PEÑALOSA REZÓ Y ESTUVO CON LA GENTE

PEÑALOSA REZÓ Y ESTUVO CON LA GENTE

Antes de ejercer su derecho al voto, el candidato liberal a la Alcaldía Mayor, Enrique Peñalosa Londoño, ya había hecho dos de las cosas más importantes para él: estar en contacto con la gente y rezar. A las 8:30 de la mañana llegó al Hotel La Fontana para asistir a la jornada electoral infantil que se realizaba allí. Saludó a la gente, habló con los niños y fue entrevistado por ellos.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Doctor Peñalosa qué va a hacer por Bogotá? le dijo uno de ellos.

Vamos a crear campos deportivos para los niños , respondió.

En medio de su recorrido, alguien le entregó su carta astral: mire doctor Peñalosa dice que a partir del primero de enero va a cambiar de puesto... .

Una sonrisa fue la única reacción a la carta y el candidato continuó con su recorrido.

Antes de salir del hotel llamó a Renata, su hija, y a Liliana, su esposa, para que se pasaran por la capilla del hotel y se echaran una rezadita . Un minuto de oración y luego a votar.

Dejó su carro y sus escoltas atrás y se subió en el bus que habían preparado para él.

A las 9:15 estaba en Niza. Lo recibieron con un qué dice el nuevo alcalde de Bogotá? . Entró al área en donde estaban los puestos de votación y buscó la mesa en donde le tocaba.

Buscó su cédula y en la zona 11, puesto 11 mesa 10 depositó su voto.

Luego lo hizo su esposa, cuyo voto casi es anulado porque Peñalosa entró con ella al cubículo, además de que varias cámaras de medios de comunicación estaban registrando el momento.

El voto es secreto si no se retiran llamo a la fuerza pública y anulamos el voto , dijo una de las jurados. Sin embargo, todos obedecieron y nada pasó.

De nuevo al bus, ahora tumbo al Quirigua, localidad de Engativá. A las 9:45 de la mañana, mientras Peñalosa recorría las calles de este barrio hubo quien le preguntó usted si va a hacer el metro? es que Samper dijo lo mismo que usted y no hasta ahora no ha hecho nada .

Otros le decían doctor yo ya voté por usted no se vaya a olvidar de nosotros .

Tranquilos, van a ver que trabajo para merecer su voto , respondió.\ Hacia la Plaza de Bolívar A las 10:30 de la mañana el paradero de Peñalosa era Fontibón. Allí se subió a los buses, paró los carros, saludó a todo el que pudo y escuchó a los vendedores ambulantes, a los emboladores y a quienes tenían alguna duda sobre él o su programa.

Su próximo destino, antes de acompañar a su hija a votar en la Plaza de Bolívar, fue Kennedy.

Allá habló con la gente que hacía fila en los cajeros automáticos.

Para entonces ya eran más de las 12 del día y su hija estaba impaciente por depositar su voto en las elecciones juveniles, así que su padre debió apresurar el paso para llegar pronto a la Plaza de Bolívar, donde Renata y sus primos participaron del proceso democrático.

A la 1 de la tarde Peñalosa y su equipo tenía un almuerzo en el hotel La Fontana, después iban hasta Unicentro y por último rumbo a la sede de la campaña en el hotel Orquídea Real, en donde esperó el resultado final.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.