QUIÉNES SON LOS NUEVOS ALCALDES DEL PAÍS

QUIÉNES SON LOS NUEVOS ALCALDES DEL PAÍS

Medellín Sergio Naranjo Pérez Sergio Gabriel Naranjo Pérez, el nuevo alcalde de Medellín, habla siempre con ímpetu y vehemencia. De un temperamento severo y riguroso, este militante del partido conservador reconoce que a veces se calienta y regaña duro, pero quienes han trabajado muy de cerca con él dicen que es una persona profundamente humana.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Puesto que concibe la política como un servicio a la comunidad, y no como el hecho de hacer activismo político, considera que ha hecho política toda la vida.

En todas mis actividades, como profesor universitario, decano de la facultad de Economía de la Universidad Autónoma Latinoamericana, banquero durante nueve años en Medellín, jefe de planeación del Seguro Social, asesor económico del Ministerio de Agricultura y presidente del Club Atlético Nacional, he estado haciendo política, porque lo que he hecho es prestarle un servicio a la comunidad , dice.

Pero, como alcalde de Medellín piensa que tendrá una variante. Voy a tener más herramientas, más recursos financieros y humanos para prestarle un servicio a la comunidad con mayor eficiencia y mayor eficacia .

Es un hombre de una fe profunda. No tengo ageros de ninguna naturaleza. Creo en Dios nuestro señor, soy absolutamente positivo y cuando me trazo un objetivo, trazo también las estrategias para ganar .

Naranjo, de 50 años, economista de la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín especializado en planeación urbana, se considera un lector empedernido. En su adolescencia pudo leer todo lo mejor de la literatura universal; después, cuando terminó su carrera, le tocó dedicarse a temas especializados como los económicos y los administrativos.

En sus tiempos libres disfruta del tenis, en compañía de sus hijos. También goza con un buen bambuco, los tangos o la música clásica y carrilera.

Le encanta tomarse sus aguardienticos con sus amigos. Ahí me desdoblo y me integro con gran facilidad y si encuentro quién me rasgue una guitarra y me toque un buen bambuco, ahí me tienen cantando toda la noche .

Cali Mauricio Guzmán Cuevas La lesión de un menisco lo hizo dejar la práctica intensiva del fútbol. Entonces decidió concentrar todo su tiempo libre a lo que también le apasiona: la política.

El ritmo de entrenamiento como deportista le enseñó que toda actividad exige dedicación y entrega, y ante todo, que se debe disfrutar de todo lo que se hace en la vida.

Graduado en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad San Buenaventura, Mauricio Guzmán Cuevas fue gobernador del Valle en el período julio de 1990- octubre de 1991.

Luz Helena Azcárate, su esposa dice que él tiene algo de campesino, por su sencillez, entrega a las demás personas, facilidad para llegar a los demás y gusto por el campo.

Afortunadamente, dice, estas cualidades las heredaron nuestras dos hijos: Juan Manuel, de 9 años; e Isabella, de 5.

En sus 14 años de matrimonio, las visitas a la finca son especial motivo de encuentro familiar y descanso.

Por eso sus allegados dicen que agradece especialmente cuando le obsequian una jáquima, un freno, una silla, una grupa, un estribo o cualquier otro apero que le permita disfrutar de su gran apego por los caballos.

Aún cuando dice que no tiene ageros, recuerda que con la venta de su caballo Panagulis costeó parte de su campaña a la Gobernación.

Después, cuando ganó la consulta con el ex presidente César Gaviria nació una potranca a la que curiosamente llamó Consulta porque le trajo muy buena suerte.

Dice que le gusta la música tropical porque le permita dar rienda suelta a su alma de negro que lleva dentro y se considera buen bailarín.

Pero cuando se encuentra solo o quiere leer un buen libro prefiere la música clásica y la orquestada.

Su color es el verde en lo deportivo, como seguidor del Deportivo Cali y el rojo en lo político como buen liberal, pese a que ahora está en una coalición liberal-conservadora.

La gente que le acompaña señala que admira mucho cuando alguien sonríe, para él es el mejor regalo.

También lo son las flores que regala a su esposa cada vez que puede y, sobre todo, los días de elecciones para agradecerle su compañía y amor en sus 14 años de matrimonio.

Bucaramanga CARLOS IBAÑEZ MUÑOZ Ni para ir a la plaza de mercado este abogado liberal bumangués de 42 años se viste con ropa informal.

