TABLAS DE SALVACIÓN

TABLAS DE SALVACIÓN

El ambiente general en Colombia es de pesimismo porque la corrupción nos está llegando al cuello, y en partes tapa , como gráficamente describe la situación un amigo. Las cuantiosas fortunas de los narcotraficantes, que se colaron muy fácilmente por el camino de la apertura, están irrigando toda nuestra economía; y están invertidas en toda clase de actividades lícitas e ilícitas. Y, de paso - el gobierno no se ha dado cuenta?- están arruinando a empresarios honestos; porque a éstos les resulta imposible competir a base de un capital limitado, ganado honradamente y con el sudor de la frente, con narcotraficantes deshonestos, dueños de capitales ilimitados, cuyo objetivo no es hacer negocitos, sino lavar toneladas de dólares. Y en esa operación de lavado la consigna es quebrar precios para quedarse con los clientes, como viene ocurriendo silenciosamente para alegría de los compradores a quienes no les interesa nada más que pagar menos, sea como sea, y no importa a quién. Pero como el

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Sin embargo, no obstante la oscuridad del panorama, hay motivos para confiar en que no todo está perdido. Y esa luz de esperanza nos la dio el inteligentísimo director del DAS, Ramiro Bejarano, quien al frente de un equipo de detectives de primera logró recapturar al narcotraficante portorriqueño, evadido de varias cárceles, incluida una de USA, tras untarles la mano a sus respectivos guardianes, pues el dinero, aquí, como allá, es el ábrete sésamo de casi todas las puertas de este mundo.

La decidida actitud de Bejarano, de reparar cuanto antes la vergenza de tener también en el DAS gente sobornable -que resultó en tan corto tiempo tan exitosa- es digna de elogio y de respaldo. Más gente así es la que necesita Colombia: valiente, responsable, emprendedora; que en lugar de apabullarse se crece ante las dificultades.

El doctor Ramiro Bejarano le ha dado un gran ejemplo a Colombia y les está mostrando a los funcionarios cómo se debe reaccionar cuando el porvenir se pone más negro. El, al frente del DAS, tiene mucho que hacer por Colombia, y lo hará si el país se decide a ayudarle. Por lo pronto, reconforta saber que el director del DAS es un teso. Y de qué calibre.

Empieza uno la semana con optimismo, y con más esperanza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.