EUROPA, MONEDA ÚNICA

EUROPA, MONEDA ÚNICA

Con la sola excepción del Reino Unido, cuya primer ministro, Margaret Thatcher, acaba de anunciar que de ninguna manera y por ninguna causa su país adoptará el sistema de una moneda única para la Europa de los Doce, (la Comunidad Económica Europea), ya es un hecho virtual que en el Viejo Mundo desaparecerán, para 1992, las denominaciones monetarias que eran en cierto modo, con los colores de las banderas, las tarjetas de presentación de los países integrantes de Europa. Ya no habrá pues franco, ni lira, ni peseta, ni marco, ni gulden (la moneda de Holanda), ni dracma (la de Grecia).

31 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Solamente sobrevivirá la libra esterlina, que los británicos entienden guardar por encima de todo convenio monetario. Así lo ha dicho Mrs. Thatcher y ya se sabe que esta señora tiene como punto de negra honrilla no revisar sus decisiones. Más todavía: ha dicho que ni siquiera presentará el asunto en el Parlamento, como para que los socios europeos sepan a qué atenerse. Es decir, que en esta comunización (?) de monedas para Europa Occidental, la libra inglesa seguirá siendo eso: la libra, unidad tan intangible y jamás dada a negociaciones como la Corona Británica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.