VISTAZO A LOS MONITORES

VISTAZO A LOS MONITORES

Los monitores son piezas frágiles. Tanto que se pueden presentar variaciones considerables entre modelos iguales. Los clientes corporativos que compran unidades idénticas por docenas, pueden encontrar que una tercera parte es sobresaliente, una tercera parte es regular y hay una tercera parte con la que no saben qué hacer. Eso sucede en parte porque quizás los desalinearon durante el transporte.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los monitores han mejorado mucho, pero a pesar de los controles digitales siguen siendo descendientes análogos de aparatos de otra época.

Sus cualidades deben traducirse en tonalidades de rojo, azul y verde que pueden ser tergiversadas hasta por el campo magnético de la Tierra. Las tarjetas que envían las señales, frecuentemente introducen sus propias distorsiones.

Básicamente es una anarquía total , opina Ray Soneira, quien sabe de qué habla. Su compañía, Sonera Technologies, vende un programa llamado Displaymate for Windows (vale 79 dólares en Estados Unidos) que puede ayudar a descubrir y corregir las imperfecciones en las presentaciones de pantalla.

La nomenclatura de los monitores, de otro lado, tiene su mico . En el mundo no regulado de los monitores, 17 pulgadas de medida diagonal universalmente significa aproximadamente 15 pulgadas utilizables; y 15 pulgadas significa 13.

Aunque una pantalla de 17 pulgadas es más grande que una hoja estándar de papel, su orientación horizontal impide que presente una página vertical de tamaño natural.

De todas maneras, los modelos de 17 pulgadas parecen ser una opción razonable entre las pantallas pequeñas y poco costosas de 15 pulgadas y el enorme peso, volumen y precio de las de 21 pulgadas, tan apreciadas dentro del mundo gráfico.

Los monitores de 17 pulgadas ofrecen aproximadamente 30 por ciento más área de pantalla que sus contrapartes de 15 pulgadas y cuestan entre 700 y 1.300 dólares en Estados Unidos. Pero pesan entre 40 y 50 libras, lo que puede hacer que moverlos sea muy difícil. Los modelos de 17 pulgadas más recientes manejan bien los aspectos básicos.

Al escoger un monitor insista en una distancia entre puntos de 0,28 milímetros o menos, una resolución de por lo menos 1.028 por 764 pixels y una velocidad de al menos 75 hertz para la tasa de renovación vertical.

También debe cumplir con los estándares de ahorro de potencia Energy Star y es preferible que tenga un recubrimiento de pantalla antirreflectivo. Las unidades más costosas típicamente ofrecen un mayor control y, frecuentemente, una mayor resolución, estabilidad, nitidez y brillo.

Caros, pero excelentes El precio no siempre se correlaciona con el desempeño, pero algunas veces sí sucede. Nanao USA Corporation, una firma de Torrance (California), tiene fama de fabricar monitores costosos, pero excelentes.\ Su nuevo Flexscan T2-17 (cuyo precio es de aproximadamente 1.299 dólares en Estados Unidos), construido con base en el tubo de imágenes aperture grille de Sony Trinitron, demuestra que la fama es merecida.

Uno de los pocos problemas del Flexcan es algo de impureza del color, especialmente en los bordes de los extremos de la imagen.

El recubrimiento antirreflectivo de la pantalla dificulta la remoción de huellas digitales, pero funciona tan efectivamente con la brillantez innata de la pantalla que pude usar fácilmente el monitor aunque estaba al frente de una ventana soleada.

Las altas capacidades de velocidad de renovación (más de 75 hertz a una resolución de 1.280 por 1.204 y 90 hertz a 1.204 por 768) eliminan el parpadeo. Las configuraciones de fábrica para la altura y ancho de las imágenes no siempre llenan la pantalla, pero el monitor no tiene problemas para memorizar los ajustes que se hacen.

Una interfaz extraña hace que el uso de los menús en la pantalla sea engañoso, pero ofrecen información útil y todo tipo de opciones de ajuste, algunas de los cuales realmente requieren software de evaluación de patrones que Nanao no ofrece.

Nanao incluye software Colorific, diseñado para ayudar a coordinar los colores que se ven en la pantalla con los que se obtienen en la impresora, y protectores de pantalla After Dark.

IBM, por su parte, usa un tubo Trinitron en su monitor 17P (cuyo precio es de unos 1.100 dólares), cuyo panel anterior ofrece prácticos controles individuales para la mayoría de las funciones de las pantallas Nanao.

El 17P se comportó en forma muy similar al Nanao, pero pareció ligeramente menos nítido y no logró las más altas velocidades de renovación ni eliminó la distorsión geométrica.

Recientemente, NEC Technologies, una empresa de Boxboro (Massachusetts, EE.UU.), lanzó una serie actualizada de los monitores Multisync.

La línea ha adquirido gran popularidad a pesar de su demora para ofrecer características tales como el recubrimiento antirreflectivo y las altas velocidades de renovación.

El nuevo Multisync XE17 (con un precio de 1.060 dólares) incluye un recubrimiento, pero deja la resolución de 1280 por 1024 en solo 60 hertz; y la de 1024 por 768 por encima de 76 hertz al modelo XP17, que cuesta unos 1.295 dólares.

El XE17 ofrece controles en pantalla para una gran cantidad de funciones e incluye controles para el ajuste rápido del brillo y contraste. Aunque es más claro que muchos modelos de niveles básicos, la unidad que probé sencillamente no logró igualar en brillo y nitidez a los Trinitron, y la función de inclinación de la base no funcionó.

The New York Times News Service

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.