Comida rápida pero nutritiva y saludable

Comida rápida pero nutritiva y saludable

La comida que no aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo y que no es saludable se conoce como chatarra, pero no se debe confundir con la rápida.

17 de marzo 2007 , 12:00 a. m.

El truco está en usar los ingredientes adecuados. Según Luz Helena Gómez, nutricionista de Kokoriko, al contrario de lo que muchos padres piensan, la alimentación que se prepara fácilmente (rápida) y que a los niños les encanta, puede aportar los mismos beneficios nutricionales de un buen plato de comida.

No se debe prohibir el consumo de estos productos útiles en la lonchera de los niños. La solución consiste en prepararlos utilizando proteínas para su desarrollo y carbohidratos que les aporten la energía necesaria en el crecimiento y en sus actividades diarias, comenta Luz Helena Gómez.

Las comidas rápidas no reemplazan el alimento saludable todos los días, pero una o dos veces a la semana son ideales. Para prepararlas adecuadamente, debe tener en cuenta la porción indicada según la edad y acompañar el plato con alimentos que aporten los minerales y las vitaminas, aclara la nutricionista Claudia Angarita.

Para evitar los problemas de colesterol que se pueden generar con el exceso de grasa, cocínelos congelados usando grasa vegetal, no utilice mantequilla y no frite las papás en aceite reutilizable. “Recuerde que los ácidos grasos son esenciales para el crecimiento y para el buen desarrollo cerebral de los niños, porque forman parte de la cubierta de las neuronas”, explica Luz Helena.

Cada ingrediente con el que prepare la lonchera de su hijo debe ser seleccionado cuidadosamente. Tenga cuidado con los acompañantes como las gaseosas o las papas fritas y agregue frutas o alimentos con fibra.

En cuanto a la proteína, debe ser carne magra y sin grasa o gordo, siempre incluya vegetales como la lechuga y el tomate. Jamás la frite en aceite reutilizable y recuerde que las salsas excesivas pueden generar molestias gástricas y elevar el índice de calorías. Además, los colorantes llegan a afectar las papilas gustativas y los pequeños van perdiendo el sabor de ciertos alimentos.

Los aditivos pueden generar alergias, si tienen conservantes, elevan el colesterol y los triglicéridos dice la nutricionista Angarita.

¿CÓMO PREPARARLOS? Según la nutricionista Claudia Angarita, este es un listado de comida rápida nutritiva: La pizza: con queso bajo en grasa, pollo desmenuzado (sin cuero) y vegetales. La masa puede hacerla o utilizar pan árabe y tortillas mexicanas, que tienen menos calorías.

Hamburguesa: de tamaño moderado, con una proteína (la carne), una harina y carbohidrato (el pan) y vegetales (la lechuga y el tomate). Compre la carne de una marca reconocida. Evite las salchichas o mortadelas rojas porque tienen muchos colorantes.

Emparedados: los panes integrales son los adecuados. Los quesos y jamones deben ser bajos en grasa. Adicione verduras al gusto.

Las empanadas: consúmalas en pequeñas cantidades y frítelas en aceite vegetal o póngalas al horno. No son recomendadas las de hojaldre, porque tienen demasiado azúcar y grasas saturadas.

Malteada: el consumo de un vaso está recomendado dentro de la dieta de una persona que no sufra de sobrepeso o diabetes. Aporta más o menos 200 calorías, y el calcio de la leche con que se prepara ayuda al crecimiento de los niños.

‘Nuggets’ y pinchos: no son comida chatarra porque tienen una mezcla de proteína vegetal con soya. La grasa se adiciona porque el alimento va prefrito; en la casa lo puede calentar en el horno, que es más saludable.

Es indispensable que los padres tengan en cuenta la edad, el peso y la estatura del menor a la hora de servir los alimentos, porque muchas veces las porciones no son las indicadas. Tenga en cuenta los requerimientos nuticionales necesarios y el tamaño de las porciones.

El próximo 22 de marzo, en ABC del bebé de Citytv, verá toda la información sobre las vacunas que debe tener una mujer antes de embarazarse .

TODO EN EXCESO….

PRECAUCIÓN. Si remplaza el almuerzo, el niño se acostumbrará al sabor de esta comida y evitará los demás alimentos.

Cuando el pequeño no quiere consumir algo nutritivo, no lo obligue, espere a que él mismo se lo pida. Tampoco le dé galguerías; el niño se puede acostumbrar y pensar que lo están premiando.

Así que cuide su rutina alimentaria, para crear buenos hábitos familiares.

Por otro lado, tenga en cuenta que el consumo constante de calorías causa sobrepeso. Estos alimentos deben ir acompañados de fibra, la cual ayuda al vaciamiento gástrico y a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos.

Así mismo, la cantidad de sal que tienen los precocidos hace que los niveles de ácido úrico se incrementen y el riesgo de sufrir hipertensión es mayor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.