GUERRA AL CO2 APENAS COMIENZA

GUERRA AL CO2 APENAS COMIENZA

Aunque las emisiones a escala mundial de anhídrido carbónico se mantuvieran en los niveles actuales, las concentraciones atmosféricas del gas que atrapa el calor seguirían creciendo durante dos siglos, por lo menos, más allá del punto en que se trastornaría el clima de la Tierra, ha informado un grupo internacional de científicos. Sostener la concentración atmosférica al doble de hoy requeriría recortar las emisiones globales por debajo de los niveles de 1990. Una concentración el doble de la de hoy, elevaría la temperatura superficial media de la Tierra entre 0,6 y 0,9 grados centígrados y provocaría un cambio climático sustancial.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Colombia ratificó el viernes el Convenio Marco de Cambio Climático y lo convirtió en ley de la República. Este instrumento internacional fue adoptado en mayo de 1992 por 150 países y hasta la fecha ha sido ratificado por más de 90. Pretende lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias peligrosas por parte del hombre en el cima del planeta.

Más concretamente, el acuerdo exige que los países desarrollados emprendan acciones que tiendan a conservar las emisiones de anhídrido carbónico en los niveles de 1990, hacia el año 2000. No hay exigencias especiales para otros países.

Pero aunque este objetivo se aplicara globalmente, y se lograra, la concentración de anhídrido carbónico todavía sería el doble de su nivel preindustrial, hacia fines del próximo siglo.

La razón, esencialmente, es que buena parte del gas ya se arroja al aire como resultado de la quema de carbón, petróleo y gas natural, y de la destrucción de los bosques, que imposibilita su absorción por la vegetación terrestre que queda y por los océanos. En consecuencia, el gas aumenta.

El anhídrido carbónico atmosférico es el más importante entre varios gases residuales, como el metano, que captan el calor en forma de irradiación infrarroja emitida por la tierra cuando su superficie se calienta por acción de los rayos solares.

Rio, primer paso Se ha reconocido, hace mucho, en sentido general, que estabilizar las concentraciones de anhídrido carbónico demandaría reducir las emisiones, y el objetivo de la Cumbre de Río se ha considerado apenas como un primer paso.

Ahora, un nuevo análisis del panel intergubernamental de Naciones Unidas, conformado por 2.500 sabios y expertos de todo el globo para evaluar el estado de los conocimientos sobre cambio climático, pretende precisar, específica y cuantitativamente, la relación entre varios niveles de emisiones, las concentraciones a largo término que resultan, y los períodos de tiempo involucrados.

En informes de 1990 y 1992, el grupo sostuvo que la duplicación del anhídrido carbónico atmosférico haría que el clima de la Tierra se recalentara entre 0,6 y 0,9 grados centígrados. Varios cálculos dicen que la temperatura media mundial en la superficie ha aumentado entre 0,3 y 0,6 grados centígrados durante los últimos años.

La magnitud de este nuevo recalentamiento supuesto cuando menos desordenaría el clima de la Tierra al alterar los patrones de circulación atmosférica que determinan dónde es caliente y dónde frío, dónde y qué tanto llueve, dónde y con qué frecuencia golpean las tempestades y cuán violentas resultas éstas.

Puesto que reducir las emisiones de anhídrido carbónico tendría un impacto económico grande, la idea de que las emisiones podrían provocar un desastre climático ha sido discutida por algunos políticos y voceros de la industria.

Las evaluaciones del grupo intergubernamental también han sido atacadas por sabios que llegaron a conclusiones contrarias. El grupo prepara una reevaluación de la respuesta del clima al continuo incremento de los gases que atrapan el calor, la cual debe completarse en un año.

Lo grave Entre tanto, el nuevo informe del grupo esboza un tremendo desafío a las partes que suscribieron el Convenio de cambio Climático al tratar de resolver la cuestión de estabilizar el anhídrido carbónico dentro de un nivel atmosférico seguro, como exige el Convenio.

Los nuevos hallazgos se basan en una gama de modelos por computador del ciclo global del carbono, en que el carbono reciclado se mueve continuamente, en períodos variables de tiempo, entre animales, plantas, microbios, la atmósfera, los océanos y las rocas sedimentarias (ver gráfico).

En los últimos milenios, este flujo produjo una concentración de anhídrido carbónico atmosférico que era más o menos constante, a razón, aproximadamente, de 280 partes por millón. Desde el amanecer de la era industrial, el nivel se ha elevado a cerca de 360 partes por millón: un incremento del 28,5 por ciento.

En el último siglo, la temperatura media superficial de la Tierra se ha elevado casi un grado, pero los sabios sostienen que este recalentamiento pudo deberse a las fluctuaciones naturales del sistema climático, tanto como al incremento de los gases que retienen el calor Muchos interrogantes ofrece el nuevo análisis de emisiones y concentraciones. Los modelos del ciclo del carbono difieren en sus cálculos en más o menos el 15 por ciento e incluyen varias simplificaciones, suposiciones y elementos faltantes.

Por ejemplo, los sabios no han podido dar razón de la suerte del 20 por ciento del anhídrido carbónico emitido como consecuencia de la actividad humana. Los océanos y la atmósfera absorben la mayor parte.

El nuevo informe dice que parte del resto es captado por la reforestación del hemisferio norte. Y parte sustancial de la fracción que falta puede estar en las profundas raíces de los pastos sembrados para el ganado en las praderas suramericanas, según informe de científicos del Centro Internacional para la Agricultura Tropical de Cali, que aparece en una reciente edición de la publicación británica Naturaleza.

Los estudios modelo hallaron que si las emisiones de anhídrido carbónico se mantuvieran a los niveles de hoy, las concentraciones atmosféricas de gas aumentarían durante 200 años, por lo menos, alcanzando las 500 partes por millón (casi dos veces la concentración preindustrial) hacia fines del próximo siglo.

The New York Times News Service.

(VER RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.