SITIADO EL BIPARTIDISMO

SITIADO EL BIPARTIDISMO

Un sacerdote alcalde de Cúcuta? Un médico neurólogo alcalde de Barranquilla? Un profesor universitario alcalde de Bogotá? Un ex jefe guerrillero alcalde de Pasto? Estas son algunas preguntas que serán resueltas esta noche cuando la Registraduría Nacional informe sobre los resultados de las elecciones pero, independientemente de los escrutinios, es un hecho que la tradicional hegemonía de liberales y conservadores ha sido seriamente desafiada por nuevas fuerzas políticas.

30 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los candidatos, en la mayoría del país, se lanzaron y tomaron fuerza con base en propuestas diferentes y, sobre todo, con base en estilos diferentes de hacer campaña.

No valieron directorios políticos, ni acuerdos en la cúpula de los partidos, ni señales a dedo impartidas desde arriba. En algunas ciudades no sirvieron tampoco las consultas internas, pues, o se lanzaron candidaturas disidentes, o los partidos no terminaron acompañando a los candidatos ganadores.

Los colombianos asisten hoy a las urnas por última vez después de cuatro años de elecciones una tras otra. Habrá un respiro hasta octubre de 1997, cuando nuevamente se elijan alcaldes, gobernadores, diputados y concejales.

Del púlpito al despacho Por lo pronto, el nuevo mapa del poder local y regional tendrá un remezón. Cada vez son más los sacerdotes que quieren bajarse del púlpito y subirse a los despachos de los alcaldes. Su contacto directo con comunidades ancestralmente abandonadas y la ausencia de una política de Estado para sacarlas de la miseria abonó el terreno para que germinen sus aspiraciones. Y con más argumentos si el pionero, Bernardo Hoyos, transformó las estructuras administrativas de Barranquilla, una de las ciudades con mayor tradición de corrupción política en el país.

Y que decir de las coaliciones. En cada ciudad, en cada pueblo, se formaron abanicos de liberales, conservadores, movimientos cívicos y empresariales y entre todos promovieron sus propios candidatos.

No hubo afinidades de partido pues, o están atomizados, o el desgaste del poder los tiene en el banquillo.

Los grandes electores de otras épocas están a la zaga. Ya no distribuyen papeletas el día de las elecciones como antes, cuando además la elección de alcaldes y concejales iba amarrada de la de congresistas.

El tarjetón, distribuido por el Estado, y la separación de elecciones dieron un golpe de gracia a las antiguas costumbres políticas.

Aun así es preferible no perder de vista que las maquinarias fueron nuevamente aceitadas. En ciudades en las que algunos candidatos puntean en las encuestas puede ocurrir que pierdan las elecciones.

Ojo con las maquinarias Muchos ciudadanos se sienten inclinados por una candidatura de origen cívico o de marcada tendencia contra la clase política tradicional, pero a la hora de la verdad no salen a votar. Mientras tanto, los concejales con puestos en juntas directivas, alcaldes con jugosos presupuestos y congresistas con partidas regionales, movilizan electores masivamente y son ellos los que terminan definiendo la contienda.

De todas maneras es un hecho que las alcaldías se convirtieron en el escenario preferido de la nueva política local.

Si en otras épocas la escalera estaba conformada por los peldaños del concejo, la asamblea departamental, la Cámara de Representantes y el Senado, hoy en día el poder ejecutivo es más seductor. Ser alcalde de Pasto puede resultar mejor estrategia que ser concejal de Bogotá, o si no remitamos la pregunta a Antonio Navarro, que prefirió ser cabeza de ratón en Pasto que cola de león en el Concejo de Bogotá.

Las elecciones de hoy, en fin, pueden marcar un cambio profundo en las costumbres políticas. Por ahora la confusión ciudadana es enorme, pues se abrieron de tal manera las compuertas electorales que un tarjetón para Concejo, por ejemplo, más parece un mosaico de grado de bachiller, donde caras, nombres y partidos no parecen tener diferencia alguna.

(Recuadro MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.