Secciones
Síguenos en:
Si llora sin razón, tiene depresión

Si llora sin razón, tiene depresión

“Ser madre era mi sueño. Pensaba en consentirlo, protegerlo y compartir todos mis momentos con él. Sin embargo, cuando lo tuve en mis manos experimenté el fracaso como mamá y como mujer. Me sentía inútil para cuidarlo”.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de abril 2007 , 12:00 a. m.

Es el testimonio de Tatiana, una esteticista de 30 años de edad que sufrió depresión posparto. Ella hace parte del 16 por ciento de mujeres primerizas que la sufren en el país, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud del 2005 realizada por Profamilia.

La siquiatra Juanita Atuesta explica que para esto es necesario entender, antes de quedar en embarazo, que el cuerpo siempre va a cambiar, pero que la alegría de tener un hijo lo superará.

¿Cómo enfrentarlo? “Para restablecer esa autoestima se recomienda realizar una dieta adecuada, hacer ejercicio tres veces a la semana, arreglarse aunque no salga y estar acompañada, para que, especialmente la pareja, le ayude a soportarlo”, dice la especialista Atuesta.

Aura Sofía Rico, pediatra especialista en desarrollo infantil, les sugiere a las mujeres “no aislarse, compartir con otra persona lo que siente y buscar ayuda profesional”.

Sin embargo, el decaimiento de la autoestima no es el único problema de la depresión posparto. El siquiatra Juan David Velásquez explica que otras consecuencias son: aislamiento del bebé, rechazo hacia la pareja, cansancio, pérdida de energía, alteración del sueño, llanto y falta de concentración.

El ginecólogo Agustín Conde-Agudelo explica que las causas se desconocen.

Muchas veces, puede deberse a que durante el embarazo, la mujer está sujeta a una serie de cambios por el incremento de la progesterona y el estrógeno, que pueden desencadenar estos síntomas.

Hay un paso de la tristeza a la agresión.

El efecto de la depresión es nocivo para madre e hijo puesto que el vínculo entre ellos se está empezando a crear.

Silvia Gaviria, siquiatra en salud mental femenina, dice que “la mujer puede experimentar rechazo por el bebé o evitarlo, incidiendo en el desarrollo sensitivo y emocional del niño”.

La lactancia también se ve afectada por la poca disposición o rechazo de la madre. En los casos más severos, existe el peligro de maltrato y agresión hacia el menor. Muchas veces, la mamá puede sentir poco interés por cambiarlo de pañal, hablarle, jugarle o expresarle afecto. Esta falta de contacto corporal, visual y auditivo incide en el desarrollo sensitivo motor del bebé, porque la madre es la mayor proveedora de estímulos en esta etapa.

El ginecólogo Agustín Conde-Agudelo afirma que la depresión posparto puede ser una amenaza para los recién nacidos, pero no significa que la mujer no es buena madre.

SIEMPRE TENGA EN CUENTA.

El padre debe acompañar y ayudar en los cuidados del bebé.

Es necesario restringir la afluencia de visitas; la mujer querrá estar sólo con las personas que le son cercanas.

La madre tiene que descansar bastante y tratar de tomar una siesta cada vez que el bebé duerma.

El padre no debe culpar a la madre por sentirse triste ni cuestionarle sus sentimientos; ella está enferma.

No es conveniente que pase mucho tiempo sola.

Disfrute un tiempo a solas con su pareja.

Es clave hablar con el médico y expresarle sus inquietudes. No todos los especialistas pueden darse cuenta si usted padece de DPP. Acuda a un experto que esté especializado en esta área.

Deje de culparse y permita que los demás la ayuden en este proceso

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.