EL TRIUNFO DE LA PERINOLA

EL TRIUNFO DE LA PERINOLA

Una cotorra y una lechuza jugaron un papel importante en la vida del entonces rector de la Universidad Nacional, Antanas Mockus. Eran dos figuritas de vidrio que adornaban su oficina y le servían para ilustrar la división que, según él, existe entre los académicos.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La cotorra es el que habla mucho y reflexiona poco, y la lechuza, el que reflexiona mucho pero habla muy poco. Para él, lo ideal sería una combinación de ambos.

Eso es lo que dicen algunas de las personas que lo rodearon en esa época. Con ellos y con amigos más cercanos a su vida actual, EL TIEMPO trató de hacer una aproximación al pensamiento y a la cotidianidad del nuevo Alcalde Mayor de Bogotá.

Durante cuatro días este diario se encontró, en su casa y en su sede, con una respuesta insólita en la recta final de una campaña política: toda la agenda fue cancelada, él se halla encerrado trabajando en los proyectos para la ciudad .

Esa actitud tal vez refleje, en parte, lo que algunos dicen de Antanas Mockus: Tiene una pata en el presente y otra en el futuro , Además, las encuestas le permitían darse el lujo de desaparecer de la escena en un momento crucial.

Mientras, en el segundo piso de un edificio cercano al Concejo de Bogotá, sus colaboradores empacaban manotadas de perinolas en bolsas plásticas, atendían seguidores y lidiaban lagartos de última hora.

Allí, en un híbrido de afiche y de periódico mural titulado Parakletor, editado por un grupo de intelectuales seguidores de Mockus, están algunas reflexiones que Mockus hace sobre su alcaldía: Lo importante no es que voten por mí, sino que me acompañen luego. Los bogotanos pueden esperar de mí la dedicación, la congruencia, la coherencia.... Soy flexible pero no soy veleta . Y en medio de conceptos sobre Odisea, cerros tutelares, experto, Santafecita linda y generaciones, se leen frases sueltas: El arte de matar ratas , A quién apoyan Fanny Mickey y la colonia Judía? , A lo nuevo, no tenerle miedo . Cuando visita este lugar - dicen sus allegados- , se clava en el computador o se dedica a leer. Y a veces a charlar sobre los problemas de la ciudad .

La imagen que ha dejado en las 17 personas entrevistadas que en algún momento tuvieron contacto con él, es la de una persona con una gran capacidad de trabajo, que permanentemente está generando ideas. Puede trabajar hasta las dos de la mañana, y estar dándole otra vez a la cuatro , dice uno de sus amigos.

Algunos lo califican de obsesivo, otros de estricto en extremo con sus compromisos , o de poseer una disciplina extralimitada, heredada de un hogar de migrantes lituanos. Su madre es escultora y su padre era ingeniero.

Durante toda su vida, excepto los tres años que permaneció estudiando en Francia, ha habitado en la misma casa de dos pisos en el barrio Quinta Paredes. Allí, sus vecinos extrañan la época que saludaba con un Quiubo hermano y se quedaba a charlar en las esquinas sobre la seguridad, el tráfico y otros problemas de su sector.

Tesis laureada A Francia viajó en 1969, becado por el gobierno de ese país, a estudiar matemáticas en la universidad de Dijón. Ese mismo año había terminado su bachillerato en el Liceo Francés Louis Pasteur de Bogotá.

Uno de sus profesores lo recuerda como un alumno muy inteligente, de gran claridad mental y capacidad de síntesis, bueno en todo. En filosofía era bueno y excelente en matemáticas, de convicciones y sentimiento profundos .

A su regreso de Europa se vinculó como profesor a la Universidad Nacional y luego hizo allí mismo la maestría en Filosofía. Su tesis Representar y disponer, fue laureada. Su contenido puede dejar a muchos tan perplejos como el famoso día en que se bajó los pantalones: un estudio de la noción de representación orientado hacia el examen de su papel en la comprensión previa del ser como disponibilidad .

La pinta de jean y mochila, y la bicicleta que subía a pulso hasta el tercer piso del edificio de matemáticas, lo acompañaron hasta poco después de ser nombrado en la vicerrectoría académica. Luego de tres años llegó a la rectoría del mayor centro de estudios del país.

Entonces comenzaron a verlo de paño y corbata, y la bicicleta terminó, después de abandonos y reconciliaciones, desplazada por un auto blindado.

Los trece profesores y un directivo entrevistados en la Universidad Nacional coinciden en las bondades de la reforma académica y de los planes curriculares que lideró Antanas Mockus en las 72 carreras que existen en ese centro educativo.

También le abonan a su gestión el considerable aumento que tuvo el presupuesto de la Universidad y el haberse enfrentado a asuntos tan polémicos como la nueva escala en el costo de las matrículas y la evaluación de profesores.

Algunos docentes señalan ciertos vacíos en la reforma académica, pero al final todos coinciden en que fueron muchos más los aciertos que los desaciertos , y definen a Mockus como un ser muy humano, dinámico, inteligente, amigo del trabajo en equipo y de los retos difíciles, demasiado estricto, con una gran capacidad de análisis, capaz de abordar cada problema como si fuera el único que existiera, aunque un poco terco .

Las personas que lo conocen más íntimamente lo definen como tierno, con la paciencia suficiente para sentarse a enseñarles cosas a sus dos sobrinos de 6 y 7 años, con ciertos rasgos infantiles que se reflejan en su gusto por la lúdica, y con mucha destreza manual.

En su casa construyó el horno para fundir las esculturas de su mamá, fabricó una ducha eléctrica y un calentador de ambiente que le obsequió a un amigo. Es un soldador experto, tanto que les ha enseñado ese oficio a varias personas.

Todos ponen Otro de los logros que le adjudican en la Universidad es el haber institucionalizado los cursos de contexto que respaldan la teoría del anfibio cultural . Esta habla de que el hombre es un mutante permanente que debe saber moverse con fluidez en diferentes disciplinas.

Por ejemplo -dice un profesor- un ingeniero no solo debe ser capaz de construir un puente. También debe prever qué transformaciones culturales, y qué nuevos hábitos va a generar ese elemento .

Al igual que la del anfibio , en algunas cabezas de la Nacional dan vueltas otras de sus teorías: la de los fósiles vivientes y la de los parteros del futuro. Otra teoría que da vueltas es la de la perinola, la de todos ponen y todos toman , que guiará a la administración de la capital colombiana durante los próximos tres años.

Algunas personas afirman que la irreverencia de Antanas Mockus lo lleva a tomar sus propias decisiones cuando no lo convencen los argumentos de los demás, aunque estos sean mayoría.

En Mockus lo anecdótico es difícil de encontrar. Quienes han estado cerca de él terminan hablando siempre de los conceptos que rodean cada actividad de su vida, hasta la bajada de pantalones, los paseos en cicla, las extenuantes caminatas por la sabana y la construcción de un sillín para la cicla de su hija como ejemplo de antítesis de trabajo alienado .

De estos conceptos se escapan las cada vez más escasas rumbas. Aunque en sus años de estudiante de filosofía bailaba lo que fuera hasta las siete de la mañana , dice una ex compañera de esa facultad.

Algunos afirman que Mockus le dio más coherencia a su discurso durante su paso por la rectoría de la Nacional, el cual siempre gira en torno a la idea de que lo que el hombre piensa se convierta en acción transformadora , dice el ex compañero de un grupo de investigación.

Y una de las primeras cosas que transformó Mockus fue la forma de hacer política, hasta el punto de ser el único candidato que gana una elección tan importante a punta de perinola.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.