Por una cerveza, soldados mataron a seis personas

Por una cerveza, soldados mataron a seis personas

José Miller Velásquez, un campesino de 38 años, su esposa Melania Campos y su hijo Alejandro de 9, se escaparon de la muerte durante una fiesta en su pueblo, pero ésta los persiguió hasta su casa.

11 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El sábado pasado estuvieron en la escuela Guillermo Ríos Mejía, de Balsillas, San Vicente del Caguán (Caquetá), donde dos soldados del Batallón Colombia Número 28, iniciaron la masacre que dejó seis personas muertas.

La familia participaba del ‘sanpedrito’ que anualmente realiza la escuela, ubicada a un kilómetro de la finca donde Miller era capataz y a pocos metros de la Base Militar de Balsillas.

Los Velásquez Campos se fueron temprano presentían que algo malo iba ocurrir esa noche, contó su cuñada Mester Campos. Ella reclamó ayer los cuerpos de Miller, Melania y Alejandro que por cosas del destino, dice, cayeron en la matanza horas más tarde.

“Ya estaban borrachos” A la 1:00 de la madrugada mientras la fiesta estaba en su furor y la familia de Miller dormía en la casa, los soldados profesionales Alberto Jiménez Rodríguez y Yair Farfán Moore llegaron a la escuela, de civil y portando fusiles, a comprar unas cervezas.

“Ya estaban borrachos y se enojaron porque la rectora, Marlene Berrío, les dijo que ya no estaban vendiendo nada porque la fiesta estaba por terminar”, contó un testigo.

Después de una discusión por las cervezas, los militares, dispararon contra los asistentes. Mataron a Berrío, de 55 años; a Jair Giraldo, de 28; y a Lucas Manuel Corredor de 33 años. Dos personas más quedaron heridas y anoche estaban en estado crítico.

En su huida, los dos hombres, que según el Ejército estaban en estado de embriaguez y presuntamente drogados, pasaron a las cuatro de la madrugada por la hacienda 'La Blanca', donde descansaban los Velásquez.

“Gritaban que les abrieran y como no respondieron tumbaron la puerta. Decían que querían la plata y las llaves de la moto”, dijo un testigo a EL TIEMPO.

Miller respondió que no tenía dinero y que la moto no era suya y los soldados les dispararon. Uno de los niños fue asesinado cuando huía.

Vecinos aseguran que parecían locos, entraron a cuatro fincas más, tomaron tinto en una casa y llamaron por celular. Solo a las 9:50 a.m. de ayer fueron capturados por el Ejército.

OTROS CASOS.

2004, abril 16. Un soldado inició un tiroteo en la Carrera Séptima con calle 53, en Bogo- tá. Su violenta reacción se pro- dujo luego de que le informaron que aún no estaba recuperado de un problema de salud.

2005, enero 16. En un bar de Líbano (Tolima) un soldado profesional disparó contra un comerciante, porque este no le permitió que bailara con su novia. 2006, septiembre 24. Un soldado campesino, en estado de embriaguez, disparó en una gallera asesinando a cuatro personas.

2007, mayo 31. Cinco militares y cinco civiles llegaron a una finca de San Andrés de Girar- dota (Antioquia). Amarraron y amordazaron a tres personas.

La Policía los capturó.

Podrían recibir penas de 40 años.

Desde ayer los soldados Jeimer Alberto Jiménez y Yair Farfán quedaron a disposición de la Fiscalía General.

Sus actos no fueron considerados como cometidos durante el servicio y por eso tendrán que ser juzgados por la justicia ordinaria y no por la militar.

Los soldados tendrán que responder por homicidio agravado y podrían ser condenados a 40 años de prisión.

El defensor del Pueblo encargado, Darío Mejía, explicó que esta acción es una clara violación a los derechos humanos de la población civil y se declaró de acuerdo con que sea la justicia ordinaria la que se encargue de procesar a los soldados.

El caso, aseguran fuentes consultadas por este diario, probablemente dará pie para una demanda contra la Nación, por el hecho de que los agresores son miembros de la Fuerza Pública.

Según el Ministerio del Interior, una de cada cuatro demandas contra el Estado tiene que ver con la Fuerza Pública, a pesar de que en los últimos años las denuncias por violación de Derechos Humanos se redujeron.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.