CARTA DE RESPUESTA AL ABOGADO GUIDO PARRA ES VÁLIDO RECLAMAR DERECHOS HUMANOS, DICEN EX PRESIDENTES

CARTA DE RESPUESTA AL ABOGADO GUIDO PARRA ES VÁLIDO RECLAMAR DERECHOS HUMANOS, DICEN EX PRESIDENTES

El Cardenal Mario Revollo, los ex presidentes Misael Pastrana Borrero y Alfonso López Micehlsen y el dirigente Diego Montaña Cuéllar respondieron al abogado Guido Parra una carta relativa a la solución al problema de la retención de periodistas, en la que destacaron la importancia del cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario, de acuerdo con los convenios firmados por el país sobre la materia. No se trata ya --manifestaron-- de un diálogo imposible sino de reclamar derechos a que son acreedores todos los colombianos sin distinciones. La puesta en marcha de un tratado multilateral, anterior en muchos años a cuanto viene ocurriendo, es aspiración que se puede considerar legítima.

31 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Abrigamos el convencimiento --agregaron-- de que el respeto a los derechos humanos es fundamento de la convivencia social, no vacilamos también en incluir dentro de los temas a tratar, la aplicación de los principios del Derecho de Gentes, hoy Derecho Internacional Humanitario, en donde están consagradas las reglas para hacer menos crueles los enfrentamientos inevitables y darle un sentido cristiano al tratamiento de terceros inocentes. El siguiente es el texto de la carta: En primer término, nuestro reconocimiento sincero por su colaboración en la tarea en que estamos empeñados de rescatar a los periodistas, rehenes de los extraditables. También, queremos agradecerle la forma abierta y pública como nos ha dado a conocer sus puntos de vista. Somos, por principio y por experiencias anteriores, enemigos de los entendimientos secretos que no hayan sido sometidos en toda su transparencia a la opinión pública. Igualmente, estamos de acuerdo en que se registra un gran avance en el anhelo de alcanzar la paz global, no solamente con el terrorismo, inspirado en el ánimo de buscar un tratamiento diferente, sino con la guerrilla.

Nuestra apelación, de contenido humanitario, para que sean devueltas a sus hogares las personas retenidas por los extraditables sigue siendo prioritaria; mas, como quiere que usted propone una solución a la confrontación de los extraditables con las autoridades y nuestras ejecutorias anteriores nos comprometen a hacer cuanto sea posible en busca de la paz, de buen grado prestamos atención a su sugerencia, sin vincular los dos problemas, en el entendido de que vamos a transitar por los caminos de la justicia, como lo tiene señalado el Gobierno Nacional.

No se trata ya de un diálogo imposible sino de reclamar derechos a que son acreedores todos los colombianos sin distinciones. La puesta en marcha de un tratado multilateral, anterior en muchos años a cuanto viene ocurriendo, es aspiración que se puede considerar legítima. De tal tratado fuimos parte por distintas razones y en distintas condiciones jurídicas, los Doctores Misael Pastrana Borrero, Alfonso López Michelsen y Julio César Turbay Ayala. Mal podríamos oponernos a su aplicación en cuanto pueda mantenerse en el plano internacional el conflicto del narcotráfico con el Estado colombiano y ponerle término a esta guerra por la vía de una rendición de sus protagonistas. Otro tanto ocurre con el compromiso suscrito por la Administración Barco, siendo Ministro de Gobierno el Doctor Carlos Lemos Simmonds y el Director del Partido Liberal, Doctor Julio César Turbay Ayala. Si este instrumento, en el que se consigna el propósito de hacer un estudio académico sobre el problema del narcotráfico en todas sus implicaciones, puede contribuir en algo a su solución, consideramos que son bienvenidos sus desarrollos. En el documento respectivo se señala un plazo de 6 meses para entregar tal información a las partes. Es un plazo que aún no se ha cumplido, pero que está próximo a vencerse. Tenemos entendido que hay dos estudios contratados, el uno con la Universidad Nacional y el otro con la Universidad de los Andes, para dar cumplimiento al compromiso pactado.

Porque abrigamos el convencimiento de que el respeto a los derechos humanos es fundamento de la convivencia social, no vacilamos también en incluir dentro de los temas a tratar, la aplicación de los principios del Derecho de Gentes, hoy Derecho Internacional Humanitario, en donde están consagradas las reglas para hacer menos crueles los enfrentamientos inevitables y darle un sentido cristiano al tratamiento de terceros inocentes.

Estamos, pues, a disposición suya y del doctor Gómez Martínez, para explorar el contenido de su propuesta y someterle nuestra opinión al Gobierno Nacional.

Mons. Mario Revollo Bravo, Misael Pastrana Borrero, Alfonso López Michelsen y Diego Montaña Cuéllar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.