VIAJEROS DE LA MÚSICA:

VIAJEROS DE LA MÚSICA:

26 de enero 1993 , 12:00 a.m.

En fecha ya un tanto lejana hubimos de referirnos a la pareja musical integrada por Juan Fernando Echavarría Rojas y Beatriz Torres como conformantes de un grupo mínimo consagrado a la divulgación de la música tradicional, no solo de Colombia sino también de países aledaños de nuestra América meridional. Ahora volvemos a hablar de ellos, a propósito de un reciente disco conectado parcialmente con un recital llevado a cabo en el Auditorio de la Universidad Nacional el pasado 7 de noviembre de 1992. El disco lleva el título de Tierras Amadas, que es el de la poesía de Carlos Castro Saavedra que inspiró la música contenida en él. En el programa correspondiente se da noticia de la pareja Vargas-Echavarría; en él se informa que la constituyen Beatriz Vargas, nacida en Sotaquirá (Boyacá) y Juan Fernando Echavarría, de Bogotá. Aunque agregamos de nuestra parte, este último es de estirpe paisa, como que su padre es el gran amigo y poeta Rogelio Echavarría. Ambos, dice el programa de aquella ocasión, han integrado en Colombia desde hace varios años diversos conjuntos musicales, como los grupos Génesis y Raza, investigando la música tradicional del sur de América.

En 1976 (añade la información aludida), luego de haber integrado el grupo Génesis, Beatriz Vargas y Juan Fernando Echavarría decidieron desplazarse al sur del continente con el propósito de perfeccionar sus conocimientos musicales y dar curso a sus inquietudes de búsqueda. Inicialmente viajaron al Ecuador, donde grabaron su primer disco, Nuestra América . De ahí pasaron al Perú y Bolivia, donde realizaron su segundo trabajo discográfico. Posteriormente siguieron al Paraguay, Argentina y Chile. En su largo viaje convivieron con pueblos aislados y aprendieron sus técnicas de fabricación y ejecución de instrumentos. Se presentaron en auditorios de todo tipo en pueblos, ciudades, aldeas y parajes rurales, intercambiando experiencias y trabajos con otras agrupaciones, apropiándose un inmenso patrimonio cultural y musical .

Naturalmente han actuado también en Colombia y la han representado en certámenes internacionales en Estados Unidos, Canadá, Checoslovaquia y Alemania.

El disco reseñado, no muy informativo en otros aspectos, indica sin embargo los instrumentos que ejecuta el dúo colombiano; son ellos (y vale la pena el cuento) burbujófono, tubos sonoros, kultrún, sonajeros (de semillas y metálicos), bastón sonoro, tiple, guazá, maraca, trompe o arpa de boca, zawawa, capadores, ocarinas, raspa, armónica, cucharas de palo, bombo, tambor alegre, caparazón de armadillo, carraca, triángulo, esterillas, quiribillos, capachos, gaita macho y hembra, y platillos.

En la elaboración del disco intervinieron además Henry Colmenares (guitarra), Freddy Morales (guitarra eléctrica), Javier Mahecha (trompeta) y un coro integrado por Ana María y Josefina Hernández, Antonio, Irene y Matilde Tobón, y Silvia Echevarría.

Insinuamos atrás que el disco es poco informativo, pues si bien registra los participantes con sobra de detalles, faltaría otro tipo de información, por ejemplo el relativo al texto poético de Castro Saavedra, y el detalle de las diversas secciones de la obra, con indicación, si posible, del instrumento o los instrumentos utilizados en cada una de ellas. Es cierto que la poesía musicalizada se canta en castellano, pero no siempre la poesía cantada se asimila suficientemente.

Dentro de la inmensa cantidad de discos de música populachera propia y extraña que sigue imprimiéndose en discos de efímera existencia, está muy bien que se vaya de vez en cuando a lo ortodoxamente folklórico, lo folklórico con k, de lo cual muy poco se ha hecho entre nosotros. Dos buenos ejemplos aproximativos son los dos discos que recientemente hemos ido reseñando, este de los Viajeros de la Música y el comentado del compositor e intérprete bugueño Gustavo Adolfo Renjifo.

Aún no se conoce nada oficial y en firme sobre los acontecimientos de la llamada música culta que se preparan para este año en Bogotá. Solamente sabemos, de manera oficial verbal, que en la Orquesta Filarmónica se prepara la monumental Turangalila de Olivier Messiaen; pero antes habrá un recital de piano y violín a cargo de Harold Martina y Rika Seko.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.