La pulcritud y la elegancia son una costumbre que adquirió en sus días de universitario en la Gran Colombia de Bogotá.

Cuando cursaba bachillerato en el liceo Celedón de Santa Marta era un estudiante tímido y un poco retraído; era el cachaco aburrido, serio y calmado.

El momento del desquite llegó en la universidad; le gustaba hacerle bromas a sus compañeros y quienes lo conocieron en ese entonces lo recuerdan como un joven jacarandoso, rebelde y contestatario.

Ese mismo liderazgo lo llevó a la Alcaldía de Bucaramanga.

El es amante del vallenato, el fútbol, las caminatas largas y las pastas en todas sus presentaciones.

Se casó en 1974 con María Emma Santamaría cuando ella apenas había terminado su quinto año de bachillerato.

Tienen tres hijos: Ana María, de 19, quien ya terminó su bachillerato; Carlos Andrés, de 12; y Juanita de 9.

Durante la campaña aumentó unos cuantos kilos, pues la ansiedad le produce hambre y tiene que estar picando a cada rato.

Quienes lo rodean mantienen siempre una actitud de servicio porque saben que su jefe siempre espera que muestren su mejor cara ya que ese es el compromiso con quienes lo llevaron al poder.

En el trabajo es bastante perfeccionista y suele ser explosivo cuando la gente no hace las cosas con inmediatez; detesta la deslealtad y exige orden y disciplina.

Las cosas en su hogar no son muy diferentes. Su esposa María Emma dice que no permite que ni siquiera un domingo sus hijos y ella estén desarreglados.

Al finalizar una ardua jornada de trabajo siempre tiene un libro de cabecera con temas de historia y política colombiana que son sus favoritos.

Fue concejal de Bucaramanga en 1983 y antes de ser candidato a la alcaldía por el partido liberal se desempeñó como gerente de las Empresas Públicas de Bucaramanga.

TUNJA Manuel Arias Molano El nuevo alcalde de Tunja, el conservador Manuel Arias Molano, es ingeniero de transportes de la Universidad Pedagógica de Colombia y tiene gran experiencia en la administración pública y en la vida política nacional.

Se desempeñó como director general de Tránsito y Transportes de Boyacá, gerente de empresas privadas de transporte, secretario de Planeación del departamento y director de planeación del Instituto Colombiano de Energía Eléctrica (Icel).

Además ocupó cargos por elección popular como concejal de Tunja y Ramiriquí en varias legislaturas.

Igualmente, Arias fue diputado a la Asamblea de Boyacá y senador durante el período de 1990-1991.

Fue presidente de la Asociación Colombiana de Cooperativas de Transporte Acotran.

Está casado con María Lucía Pinillos Méndez de cuya unión hay 3 hijos: Angela María, Adriana María y Julián Enrique.

Arias dice que la ciudad se debe manejar con seriedad y con experiencia.

Con la elección de Arias se crearán empleos a través de las pequeñas empresas, ya que uno de los pilares de su programa de gobierno es estimular las microempresas familiares.

Igualmente, busca atraer inversión de otras partes del país, al anunciar que incentivará tributariamente a las empresas que deseen instalarse en la ciudad.

Fue elegido luego de una consulta interna del partido conservador en la que se enfrentó a Jairo Aníbal Díaz Márquez.

Arias obtuvo, en agosto, 3.394 votos sobre 1.902 de Díaz. Esta votación le permitió optar por el partido conservador a la Alcaldía.

Gracias a la consulta el conservatismo logró conquistar la Alcaldía de esta capital.

BARRANQUILLA Edgard George La campaña política lo transformó de académico en hombre de plaza pública. Nunca se imaginó participar en una jornada electoral como protagonista. Era abstencionista.

George, de 45 años y natural de Fundación (Magdalena), es médico neurólogo. Ha pasado su vida en constante estudio científico de las enfermedades que tienen que ver con el sistema nervioso central. Fue catedrático de las universidades del Norte, Libre y Metropolitana.

Luego se vinculó a la administración distrital como director del Hospital Pediátrico y del Departamento Administrativo de Salud (hoy Distrisalud), por su gran amistad con el alcalde Bernardo Hoyos. En esas actividades puso en práctica su espíritu humanitario y de proyección a la comunidad.

En familia comparte con su esposa Hortencia Mieles Buelvas, de 34 años, y sus hijos Náia, de 18 años; Edgard Camilo, de 16, y Hubert Camilo, de 12, a quienes considera sus mejores amigos. En sus ratos libres practica el fútbol y casi siempre resulta goleador.

