Secciones
Síguenos en:
Sacerdotes con hijos merecen segunda oportunidad: Castro

Sacerdotes con hijos merecen segunda oportunidad: Castro

El que un sacerdote tenga un desliz y sea padre de un hijo no es causal de expulsión de su ministerio. Por eso el padre Mario Solano, párroco de la iglesia Jesús de Nazareth, en Soledad (Atlántico), no fue amonestado por el Arzobispo de Barranquilla cuando reconoció ante la justicia de la Iglesia que tenía un hijo de 7 años.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de abril 2007 , 12:00 a. m.

Sin embargo, la Iglesia Católica castiga con dureza a los religiosos que vivan en concubinato con una mujer o tengan una relación estable.

Monseñor Luis Augusto Castro, presidente del Episcopado, afirmó que todo sacerdote está llamado a vivir el celibato, pero si no lo hace, debe tener una segunda oportunidad.

“Si un sacerdote cae, se arrepiente, se reforma y vuelve a tomar su vida sacerdotal hay que darle, como a cualquier ser humano, otra oportunidad –dijo el Arzobispo–. Todos tienen derecho a rehacer su vida. Me parece lo más humano y lo más justo, tanto en este caso como en otros”. Cabe recordar que el sacerdote conoció a la mamá de su hijo, Lorena Escorcia, en 1998, cuando ella iba con su novio, un abogado, a la parroquia San Rafael, en el norte de Barranquilla. Incluso, ofició el matrimonio de la pareja y los atendió espiritualmente cuando tuvieron los primeros problemas de casados.

La pareja se terminó separando al poco tiempo y fue el padre Solano quien le ayudó a superar la difícil situación. No obstante, la mujer quedó embarazada del religioso. Sin embargo, al no aceptar su paternidad ni las mensualidades exigidas por ley, el ex esposo de la mujer lo demandó ante el Tribunal Eclesiástico de Barranquilla.

En el proceso, que duró varios meses, el juez escuchó los testimonios de Solano, el de Escorcia, quien demostró que él era el papá por el Registro Civil; a los feligreses de la parroquia y amigos sacerdotes. La información la conoció el Arzobispo y él, a su discreción, decidió absolverlo.

“Se falló así por su arrepentimiento, por reconocer al niño, por comprometerse a pagar las mensualidades y a separarse completamente de la mamá de su hijo”, dijo el juez que llevó el caso, el padre Óscar Eduardo Arango.

El padre agregó que Solano siempre ha estado bien psíquicamente y que en los últimos años ha cumplido con los compromisos. De hecho, si no es así, puede ser sancionado con la expulsión.

“Esto le puede pasar a cualquier hombre, que tome decisiones precipitadas –dijo el padre Arango–. Probablemente es un mal ejemplo, pero si Dios nos perdona, la Iglesia también”.

Religiosos encargados de tribunales eclesiásticos coinciden en que en la mayoría de estos casos piden la dispensa del celibato al Papa, procedimiento con el que el religioso se retira de su sacerdocio. Si se la acepta, se puede casar por lo católico y confesar a alguien cuando esté en peligro de muerte.

“Lo usual en casos que tienen una relación estable es que se le conmine a que se dedique a su hijo y a su pareja y a que no lleve una doble vida”, explica el padre Darío Álvarez, quien preside el Tribunal de Bogotá y quien afirma ha atendido dos casos en los últimos seis años.

Cada obispo tiene su manera de ver las cosas. “Como juez uno debe ser duro, para evitar escándalos. Al padre hay que hablarle con mucha calidad y con mucho amor, pero ser fuerte en la decisión. Uno no debe aplaudir esas cosas”, afirma monseñor Libardo Ramírez, quien fue obispo en Armenia y Garzón (Huila).

SOLANO, ENTRE ODIOS Y AMORES BARRANQUILLA La feligresía del padre Mario Solano le prodiga odios y amores. Quienes siguieron su misión en la parroquia San Rafael (2004 - 2006), opinan:.

“Ayudaba mucho. De eso no hay duda, pero cuando estaba de fiesta se ponía una camiseta y se sentaba a beber con los vecinos”, dijo Freddy Calvano.

“No sé porque lo descalifican así. Él es un ser humano como nosotros y si tuvo un desliz lo tuvo fuera de la iglesia”, declara Doris Jiménez.

A raíz de la investigación, Solano fue trasladado a la Unidad Pastoral Nazareth del barrio Costa Hermosa de Soledad. Allí tiene una imagen impecable en el año que lleva.

Gladis Donado Rodríguez, su secretaria en los últimos 10 años dice: “Es un ser maravilloso que reconoce su error, pero que se dispuso a ser una persona diferente para Jesús. Nadie puede juzgarlo, ahora hay que calificarle sus bondades”.

Luz Enna Felizzola, del grupo de oración de la parroquia, dice estar sorprendida por las noticias sobre el hijo del padre Solano, pero ahora desea que se califiquen sus últimas obras.

''Dios no nos pide que hagamos cosas extraordinarias. Lo que él nos pide es que hagamos las cosas extraordinariamente bien”.

Mensaje a la entrada del despacho del padre Solano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.