Secciones
Síguenos en:
En el occidente de Bogotá, otras tres casas con chinos

En el occidente de Bogotá, otras tres casas con chinos

En el barrio La Serena, al occidente de Bogotá, la Policía encontró ayer una casa en donde, según informaciones oficiales, permanecen encerrados y al parecer indocumentados al menos 30 ciudadanos de la República Popular China. Pese a los llamados de los policías, que anoche buscaban una orden judicial para allanar la casa, nadie abrió la puerta.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de abril 2007 , 12:00 a. m.

Estas personas se suman a las 101 encontradas el lunes en Zipaquirá (Cundinamarca) y refuerza la hipótesis de que los orientales, ninguno mayor de 30 años, estarían siendo víctimas de una banda internacional dedicada a la trata de personas.

EL TIEMPO, con informaciones recolectadas en el vecindario, pudo ubicar otra casa que fue arrendada por 800 mil pesos mensuales para alojar a otro grupo de orientales.

Aunque también se llamó insistentemente a la puerta, tampoco se obtuvo respuesta.Los vecinos dicen que hay una tercera vivienda dedicada a actividades similares en el mismo barrio.

José Guerrero, un albañil, contó que el dueño de esa vivienda, identificado como Pablo Dávila, lo había contratado para hacerle arreglos, pero que sorpresivamente canceló el contrato cuando la obra estaba a la mitad.

“Hace unos dos meses me dijeron que dejara el trabajo así, sin piso, que iban a recibir la casa tal como estuviera. Que no importaba si la gente tenía que dormir sobre el puro concreto”, contó el hombre.

Esa noche, a la vivienda, ubicada en la Diagonal 85 número 76 - 87, llegó un camión cargado con decenas de colchones y una estufa que –según el albañil– parecía como para una industria.

EL TIEMPO también pudo hablar con la persona que tomó el predio en arriendo y quien pidió mantener su nombre en reserva.

Dijo que las actividades que se están desarrollando allí son de carácter turístico y que en el predio no están viviendo los ciudadanos chinos, sino que van allí solo a comer y a que les laven la ropa.

Sin embargo, los vecinos dicen otra cosa. Que los extranjeros viven encerrados y que han ido llegando paulatinamente en taxis. El dueño de una tienda cercana contó que gracias a un par de personas, entre esas un chino que hace el mercado, ha triplicado la venta de chocolatinas y cigarrillos.

“Ellos son inofensivos. Como llevan casi un mes por aquí, ya aprendieron a decir hola amigo”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.