Secciones
Síguenos en:
Cañeros gringos en Brasil

Cañeros gringos en Brasil

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de junio 2007 , 12:00 a. m.

La evolución reciente de la economía maicera en Estados Unidos es el resultado de un colosal ejercicio político; se trata de la mayor operación de intervención estatal directa en el mercado de bienes agrícolas. El Gobierno y el Congreso de E.U. han propiciado en los últimos años un gran empujón a la producción de maíz para la destilación de etanol carburante.

En la Ley de Política Energética de 2005, el Congreso estableció el Estándar de Combustibles Renovables. Mediante esta medida, la legislación federal busca duplicar la producción de etanol y biodiesel entre 2006 y 2012. La meta es llegar a 7.5 millardos de galones en este último año. Desde hace años, hay dos condiciones tributarias fundamentales en la operación de la industria del etanol. La Ley energética las mantuvo y amplió su plazo de vigencia.

Por una parte, la industria de distribución de gasolina recibe un crédito tributario de 51 centavos de dólar por galón de gasolina mezclada con un 10 por ciento de etanol carburante. De esta manera se asegura que la industria petrolera ofrezca esta mezcla a los consumidores. Y por la otra, se aplica un arancel de 54 centavos de dólar por galón de etanol importado a E.U.

Además, a escala federal y estadual, hay una compleja arquitectura de rebajas tributarias y subsidios a la industria destiladora de etanol.

Dentro de este marco legislativo, el presidente Bush, en su último discurso sobre el Estado de la Unión a comienzos de este año, esbozó su plan de reducir en 20 por ciento el consumo de gasolina en E.U. en los próximos diez años. La propuesta de la Casa Blanca implica que se multiplique por cinco el consumo de biocombustibles en E.U.en la próxima década.

Obviamente, ello supone una fuerte expansión del área sembrada y un empujón de productividad física. En el 2006 se produjeron 5 millardos de galones de biodiesel y etanol en E.U. Llegar a la meta propuesta significaría que en el 2017 el consumo de esos biocombustibles sea de 35 millardos de galones.

La reacción inmediata ha sido contundente: el precio del maíz aumentó 80 por ciento el año pasado. El porcentaje de la cosecha maicera para etanol es hoy día el 20 por ciento del total; este porcentaje era solo del 3 por ciento hace cinco años. Pero el logro de las metas presidenciales parece imposible en las actuales condiciones de productividad física del maíz. Los números de Bush implican que, ya en el 2012, el área sembrada para etanol debería ser equivalente a toda la superficie del Estado de Montana, que es el cuarto Estado más grande de la Unión. Con estos hechos, los analistas del mercado se muestran crecientemente escépticos sobre las verdaderas posibilidades del cambio propuesto en la canasta energética gringa. La única salida posible sería la apertura del mercado a las importaciones de biocombustibles. Como es obvio, la resistencia de los estados maiceros es y será muy grande. Como bien se sabe, los agricultores reciben directamente enormes subsidios y transferencias directas, que se añaden a los incentivos tributarios a la industria del etanol.

Visto lo anterior, es significativo que el mayor productor de etanol en E.U.

haya decidido darle máxima prioridad a tomar el control de una parte importante de la industria cañera y del etanol de Brasil. Se puede anticipar que buena parte de esa industria quedará en manos de corporaciones norteamericanas a la vuelta de pocos años.

Cuando las grandes empresas gringas hayan puesto pie en las playas del etanol brasileño, cuyo costo de producción es el 60 por ciento del costo del etanol a base de maíz, el Congreso de E.U. sentirá una mayor presión para la apertura del mercado. Esas corporaciones, que influyen fuertemente en el proceso electoral en ambos partidos, podrían lograr lo que no han podido los tratados bilaterales y los discursos oficiales.

César González Muñoz Consultor privado .

Cuando las grandes empresas gringas hayan puesto pie en las playas del etanol brasileño, el Congreso de E.U. sentirá una mayor presión para la apertura del mercado”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.