JUANCHO ROIS VENÍA AL LADO DEL PILOTO DEL AVIÓN

JUANCHO ROIS VENÍA AL LADO DEL PILOTO DEL AVIÓN

Vi que el piloto y Eudes quedaron muertos. Juancho, El Maño, Tito y yo estábamos heridos. Me sacaron del avión a los tres minutos, porque cayó al lado de una carretera, y nos metieron en un camión, para El Tigre.

25 de noviembre 1994 , 12:00 a.m.

Cuando íbamos, yo llevaba a un lado a Juancho Rois y en el otro al Maño Torres, y ellos me palmeaban la pierna, y yo les decía: me están lastimando! .

El relato del guacharaquero Jesualdo Ustáriz, conocido en el ambiente musical vallenato como El Zurdo, se produjo ayer desde Barcelona (Venezuela), donde se encuentra hospitalizado a causa de las lesiones que recibió en el accidente de la avioneta donde perdieron la vida el acordeonero Juan Humberto Rois Zúñiga y sus compañeros del conjunto Eudes Granados Córdoba, técnico de acordeones, y Rangel Torres (El Maño), bajista.

También perdió la vida el piloto, Pedro José Monsalvo, de 63 años, y se encuentra muy grave el otro pasajero, Tito Castilla, cajero.

Ustáriz y Castilla se encuentran en la clínica Zambrano, de la ciudad de Barcelona, en el Estado de Anzoátegui, oriente venezolano. A Castilla se dio por muerto, pero se recupera.

Rois fue sepultado el miércoles en San Juan del Cesar (Guajira) y Granados y Torres ayer en la mañana en Valledupar, en medio de multitudinarias manifestaciones de duelo.

Ustáriz dialogó con el periodista Luis Alandete, de La Voz del Cañahuete de Valledupar, y le narró su experiencia.

El avión era de cinco pasajeros, más el piloto. Te explico: adelante, el piloto y Juancho Rois, en el puesto del copiloto. En el medio, Eudes y El Maño. Y en las últimas sillas, Tito y yo .

Los que murieron instantáneamente fueron Eudes y el piloto. Nos rescataron y a los cinco minutos ya estábamos sobre el camión en que nos trasladaron hasta El Tigre .

Yo caí al lado del piloto, arriba del motor, y tenía miedo de que iba a explotar. Yo gritaba: sáquenme, que va a explotar esto!. No me podía parar ni nada, quedé ahí, listo. Trataba de pararme y no podía. Gritaba ay!, ay!. Enseguida me sacaron .

En el camión montaron a El Maño Torres, vivo, a Juancho Rois y Tito Castilla, vivos, y yo. Todos gritando ay!, ay!, ay!, quejándonos. A ellos los dejamos allá (a Eudes y al piloto) porque quedaron muertos instantáneamente. Los que estábamos vivos, quejándonos, nos llevaron al hospital .

Estaban esperándonos y nos metieron en los cuartos. Cuando me estaban enyesando, llegó la noticia de que falleció Juancho y luego El Maño. Estaban golpeados internamente .

Ustáriz permanece con el 90 por ciento de su cuerpo enyesado, pues sufrió seis fracturas en ambas piernas y su brazo izquierdo. Mientras que Tito Castilla registra fracturas en el tabique, pierna y brazo, lado derecho. Es posible que sean trasladados este sábado a Valledupar, según Ustáriz.

Según el músico, cuando ocurrió el accidente el lunes ya habían terminado los contratos musicales de la agrupación en Venezuela, pero fueron invitados a tocar una parranda típica en la finca de El Guty , un compadre de Juancho Rois que cumplía años el lunes y a la que también estaba invitado el artista Reynaldo Armas.

Precisó que partieron desde Caracas a las cinco y treinta de la tarde para aterrizar en el aeropuerto de San Tome, hora y veinte minutos después. Cuando llegaron a la zona el piloto se extravió porque la pista de aterrizaje tenía las luces apagadas; intentó aterrizar en una carretera, pero antes, una de alas de la aeronave hizo contacto con una torre de transmisión de televisión y se precipitó a tierra al lado de la vía. Presentía lo que iba a suceder , dijo.

Ustáriz manifestó que intención del grupo era durar tres días en la región de El Tigre y luego retornar a Colombia y que Juancho Rois había invitado al bajista Torres, porque solía hacerlo para que sonara más sabroso . A Granados le pidió que le acompañara porque unos acordeones tenían desperfectos técnicos.

Descartó, además, que le fuesen a cercenar sus piernas y brazos, según el rumor que se extendió en La Guajira y Valledupar.

Y, finalmente, precisó que Tito Castilla casi no habla por la hinchazón, pero que su estado mejora cada día.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.