Con sus hijos comparte su gusto por el canto y la música. Toca, de oído, guitarra, órgano y guacharaca. Su inclinación por la música la ha transmitido en sus manifestaciones políticas y antes de charlar con la comunidad, los sorprende con una tonada de rancheras, vallenatos o música latinoamericana.

Es hijo del comerciante libanés Camilo George, ya fallecido. De ahí que su segundo nombre (que no le gusta mucho) sea Bichara. La familia es muy unida, especialmente en torno a su madre, Cora María González viuda de George.

A pesar de ser hijo de padres católicos, George no cree en Dios, aunque sus acciones son de un creyente. Nunca ha militado en ningún partido tradicional y sus ideas son de izquierda, aunque no subversivas, según aclara su esposa Hortencia. No bebe licor, no fuma.

Ibagué Alvaro Ramírez Gómez Este ingeniero industrial que hubiese querido ser un cantante famoso como Julio Iglesias terminó de político.

Le hubiera gustado subir a una tarima y recibir los aplausos de las multitudes. Por eso le encanta animar las reuniones cantando boleros y rancheras.

Desde niño, Alvaro Ramírez Gómez ha sido un deportista consumado; mide 1,80, juega baloncesto y es presidente de la Liga de esta rama en el Tolima.

En su campaña adquirió un serio compromiso: entregarle a Ibagué un estadio de fútbol a la altura de las grandes ciudades.

Cuando fue Secretario de Obras Municipales, pavimentó la mayor parte de los barrios en sectores populares.

En este trajinar, conoció líderes comunales, se hizo amigo de ellos y grabó en su memoria innumerable cantidad de nombres. Es uno de sus fuertes.

Alvaro Ramírez es el cuarto de nueve hermanos. A sus 40 años es soltero; sin embargo, ahora piensa en serio casarse.

Para él, la edad que tiene es la mejor para formalizar una relación porque ya se cuenta con la experiencia, la responsabilidad y la madurez suficiente para dar un gran paso como ese.

Decidió no casarse tan joven también por cuidar a su madre. Pero sigue pensando que formar un hogar es uno de sus mayores retos y deseos.

Es un televidente consumado, católico, informal en sus trajes y muy descomplicado para todo.

Pinta paisajes en sus ratos libres, resuelve crucigramas y capta imágenes con una vieja cámara de fotografía.

No rebaja el sancocho de gallina dominical que él mismo prepara y ojalá a la orilla del río. Es además coleccionista de modelos en escala de maquinaria de construcción.

Rumbero, toma trago pero madrugador, alegre, extrovertido, conversador sin pausa, enérgico, obstinado. Todas estas cualidades son el fiel reflejo de su signo Aries.

También le gusta mucho evocar los tiempos de su infancia cuando jugaba trompo y elevaba cometas.

Lo atrapa la nostalgia al escuchar El Regreso de Efraín Orozco que menciona la pelota de trapo y el barquito de papel.

Manizales Mauricio Arias Arango Al nuevo Alcalde de Manizales, Mauricio Arias Arango, no lo tomó de sorpresa el triunfo porque cuando renunció a la gerencia de la Chec y aceptó la candidatura, ya había puesto a funcionar en su cabeza las matemáticas que aprendió en bachillerato y en la universidad para hacerle las cuentas a su contendor.

Sin embargo, como sabía que no hay enemigo pequeño, visitó hasta la vereda más remota de Manizales y tocó casa por casa para hablar personalmente con la gente.

De 36 años, es hijo del abogado Gilberto Arias Ocampo, un profesional que ha escalado casi todos los peldaños de la carrera judicial.

Contrajo matrimonio con Patricia, su vecina de barrio. Tienen tres hijos. Adora a su esposa y a sus hijos. Es acelerado y ofuscado.

Arias se puede amanecer escuchando baladas de los años sesentas o la música electrónica. De no haber sido ingeniero, se hubiera inclinado por ser un músico, un guitarrista o un pintor.

Montería Luis Alfonso León Pereira Cuando el torero español José Mari Manzanares le obsequió un traje de luces, de grana y oro, el sacerdote Luis Alfonso León Pereira disfrutó como cuando a un niño se le regala un balón.

