enfermo, tengo una arritmia cardíaca y hoy me levanté con este pellizco en el corazón”.

TRES DÍAS DE DUELO Y GRATITUD .

VALLEDUPAR Mediante un decreto conjunto de la Alcaldía de Valledupar y de la Gobernación del Cesar declararon ayer tres días de duelo y gratitud en honor del ex presidente y primer gobernador del Cesar, Alfonso López Michelsen.

Por su parte, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata también emitió un comunicado en el que lamenta la muerte del ex presidente López y declara en duelo al folclor vallenato.

La Fundación destacó la influencia que el estadista tuvo en la expansión de la música vallenata en Bogotá y en los círculos del poder central.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.