BAÑOS PÚBLICOS

Siempre se preguntaron los habitantes de Bogotá cuándo llegaría un Alcalde dispuesto a enfrentar el grave problema de la carencia de baños públicos. Algunos se establecieron en el pasado, ciertamente, pero fueron abandonados porque la falta de vigilancia y del necesario mantenimiento los convirtió en escenarios de diversos delitos, en expendios de basuco y otros alucinantes, aparte de que los antisociales empezaron a robarse las instalaciones. Ahora parece que la administración local está precisando los terrenos para establecer inicialmente veinte baños públicos bien dotados, además de otro proyecto para construir otros pequeños frente a los CAI, para aprovechar su vigilancia. También debiera haberlos en los edificios oficiales, los parques, y en general todos los lugares de mayor concurrencia de gentes.

31 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Lo evidente es que no pueden ser sometidos a régimen de abandono. Requieren, como en todas las ciudades importantes del mundo, una administración, que ha de financiarse con el costo del servicio, en el cual se debe incluir la dotación de elementos corrientes y la garantía del aseo. Desde luego también la ciudadanía, que será la primera beneficiada, debe cooperar decididamente a conservar esos auténticos bienes de uso público, cuya inexistencia le da a la capital una condición indeseable.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.