EL MIEDO GANÓ VOTOS EN ACHÍ

EL MIEDO GANÓ VOTOS EN ACHÍ

Recostado en la columna que sostiene a la Virgen de la Inmaculada Concepción, en camisa sin mangas y tenis imitación Reebook, Edison hablaba de la posibilidad de trabajar como ayudante de chalupa y aprenderse de memoria las líneas del Magdalena, desde Pinillos (Bolívar) hasta Barrancabermeja. Estaba rodeado de dos o tres jóvenes más y, a la luz de la luna, reían. Era sábado 6 de octubre de 1990. Un hombre vestido de militar ascendía por la callecita que conduce al puerto. Volteó por la calle del kiosco y, tras él, aparecieron unos treinta más.

30 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Son los compas, hermano! , oyó gritar Edison; y en segundos el parque Efraín Díaz quedó vacío. Después, resguardado en su casa, escuchó dos o tres disparos.

Desde entonces, a cien metros del muelle, sobre una playita de arena negra y adornadas con flores artificiales, reposan dos cruces en memoria de Isaac de Jesús Rangel Chema, quien llevaba cuatro meses como alcalde de Pinillos, y su hermano Dionicio Aniceto, ex alcalde. A los dos, guerrilleros del Eln los sacaron de sus casas, pasadas las 8:30 de la noche, los ataron de manos y los ajusticiaron en el lugar.

La historia estuvo a punto de repetirse en estos días, no contra los alcaldes en ejercicio, sino contra los aspirantes a la Alcaldía y el concejo de esa localidad, así como los de Barranco de Loba y Achí, al centro de Bolívar.

La campaña de intimidación afectó a Miguel Angel Rangel, único aspirante a la alcaldía de Pinillos; Carlos Eduardo Taffur Quiroz y Demóstenes Fonseca, en Barranco de Loba, y Hernando Beltrán y Luis Padilla, en Achí.

Fonseca fue uno de los primeros en renunciar a su aspiración. Lo hizo el 18 de octubre ante La Registraduría de la localidad, en carta de cuatro líneas en la que reconocía que su decisión obedecía a una expresa y perentoria exigencia del 37 frente de las Farc . El último fue Rangel, el viernes pasado.

La exigencia de la guerrilla cobijó también a los concejales de esos municipios. El 18 de octubre, en Barranco de Loba, argumentando igualmente exigencias perentorias del 37 frente de las Farc , renunciaron 14 de ellos.

El 26 de octubre pasado, el alcalde encargado de Achí, Luis Barreto Hernández, envió una comunicación al ministro de Gobierno, Horacio Serpa, pidiéndole que suspendiera las elecciones en el municipio en vista presión amenazante y aterradora a candidatos aspirantes a Alcaldía y Concejo (...) fin proteger vida y honra ciudadanos aspirantes (sic) . Al día siguiente, el Gobierno anunció su decisión de suspender los comicios para alcaldía y concejo en estas tres localidades, así como en Río Viejo.

Beltrán, ex candidato a la Alcaldía de Achí, dice que el 17 de septiembre, las Farc me mandaron llamar con un emisario, y me llevaron a un lugar determinado que queda como a una hora de camino . En el sitio -cuenta- le hablaron durante unas seis horas y le dijeron que tenía que renunciar porque estaba inscrito con el aval de los grupos políticos que manejan el departamento. El, al igual que Rangel, aspirante de Pinillos, contaba con el apoyo del senador Juan José García, que lidera el movimiento Nueva Fuerza Liberal.

Los otros alcaldes dimitentes, Fonseca, de Barranco de Loba, y Padilla, de Achí, tenían el aval de Carlos Espinosa Faciolince, y a Taffur, el otro aspirante a la Alcaldía de Barranco de Loba, lo apoyaba Alfonso López Cossio. Ellos (las Farc) creen que los políticos lo van a utilizar a uno... se imaginan que uno está muy comprometido con quienes le dieron el aval , dice Taffur, sentado frente a una larga mesa de madera, en el patio de su casa. A su lado, un chinchorro cuelga de un par de vigas desgastadas y las gallinas picotean la tierra.

Pero la exigencia de la guerrilla en esa región del departamento no estuvo dirigida solamente a candidatos sino, también, a los habitantes.

Desde tiempo atrás, en las zonas rurales, pero, igualmente, en la cabecera municipal, grupos de guerrilleros, aprovechando la oscuridad de la noche, pintaron consignas en las paredes de escuelas, centros de salud y casas.

En Guacamayo, un caserío de unas cien viviendas de techo de palma y paredes de bambú, a diez minutos de Achí, amanecieron pintadas todas las casas, un día de comienzos de septiembre.

En Caribona, Corcovado, Coroncoro, Nísperos, Las Llaves, Gallego y Sincerín - territorio de ellos , según un habitante del casco urbano de la localidad- pegaron volantes en las paredes de las viviendas invitando a no votar en las próximas elecciones.

Ellos (la guerrilla) -dice Luis Barreto Hernández, alcalde (e) de la localidad, vestido de guayabera blanca, y un ventilador girando sobre su cabeza, en el despacho de la Alcaldía- manejan el 90 por ciento de la población del municipio .

El mismo poder lo ejercen en Barranco de Loba y en Pinillos, donde los jueces municipales afirman que si el muerto está en zona de la guerrilla tienen que pedirles permiso a ellos para hacer el levantamiento.

Pero en la región, los cadáveres aparecen también sobre las aguas del Magdalena. Evaristo Baratica, secretario del Juzgado Municipal de Achí, dice que en el mes se ven por lo menos cinco cadáveres flotando, sin contar con los que bajan en la noche .

Yo vi una vez uno , cuenta doña Candelaria, sentada en la mecedora de hilos de bambú y mirando el techo de su casa.

Sobre su pecho reposa el Devocionario Católico, que lee todas las noches antes de acostarse.En voz baja, casi un susurro, repasa el Salmo Dos: Por qué se amotinan las naciones y los pueblos planean su fracaso? Se alían los reyes de la Tierra y los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Mesías? .

Salud por votos Entre Achí, Barranco de Loba y Pinillos suman 82.855 habitantes, dedicados, en su mayoría, al cultivo de arroz, sorgo y plátano, y a la pesca.

Como el mayor problema que enfrentan estas poblaciones es la falta de atención en salud, en épocas de elecciones los candidatos cambian fórmulas médicas por votos.

Pero los habitantes de la zona también necesitan vías de penetración (los ríos Magdalena y Cauca son los únicos medios de transporte de carga y pasajeros), alcantarillado, acueducto y electrificación.

Por años, la región ha sido dominada políticamente por el senador Juan José García, el representante a la Cámara Alfonso López Cossio y el ex presidente del Congreso y senador Carlos Espinosa Faciolince.

Las Farc, en su exigencia de renuncia a candidatos a alcaldías y concejos, rechazaban en el aval político que estos ofrecían a los aspirantes. EL TIEMPO intentó hablar con García, López y Espinosa pero fue imposible localizarlos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.