Secciones
Síguenos en:
Listo para enfrentar un infarto

Listo para enfrentar un infarto

El 70 por ciento de las personas que mueren de manera súbita como consecuencia de un infarto estaban acompañadas por un familiar o un amigo que, en su mayoría, no supieron auxiliarlas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de abril 2007 , 12:00 a. m.

Se considera que una persona está siendo víctima de un infarto cuando tiene un dolor de gran intensidad en el pecho (detrás del esternón), de tipo opresivo y que se irradia al brazo izquierdo, al cuello o a la mandíbula; no calma con reposo y se acompaña de sudoración intensa y fría, náuseas, palidez y vómito.

Es importante tener en cuenta que a veces los síntomas pueden ser distintos: el dolor no es típico o inclusive no hay dolor (lo que es frecuente en personas diabéticas) y no hay acompañamiento de otras alteraciones.

¿Qué hacer? Llamar inmediatamente a un teléfono de urgencias (en Bogotá es la línea 125), para que en una ambulancia se traslade al paciente al hospital más cercano.

Avise que es un posible infarto para que envíen la ambulancia adecuada, pues en ella debe empezar el tratamiento.

Calmar al paciente. Si este ya ha tenido episodios de dolores anteriores diagnosticados como angina de pecho, lo más seguro es que tenga algunos medicamentos; entre ellos están los que dilatan rápidamente los vasos sanguíneos y se ponen bajo la lengua. Búsquelos y déselos. También puede darle una aspirina.

Si no ha recibido o no tiene formulados estos medicamentos, solo suministre la aspirina. Acuéstelo en total reposo, ponga una almohada bajo su cabeza y aflójele la ropa mientras llega la ayuda.

¿Qué no debo hacer? Muchas veces estos dolores son interpretados como úlceras e indigestión. Si hay duda, no le dé antiácidos ni sales ni otros medicamentos. Tampoco mueva a la persona, no trate de levantarla ni moverle los brazos “para que respire”, porque eso empeora las cosas.

¿Cómo sé que el corazón de una persona se paró por un infarto? Porque después de presentar los síntomas anteriores, no hay latidos cardiacos (no se encuentra el pulso arterial en la muñeca ni en la parte antero lateral del cuello, que corresponde a la arteria carótida). Además puede haber falta de respiraciones, por lo que la persona toma una coloración morada en mucosas y piel (cianosis). Puede acompañarse de compromiso del estado de conciencia y pérdida de reflejos oculares.

¿Y si la persona está inconciente y no respira? Primero hay que liberar las vías aéreas. Se debe situar al paciente en una superficie plana, extender su cuello, retirar cualquier objeto extraño de la boca (incluye prótesis dentales) y evitar que nada obstruya el paso del aire a los pulmones. Se debe verificar si existe la necesidad de hacer un masaje cardiaco tomando el pulso en la arteria carótida (cuello); si no hay latidos hay que iniciar la reanimación cardiaca. (Ojo: este masaje solo debe darlo quien haya recibido el entrenamiento adecuado para hacerlo). La presión del tórax se hace con las dos manos, en forma recta y enérgica, con una profundidad entre 2 y 5 centímetros.

¿Y si soy yo la víctima del infarto? Si sospecha que tiene infarto, tranquilícese, siéntese o acuéstese, tómese una aspirina, afloje su ropa y llame de inmediato una ambulancia. Si siente mareo es probable que su corazón esté más lento, razón por la cual usted pierde oxígeno. Tosa con fuerza: esto aumenta la presión intratorácica y hace que el corazón palpite un poco más fuerte.

¿Qué más debo saber? Que lo más importante para prevenirlo es promover estilos de vida saludables: comer sanamente, hacer ejercicio y evitar el cigarrillo, moderar el alcohol y bajarle a la presión cotidiana.

Que cada persona debería asistir cada año a un control con su médico, y que si se tiene una enfermedad asociada como diabetes, hipertensión, obesidad, debe controlarse de manera estricta.

FACTORES RELACIONADOS CON LA PRODUCCIÓN DE INFARTOS EL TABACO Un fumador crónico aumenta por 7 el riesgo de infartarse. Su efecto es directo sobre las arterias.

LAS GRASAS El colesterol y los triglicéridos tapan las arterias. Son factores modificables, que pueden prevenirse.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL La tensión alta no controlada aumenta el trabajo del corazón y sus riesgos.

DIABETES Los problemas de azúcar deterioran las arterias y también las obstruye a edades tempranas.

OBESIDAD El sobrepeso recarga el corazón, además de aumentar la tensión arterial y las grasas de la sangre.

HISTORIA FAMILIAR El riesgo de padecer infartos se aumenta cuando en la familia hay antecedentes.

QUÉ ES UN INFARTO AGUDO DEL CORAZÓN Es un evento inesperado que constituye una verdadera emergencia. Se debe a la obstrucción total de alguna de las arterias coronarias o sus ramas (las arterias coronarias son las que llevan la sangre al músculo cardiaco).

Esto clínicamente se traduce en un dolor en el pecho, de gran intensidad y duración, además de acompañarse de sudoración, náuseas y vómito.

Si no se actúa de inmedio, el área del corazón que no es irrigada puede sufrir necrosis (muerte del tejido por falta de irrigación), lo que impedirá un buen funcionamiento del músculo cardiaco, si no se ha producido la muerte.

La sobrevida muchas veces depende de la atención inmediata que se reciba. Al ser una de las principales causas de muerte, se recomienda que la gente se entrene en la forma de enfrentarlo.

‘‘ Es importante tener en cuenta que a veces los síntomas pueden ser distintos: el dolor no es típico o inclusive no hay dolor”.

Gabriel Robledo, médico cardiólogo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.