Era el complemento que necesitaba para saltar al ruedo con todas las de la ley y lo lució en la desaparecida plaza de toros El Socorro, de Cereté, en una soleada tarde dominguera, enfrentándose a cuatro novillos de casta de las dehesas de los Pardo.

También los cordobeses lo vieron muchas veces cruzar raudo por sus carreteras punteando en varias competencias ciclísticas.

Sólo duerme cuatro o cinco horas diarias y posee una increíble capacidad de trabajo.

A Montería llegó en 1968, una vez fue ordenado sacerdote en Charalá (Santander), su tierra natal. Fue párroco de la mayoría de las iglesias de esta ciudad.

Fue alumno de Luis Padilla Sánchez El Zurito y es médico naturista, profesión que ejerce desde hace 18 años. También ha compuesto más de cincuenta melodías.

Neiva Guillermo Plazas Alcid De origen campesino, este huilense de 58 años es amante de la comida típica de la región, mal cocinero y disfruta leyendo un libro e informándose de los sucesos diarios en Colombia y el mundo.

Guillermo Plazas Alcid quien prefiere el color azul para vestirse, se considera un hombre nervioso y dormilón.

Gordo, nada deportista, tronco como el mismo se llama, dice ser un deportista frustrado. El único deporte que practica es el de caminar, aunque no precisamente de esa manera conoció todo el Huila, gran parte del país y más de veinte países del mundo.

Candidato por segunda vez a la alcaldía de Neiva, dice estar acompañado por el pueblo.

Plazas, oriundo del municipio Huilense de Baraya se considera amigo de sus tres hijos e impulsivo.

Amante de la soledad, es considerado por su equipo de colaboradores como una persona amable, sencilla, inteligente y comelón.

El último libro que no ha terminado de leer es del escritor francés León Blum y tiene que ver con la unidad popular.

Pasto ANTONIO NAVARRO Es el mayor de una familia de siete hermanos, cuatro hombres y tres mujeres. Hijo de Rafael Navarro Uribe, cundinamarqués y Emma Wolff de Pizano, descendiente de alemanes, pero nacida en Titiribí (Antioquia).

Sus padres se establecieron en Pasto en 1948 y el 9 de julio de ese mismo año nació Navarro.

Todos sus antiguos compañeros de estudio dicen que era un buen estudiante, muy interesado por todas las actividades que se programaban y un poco indisciplinado.

El colegio que lo acogió en sus mejores años fue el de Santa Librada de Cali. Allí se graduó.

Luego ingresó a la Universidad del Valle, donde se graduó de Ingeniero Sanitario. También allí se destacó por ser buen estudiante e interesado por todo el acontecer académico.

Después de trabajar como catedrático en la Universidad del Valle, viajó a Inglaterra donde hizo un posgrado en el Instituto de Estudios Económicos.

A su regreso de Londres, a comienzos de los años 70, ocupó la Decanatura de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Valle, cargo que ejerció a lo largo de seis años.

De esta experiencia nació, entonces, el hombre idealista por una causa guerrillera.

Antes de la realización de los Juegos Panamericanos, en Cali, fue detenido por primera vez y su casa allanada en el sector de Santa Mónica.

Su familia se entera de sus andanzas en los sectores de izquierda. Sin embargo recibe todo el apoyo de su familia. Nunca lo recriminaron.

Este hombre alegre y salsómano, ha visto muy de cerca la muerte.

El 18 de junio de 1985 sufrió un atentado. Una granada le dejó una esquirla en la garganta que no le permite pronunciar bien las palabras y una pierna menos.

A Antonio Navarro se debe en gran parte el proceso de paz adelantado entre el Gobierno Nacional y el M-l9.

Quiero dirigir -dice- una alcaldía de manos limpias, para demostrar que se puede gobernar sin robar.

También quiero combatir, desde mi movimiento cívico la impunidad, agrega.

Pasto -dice- es mi cuna, la madre nutricia, la esquina favorita para mis grandes amores y la tierra propicia para germinar la esperanza .

Villavicencio Jairo Iván Frías Carreño Se califica como un hombre de extracción humilde, tímido, con dificultad para abordar a las personas, pero de recio carácter, sincero, y cumplidor de su palabra.

Jairo Iván Frías Carreño, de 43 años, casado y con dos hijos,dice que es muy casero y que le gusta el baile y la música.

Fue un deportista de competencia, especialmente en fútbol el cual practicó con éxito.

Piensa que pudo tener futuro en este deporte, pero se decidió por su carrera de economista.

