Secciones
Síguenos en:
NUEVO FRAUDE ELECTORAL

NUEVO FRAUDE ELECTORAL

De todo se ha visto en la campaña electoral, más de lo que se hizo en pasados debates. Son los diversos recursos a que acuden el centenar de candidatos que saturan los tarjetones para persuadir a los votantes, que los lleva a las prácticas de siempre, que estimulan la mendicidad electoral con el reparto de cemento y víveres; urbanizaciones más o menos legalizadas por la influencia política, o hasta clandestinas, pero ubicadas en los últimos confines de la ciudad y también la maquinaria de obras públicas que se presta al amparo de la amistad con el gobernador o con la alcaldesa.

Son procedimientos de proselitismo cíclicos, que se dan en cada evento electoral y que constituyen para ciertos segmentos de los estratos más bajos, su cosecha y su oportunidad de conseguir algo. En el Meta no se superó esa táctica, por el contrario se innovaron otras maneras de buscar los votos, mediante estrategias ajenas a lo que debería ser la esencia de una sana contienda democrática que busca la emulación de propuestas y programas serios y viables.

En estos procederes, pierde credibilidad la clase política, se desprestigian los partidos que así se diluyen. No hay orientación a la opinión pública ni educación social; se corrompe el sistema y se deslegitiman las instituciones.

Entre las curiosas novedades que se utilizan para hacer política están las de valerse del apellido cuando coincide con el del gobernador para presentarse como consanguíneos suyos y ostentar tal parentesco como capacidad de influencia. O sacar de apuros a novios y parejas mediante prácticas abortivas a cambio de votos. Otros son educadores oficiales, están en la nómina, y prevalidos de su ascendencia sobre padres de familia y comunidad buscan su favor político, a sabiendas de que la eventual elección sería precaria y rápidamente anulada por el Contencioso Administrativo por su inhabilidad para ser elegidos.

El mayor fraude al elector, el más común y de vieja data, lo constituyen los candidatos que prometen lo imposible, ignorando de manera absoluta el ámbito de competencias de cada cargo y de cada Corporación. Asumen compromisos que no cumplirán, por arzones de orden financiero, o porque no corresponde a las funciones del elegido, pero también porque en algunos casos no es asunto de este mundo. El candidato a la gobernación (por la convergencia cívica) prometió desde reforma agraria hasta modificaciones a la apertura económica; algún cturales que no son de manejo local.

Esa clase de candidatos degenera la democracia porque la deforman. Son la explicación a la causa de la apatía electoral y la justificación del hecho de que cualquier aparecido, con sólo pararse en la cabeza o mostrar el trasero ponga en aprietos a los partidos políticos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.