Secciones
Síguenos en:
TELÉFONO ROSA

TELÉFONO ROSA

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de junio 2007 , 12:00 a. m.

Adiós chocolatina En pleno debate al ministro Juan Manuel Santos, su contradictor Juan Fernando Cristo le regaló una chocolatina para que se la llevara a su hija, de 16 años, en un gesto de cortesía. Sin embargo, después de 7 horas de solo discursos y nada de comida, Santos decidió abrirla y comerse un pedacito. A su lado estaba Armando Benedetti, quien también pidió un trozo. Santos le dijo que no, que el chocolate era de su hija. Benedetti, de mal genio y con hambre, lo amenazó: Si no me da, le doy la palabra a Gustavo Petro.

Conclusión: el dulce nunca llegó a la casa del Ministro.

Un sí general Con el ascenso de Óscar Naranjo a la dirección de la Policía, doce generales más antiguos tuvieron que pasar al retiro. Se dijo entonces que había mucho malestar entre ellos. Pero no es así. Diez, de entrada, lo llamaron y le expresaron su apoyo. Y luego éste habló con los dos restantes, que también lo respaldaron.

En Italia, la fea es ‘la cozza’ En el Foro Internacional Mujer y Poder, que se realizó en Bogotá la semana pasada, la periodista italiana Gabriela Saba, al referirse a los estereotipos creados sobre la belleza femenina, contó que muchos televidentes italianos han criticado la telenovela Betty la fea, que se acaba de estrenar en ese país. Dicen que habiendo tantas mujeres bellas en un país como Colombia, les parece increíble que hayan escogido a esa cozza, término despectivo que utilizan para llamar a las mujeres poco agraciadas.

El breve retorno de Gabo a La Cueva Cuando Gabriel García Márquez entró esta semana a La Cueva y se vio más de medio siglo atrás, junto a buena parte de los amigos del grupo de Barranquilla, dijo: “Ahí está Germán, y está Alfonso y Álvaro y, coño, casi todos están muertos”. El Nobel recorrió todas las paredes, vio videos, leyó uno que otro relato. Muchos rostros y muchas historias volvieron a su memoria en ese rincón de Barranquilla. En la corta visita tuvo tiempo hasta para cantar O sole mío con algunos de sus amigos.

¿Uribe tenía gripa o no? Las razón de la ‘parquiada’ en tierra de Álvaro Uribe sigue siendo un misterio. Primero se dijo que tenía laberintitis. Pero luego su médica, Elsa Lucía Arango, salió a desmentir la versión y dijo que tenía solo una fuerte gripa. Lo curioso es que Uribe, en sus apariciones públicas, no dio muestras de tenerla. Todo indica que, en realidad, solo una gran razón de Estado es la explicación de la semana larga sin volar del superviajero presidente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.