CUATRO CIUDADES TIENEN SU CURA

CUATRO CIUDADES TIENEN SU CURA

El experimento del sacerdote Bernardo Hoyos que en 1992 alcanzó la alcaldía de Barranquilla se multiplicó ayer en cuatro departamentos. Prelados de la iglesia obtuvieron la mayoría de votos en La Dorada (Caldas), Sogamoso (Boyacá), Montería y Cúcuta. En La Dorada fue elegido, en medio de una total revuelta electoral, Nicolás Gómez, considerado como un controvertido ex sacerdote del Movimiento del Pueblo.

31 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Hacia las 10:10 de la noche el último boletín de la Registraduría daba a Gómez 14.026 votos contra 9.530 de su oponente del Partido Liberal Orlando Echeverry.

En este municipio caldense votaron 24.593 de los 44.552 potenciales.

Entre tanto, en Sogamoso el padre Gustavo Suárez Niño, nacido en Boavita, norte de Boyacá en 1947, ganó la contienda superando a Orlando Alvarez. Alvaro Piragauta, que era considerado como su principal opositor, ocupó el tercer lugar.

La votación definitiva fue de 16.545 para Suárez, 6.629 para Piragauta (liberal) y 3.282 para Alvarez, también liberal.

El nuevo alcalde de Sogamoso dijo que no garantiza la transformación total de la ciudad porque no es posible que en un lapso de tres años pueda hacer todo lo que quiere.

Antes de lanzarse a la alcaldía, el sacerdote fue directivo del sindicato de maestros de Boyacá y de Sogamoso y delegado al congreso constitutivo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Ha liderado en varias oportunidades protestas con los estudiantes y los profesores para exigir arreglos en las vías y presupuesto para la educación. Por esta participación lo han acusado de guerrillero.

Hace cuatro meses renunció a la parroquia del barrio Los Libertadores, a la cual llegó en 1978, para hacerse cargo de su campaña política.

El nuevo alcalde es amante del deporte y juega en un equipo de fútbol llamado el Club de los Barrigones. Hace 15 años no fuma ni es amigo del trago y dice que lo único que lo pone de mal genio es que las cosas no le salen bien pero se sabe controlar. Para él su mayor virtud es la cortesía y su mayor defecto es ser intransigente.

Por su parte, el sacerdote Alfonso León Pereira alcanzó la alcaldía de Montería. A las 10 de la noche el 96 por ciento de las mesas escrutadas indicaba que León, por el Movimiento Cívico, tenía 23.762. Aventajaba a su rival por el Partido Liberal, Margarita Rosa Andrade, por 12.503 votos. Ella tenía 9.273 votos.

El electo alcalde monteriano manifiesta que desde que recibió del torero español José Mari Manzanares un traje de luces, supo que era lo que necesitaba para saltar al ruedo, ya no por su afición a los toros sino por su deseo de alcanzar la Alcaldía.

A Montería llegó en 1968 cuando fue ordenado sacerdote en Charalá (Santander), su tierra natal.

También en Cúcuta fue elegido un sacerdote: Pauselino Camargo Parada. El 96 por ciento de los escrutinios indicó que el sacerdote tenía 65.479 votos mientras que su opositor Alberto Ramírez, del Partido Liberal contaba con 25.851.

Desde el Frente Independiente Cívico busca terminar, como él dice, con la politiquería y la burocracia local.

Por su actitud beligerante ha sido muchas veces catalogado como un simpatizante subversivo.

Sin embargo, Pauselino Camargo se define como un hombre extrovertido y arriesgado que se enroló con la comunidad para sugerir propuestas de solidaridad y de justicia social.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.