Secciones
Síguenos en:
¿Nuevo movimiento estudiantil?

¿Nuevo movimiento estudiantil?

No al margen del problema universitario, surge una pregunta más profunda: ¿resurge el movimiento estudiantil? ¿O estamos frente a una nueva forma de expresión de los estudiantes, que trasciende el espíritu sesentero? Octavio Paz se refirió a este último como “violento y lúcido”, oscilante entre la religión y la revolución, el erotismo y la utopía. Concluye que en los 70 la rebelión enmudeció, porque nunca fue intelectual sino moral. Y este vacío de ideas abrió paso, sin proponérselo, a las protestas terroristas. Y la ausencia de una crítica argumental y reflexiva acabó por pervertir el discurso.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de junio 2007 , 12:00 a. m.

Lo que ocurrió en nuestra Universidad durante las décadas siguientes parece corroborar el aserto de Paz: los anárquicos y los vándalos ocuparon el lugar de los soñadores, y como sus actuaciones siempre fueron más resonantes que los planteamientos de los estudiosos, ocuparon el imaginario de la opinión.

Que empezó a mirar con desdén sus protestas y, poco a poco, asumió la creencia de que este movimiento en su conjunto había devenido en activismo decadente y huero, que a veces manipulaban los violentos.

Pero del mascarón agotado de los panfletos estériles parece brotar, ahora, una conciencia nueva, la de un movimiento juvenil inteligente y pacifista, que aboga por asuntos más estrechamente relacionados con su formación que con la buena salud de la política.

Pero no andan de espaldas al país. Lo asumen de otra manera: más global, menos dramática, más racional, menos emotiva, más eficaz, menos idealista.

Nuevas asociaciones de estudiantes y criterios confederados entre universidades de la capital se insinúan como signos de algo nuevo.

Las masivas marchas de los últimos días obligan a una lectura inteligente, que supere el simplismo de reducir el problema a manipulaciones externas.

Hace poco, los estudiantes de Chile paralizaron Santiago por una protesta que poco tenía que ver con la cuestión política.

La sociedad podría estar a las puertas de un nuevo movimiento estudiantil, que ha reciclado las flores sesenteras en la dinámica de Internet, que se conecta con sus pares, con las ideas y con la vida de una manera alegre, responsable, silenciosa y “fresca”.

Que aprovecha de manera creativa la posibilidad de una comunicación e información en línea, que agiliza el conocimiento y potencia la democracia.

Un activismo transnacional, como sostiene el investigador Sydney Tarrew, que nos obliga a examinar el fenómeno desde una óptica compleja, que empiece a mirar a los estudiantes como el sujeto complejo adaptativo, que, según muchos, caracteriza al individuo del siglo XXI.

guzmanhennessey@yahoo.com.ar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.