Vive en Villavicencio desde hace más de 14 años.

En el aspecto profesional se define como un hombre muy técnico, estudioso de la situación del país y los problemas actuales de nuestra sociedad y en el ejercicio de su profesión.

Metido en la actividad política por el Partido Liberal, en tres ocasiones se ha presentado para cargos de elección popular.

Para Frías Carreño, las realizaciones prioritarias que necesita la ciudad son: el mejoramiento de los servicios públicos, una mayor cobertura en el servicio de salud básica primaria.

Armenia Efrén Tovar Martínez El abogado Efrén Tovar Martínez es tal vez el único alcalde de la Anapo elegido en el país, con la anuencia de la Convergencia Suprapartidista, integrada por liberales, conservadores y grupos de izquierda.

Esa condición especial ha sido una constante en su vida, desde que nació hace 37 años en la localidad cafetera de Montenegro, occidente del Quindío, donde tuvo que dedicarse a trabajar la tierra como campesino para pagar sus estudios de derecho en la universidad La Gran Colombia de Armenia.

Su carrera, siempre en ascenso, le ha permitido desempeñarse como asesor jurídico del antiguo Inscredial, tesorero de Armenia, contralor auxiliar del Quindío, diputado y alcalde encargado de Armenia.

Según su madre Fabiola, Efrén siempre ha sido un hombre de bien, exigente y responsable con su familia compuesta por su padre Gilberto y siete hermanos y por su hijo Juan David, fruto de una relación como padre soltero.

Cartagena Guillermo Paniza Ricardo Desde muy joven se puso dos metas: hacer las cosas bien y tener la oportunidad de jugar al fútbol con sus hijos.

Para lograr lo primero, se convirtió en un trabajador empedernido desde cuando adelantaba el cuarto semestre de administración de empresas; hoy es un próspero agente de la finca raíz y la construcción.

Con su hijo Guillermo Alberto, de seis años, cumple su segunda meta.

Antes de ser alcalde de Cartagena estuvo en la Gobernación de Bolívar, durante el gobierno de Barco.

Paniza es acelerado pero con la misma facilidad vuelve a la calma. No cree en brujas aunque se asusta cuando ve un gato negro.

Casado con Judith Elvira Araújo, es padre de cuatro hijos. Antes de ser candidato se levantaba a las 7:30 y como todo sabanero (nació en Ovejas, Sucre) desayuna con todas las de ley pero de la cocina, pocón. Le encanta la comida típica cartagenera.

Cúcuta Pauselino Camargo Parada Aunque casi no usó su sotana cuando era sacerdote en la parroquia Valle Esther, (Cúcuta) Pauselino Camargo Parada es considerado por sus feligreses como un representante digno de la iglesia y de la comunidad en general.

Extrovertido, estricto y arriesgado son las tres características con que lo definen sus amigos, compañeros y familiares, quienes también aciertan al catalogarlo como una persona con buen sentido del humor.

Pauselino nació el 10 de febrero de 1959. Emprendió desde muy joven el camino espiritual y se enroló con la comunidad en propuestas de solidaridad y justicia social que le valieron su posterior aspiración a la Alcaldía de Cúcuta.

Por su actitud reaccionaria y beligerante, ha sido muchas veces catalogado como un simpatizante subversivo.

Las obras y acciones que ha desarrollado en la ciudad fueron su mejor respaldo para la campaña independiente que lanzó para terminar, como el mismo dice, con la politiquería y la burocracia local.

Sincelejo Alberto Gómez El nuevo alcalde de Sincelejo pudo se un campeón mundial de boxeo o un excelente médico, pero se decidió por la ingeniería civil.

Para las bromas y organizar juegos escolares siempre tuvo la varita. Se escapaba de clases par ir a las píscinas públicas y tomar frutas de algunas fincas.

Baila de todo y es coleccionista de música clásica, que escucha con frecuencia para desestresarse.

Las decisiones más trascendentales las toma con su esposa Beatríz Vergara. Sus estudios universitarios de ingeniería civíl los realizó en las universidades Javeriana y Gran Colombia.

No fuma y toma poco, y ntes de acostarse juega con sus hijos Alberto Y Mateo.

Este ingeniero civil de 37 años, liberal, es el cuarto entre ocho hermanos. Es tercero, pero no pierde el buen genio. Ha ocupado cargos importantes en el antiguo Insfopal y fue gerente de la empresa de acueducto y alcantarillado de Sincelejo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.