AHORA, POR EL TETRA

AHORA, POR EL TETRA

Fueron apenas 2 minutos y 24 segundos los que la distanciaron de una gloria que estaba escrita para ella. Suficientes, sin embargo, para que los aficionados del Hipódromo de La Villa volvieran a delirar con esa clase que le brota a borbotones por todos los poros, a emocionarse con su rítmico y cadencioso galopar, a sorprenderse con ese contundente tranco, el mismo que llevó a la potranca Sahreena a obtener la Triple Corona de la hípica colombiana. Es la séptima vez, desde que en 1954 lo consiguiera Triguero en el Hipódromo de Techo, que un ejemplar hace la moñona al ganar la Polla, el Derby y el Nacional, y Sahreena, entrenada por Enrique Rayo y propiedad del Stud Visir de Juan Carlos Atuesta, se convirtió en la tercera potranca en colgarse los tres lauros.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Eran pocos, realmente casi ninguno, los que dudaban de la victoria de la hija de Manzotti y Crimson Sands por R. Pocket, que otra vez fue conducida con acierto por el jinete Manuel Perlaza. Pero como en las carreras de caballos no está dicha la última palabra hasta que se cruza la meta, Sahreena debió demostrar una vez más en los 2.100 metros del recorrido que era la mejor. Sin discusión.

La veloz Gemoal, en compañía de Fast Wind y Forest Delight, los ejemplares ligeros del contingente, salió a imponer el ritmo de carrera, que fue muy elevado en el primer kilómetro (pasaron en 1.03). La campeona corría atrás, a unos diez cuerpos, junto con Il Duce, el único rival que podía poner en riesgo su aspiración.

Igual que en el Derby, Perlaza animó a la potranca al promediar la recta opuesta -frente a los corrales- y en el poste de los 800 metros pasó de largo, con una facilidad asombrosa. Il Duce, que llevaba las riendas de Luis Perlaza, se desesperó e intentó seguirla, pero lo único que consiguió fue el placé, a tres y medio cuerpos de la triple coronada. Fast Wind y Gemoal, en ese orden, completaron la pizarra.

Ahora, Sahreena tendrá un mes para prepararse de cara al nuevo reto, la cuádruple corona femenina, cuando tome la partida el próximo 26 de noviembre en el Premio Las Oaks. Solo una vez en la historia, precisamente en este mismo óvalo de Hipovilla, una potranca ganó Polla, Derby, Nacional y Oaks. Fue la espectacular Muchachita, la hija de Maximus y Zayalinda por Zayandeh, en 1992.

Esa será la penúltima salida de la pupila de Atuesta a la pista, porque se despedirá definitivamente de la afición, que la hizo un ídolo, el sábado 12 de diciembre, con ocasión del Premio Comparación. Después irá a enriquecer la crianza nacional en las dehesas del Criadero Visir, donde será servida por el padrillo estadounidense Desert Prospector.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.