Secciones
Síguenos en:
Una radiografía con manchas

Una radiografía con manchas

La semana anterior, en la Universidad de los Andes, se presentaron los resultados de la encuesta Barómetro de las Américas, que anualmente produce un conjunto de indicadores sobre el estado de la cultura política en varios países de la región.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de junio 2007 , 12:00 a. m.

Según el informe (‘La cultura política de la democracia en Colombia: 2006’), la pobreza, la desigualdad y el desempleo son, objetivamente, los fenómenos que agobian a una mayoría de los colombianos. Sin embargo, la violencia ocupa un lugar prioritario en sus preocupaciones pues superó en 10 puntos porcentuales al desempleo como problema, en cerca de 25 a la pobreza y en 32 a la desigualdad. En contraste, los nicaragüenses ven como su problema más grave la pobreza y los chilenos, la desigualdad.

En sus dos campañas presidenciales, el candidato Uribe Vélez percibió acertadamente la angustia de los colombianos con la violencia. A lo mejor pensó que mientras en el país se respirara una sensación mayor de seguridad, los colombianos aguantarían avances lentos en la lucha contra la pobreza, la desigualdad y el desempleo. De ahí que, más que cualquier otra, la estrategia de mejorar la seguridad interna es la que le ha rendido frutos al Presidente, cuya popularidad ha influido, además, en el “alto” respaldo que los colombianos manifiestan hacia el sistema democrático.

La contrapartida a ese alto nivel de respaldo al sistema es que el de la tolerancia política (la disposición a tolerar y respetar los derechos de las minorías) es “medio-bajo”: estamos por los lados de los de Guatemala y Nicaragua, y no ha cambiado en los últimos tres años. Esto es inquietante.

Según la encuesta, “una porción alta de los ciudadanos profesa actitudes consideradas proclives a una estabilidad autoritaria”. Simultáneamente, el grado de confianza de los colombianos en las instituciones que protegen los derechos ciudadanos es elevado. En este aspecto, Colombia lleva una ventaja frente al resto de países incluidos en la muestra. La confianza en el Ejecutivo es también alta: su nivel es similar al de los pobladores de Chile y de México. De otra parte, la confianza en el Gobierno Nacional es mayor que en los gobiernos departamentales y municipales.

Una conclusión de la encuesta es que, así como las instituciones colombianas y la confianza en ellas salen bien libradas, no ocurre lo mismo con las actitudes hacia la democracia. Estas han venido modificándose, así sea en forma ligera e imperceptible. Los índices de aprobación de la censura, de justificación de un golpe de Estado y de apoyo a una democracia “iliberal” se han elevado recientemente. Esta es una mancha de la radiografía. Lo cual no deja de sorprender y de causar cierto malestar. Por lo menos a mí.

* * * .

Un resultado en contravía de los mandatos constitucionales y de la estrategia que se ha pretendido seguir desde la segunda mitad de los años ochenta es el deseo de los colombianos de una mayor centralización administrativa. La menor confianza en los gobiernos regionales y locales habría conducido a que el 64 por ciento de los encuestados considere que el Gobierno Nacional “debería asumir una mayor parte de los gastos municipales” y a que Colombia sea el país en donde “un menor porcentaje de los ciudadanos estaría dispuesto a pagar más impuestos a los municipios, para que estos presten un mejor servicio”.

¿Qué explica este comportamiento? La respuesta no se encuentra exclusivamente en la corrupción o en el conflicto armado. Tiene su raíz, también, en que el Gobierno Nacional, con el presidente Uribe a la cabeza, ha venido sustituyendo con sus programas de gasto público y sus consejos comunales las funciones de inversión y tributación que deben cumplir los gobiernos locales. Grave golpe para las finanzas del Gobierno Nacional pues atenta contra la autonomía regional y local, un objetivo importante del desarrollo político y económico. Otra mancha preocupante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.