ARQUITECTURA INTELIGENTE: UN FUTURO PARA LA VIVIENDA

ARQUITECTURA INTELIGENTE: UN FUTURO PARA LA VIVIENDA

La inteligencia, dejo de ser una cualidad estrictamente humana, el hombre, decidió compartirla con las máquinas para luego aplicarla en las construcciones.

26 de noviembre 1994 , 12:00 a.m.

La arquitectura moderna ha permitido que se impongan nuevos conceptos como el de Edificio Inteligente , nombre que define una edificación organizada y manejada por un conjunto de sistemas que funciona con base en la inteligencia artificial.

Eso le permite efectuar diversas operaciones, que facilitan el trabajo dentro de una estructura funcional, creada para mejorar los servicios internos de la edificación.

Por ejemplo, el conductor de vehículo no necesita esperar a que le busquen un cupo de parqueo, basta con dejarlo en manos del edificio.

El, transportará el auto, y lo ubicará en un lugar seguro sin problemas. También, medirá el índice de contaminación por gas carbónico en el garaje, y procederá a ventilar el recinto.

Eso es sólo una de las muchas funciones que puede tener un edificio inteligente, porque siempre existirán modalidades, pero la idea, es que trabaje en conjunto.

Quiere decir, que todos los sistemas estén integrados y controlados desde un cerebro central, que al igual que el humano, recibe información sobre cada una de sus partes.

Luis Manuel Rodríguez, ingeniero, y director del Instituto de Edificios Inteligentes, explicó que la premisa fundamental de un edificio inteligente es la flexibilidad, Las nuevas exigencias del mercado, son las de pretender controlar todas las actividades que se desarrollan al interior de un edificio, afirmó Rodríguez.

El control o inteligencia artificial, está determinado por los sistemas técnico integrales.

Entre ellos se cuentan los electromecánicos: ascensores, aire acondicionado, ventilación e iluminación.

Los otros equipos, que componen la parte de seguridad, son los circuitos cerrados de televisión, el detector de incendios, y el controlador de puntos restringidos en áreas de acceso especiales para la empresa como los centros de computo entre otros.

Por último, está el sistema de telecomunicaciones, que permite integrar la central telefónica, las secretarias virtuales, el buzón de voz y los teléfonos inalámbricos personalizados.

Pero la inteligencia artificial va más allá. Los nuevos edificios han incorporado tecnología en sus sistemas arquitectónicos y espaciales tales como el sistema de fachadas, el de pisos y el de cielorrasos agregó.

En los pisos se instalan sensores que protegen de caídas al usuario. El modelo se colocó en edificios que albergan ancianatos, en la ciudad de Chicago, en los Estado Unidos.

El nuevo sistema empieza abrir diferentes alternativas dentro del diseño de oficinas que tendrán mejores estructuras.

Ese concepto implica un modo alternativo de construir edificios de oficinas, porque todos los elementos arquitectónicos y espaciales se relacionan con la parte técnica.

Las estructuras manejadas con sistemas inteligentes comprenden el control de la temperatura interior, el sistema hidráulico, el transporte, la prevención contra el fuego y la seguridad y comodidad en términos generales.

El uso de información manejada por computadores especiales amplía la capacidad de cobertura en cualquier recinto, lo que indica, que en un futuro no muy lejano habrá cambios en la estética, y la organización de las empresas.

El objetivo es contar con recursos tecnológicos suficientes para otorgar comodidad y eficiencia en las operaciones internas, lo que ahorra dinero y energía.

En el próximo siglo, la vivienda estará orientada, justamente a los diseños inteligentes que permitan hacer un uso racional de los espacios habitacionales.

Servicios En Colombia, se hacen importantes esfuerzos para mantenerse al día en todo lo relacionado con la arquitectura inteligente.

Por ese motivo se creó en 1993, el Instituto Colombiano de Edificios Inteligentes con sede en Bogotá.

La institución, constituye una asociación sin ánimo de lucro, que entre sus diversos funciones está la de proporcionar asistencia al estado y a los organismos reguladores locales para resolver asuntos relacionados con tecnologías para edificios inteligentes.

Fue diseñado para colaborar en la preparación de un medio que acepte la idea de los edificios inteligentes, mediante la educación de la comunidad interesada, entre otras tareas.

Cultura urbana La ciudad juega un papel preponderante dentro de la construcción de edificaciones inteligentes porque las condiciones de vida son las que imponen el diseño.

Las cajas de vidrio no responden a la cultura ni al clima , afirmó el arquitecto Walter Kroner, durante la conferencia dictada en el Seminario, Edificios Inteligentes, organizado por la Universidad de los Andes.

Los sistemas integrales son capaces de prever y responder a fenómenos externos anadió el experto.

A eso se llegará, porque se trata de organizar y producir eficiencia, con comodidad, seguridad, y flexibilidad en unión con los valores estéticos y culturales.

Una buena muestra del compromiso con los pueblos, está dada por el edificio del Instituto del Mundo Arabe, en París.

La edificación cuenta con los característicos mosaicos árabes que fueron utilizados en los sistemas de las fachadas.

En realidad, los mosaicos, son diafragmas automáticos manejados por un computador, que regula la apertura para conformar un nivel térmico homogéneo en el interior, que permite el ahorro de energía.

En el país, se abre una puerta para experimentar con la arquitectura inteligente que se nutre de las ideas de los habitantes de la ciudad.

La meta es llegar al edificio inteligente y sostenible.

Bajo el sol La arquitectura inteligente siempre ha existido, siempre ha sido compañera del hombre.

Un ejemplo, son las tribus que pertenecieron a la cultura de las praderas en Norteamérica.

Los Sioux o Dakotas, utilizaban sus tiendas como una vivienda inteligente que permitía condiciones de ventilación y luz, y además, viajaba sin problemas.

El hogar se transportaba, y se armaba donde el usuario quisiera.

Eso demuestra que los conocimientos indígenas sobre diseños inteligentes pueden ser superiores a los de hoy .

La diferencia radica en el avance tecnológico y en la aplicación de software para la construcción.

Ahora, el reto está en poder integrar la arquitectura inteligente con las necesidades humanas.

Experimentar con aire natural para cambiarlo por el acondicionado es sólo una prueba.

Los sistemas de ventilación podrían formar parte de la estructura de la edificación ahorrando energía, a la vez que autorregula su temperatura interior.

Todo es cuestión de utilizar el capital intelectual, que es lo más valioso de un país , concluyó el arquitecto Walter Kroner, especialista en el tema.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.