ESTÁ SIRIA SERIA CON LA PAZ

ESTÁ SIRIA SERIA CON LA PAZ

Con su viaje a Siria, el presidente estadounidense, Bill Clinton, rompió viejos esquemas y tradiciones diplomáticas para impulsar lo que el ha llamado la paz de los valientes . Emprendió la controvertida ruta a la capital siria de Damasco con una meta en mente: hacer avanzar las conversaciones de paz entre Israel y su vecino del norte. Pero tras más de tres horas de charlas privadas con el líder sirio, Hafez Al-Assad, Clinton partió dejando un largo camino aún por recorrer. Aunque Clinton, sin ofrecer detalles, dijo estar satisfecho con el progreso que había logrado durante la charla, la sensación tanto en Estados Unidos como en Israel es que la reunión no cambió mucho la difícil situación entre los dos países.

30 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Fui allá porque estaba convencido que debíamos darle energía a las conversaciones (de paz). Y salí convencido que lo hicimos , dijo Clinton sobre su visita a Damasco, la primera que hace un presidente estadounidense en 20 años, ya que Siria se encuentra en la lista de países que apoyan el terrorismo.

La reacción oficial en Estados Unidos ha sido que se lograron avances en un cierto número de temas, pero si me preguntan personalmente, no hubo mucho progreso que digamos , dijo una fuente del Departamento de Estado de EE.UU. a EL TIEMPO.

Tras la reunión con Clinton, Assad dijo estar dispuesto a establecer relaciones pacíficas y normales con Israel cuando éste se retire completamente de las Alturas del Golán, una zona montañosa que el Estado judío capturó durante la Guerra de los Seis Días en 1967, y de su llamada zona de seguridad en el sur del Líbano. Pero esta promesa es la misma que Siria ha hecho desde hace meses.

Críticas en privado Durante la conferencia de prensa, el líder sirio rehusó condenar los actos terroristas que se han llevado a cabo en Israel, especialmente la bomba en un bus que dejó más de 20 muertos en Tel Aviv hace 10 días. Clinton, tratando de amortiguar la crítica por esta razón, dijo que Assad había criticado el ataque en privado.

Pero, tal vez lo que más molestó a estadounidenses e israelíes de la reunión, fue la respuesta del líder sirio a un periodista israelí. Cuando éste preguntó que garantías podía ofrecerle Siria a aquellos judíos que consideraban un riesgo a su seguridad el devolver las Alturas del Golán, Assad contestó que estas inquietudes de seguridad no debían ser razón para preservar las tierras de los demás .

Según el encargado de negocios de la Embajada israelí en Estados Unidos, Shlomo Gur, la visita de Clinton acercó a los dos bandos un poco aunque la brecha aún sigue siendo grande. Pero el impacto de la visita no se debe medir en términos de qué se logró, sino que también se tiene que tener en cuenta el efecto que habría tenido que el presidente Clinton hubiera venido a Oriente Medio y no hubiera visitado Siria. Eso habría sido un insulto para Assad y habría perjudicado muchísimo las conversaciones de paz .

Siria se quedó sola La falta de progreso durante la visita de Clinton no indica que no ha habido avances hacia mejores relaciones entre Israel y Siria. Hace nueve meses, no se habría podido pensar que se estaría hablando seriamente de paz. Pero los últimos desarrollos en Oriente Medio han dado un giro a las cosas. El gran cambio es que ya no se pregunta si habrá paz con Siria, sino cuándo la habrá.

La firma del tratado de no-beligerancia entre Jordania y el Estado judío en julio puso a Assad en una posición difícil. Siria (y por consiguiente el Líbano, donde se encuentran 35,000 de sus tropas) quedó como el único país vecino a Israel sin emprender negociaciones de paz serias. Con la firma la semana pasada del tratado de paz entre el Rey Hussein y el primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, las diferencias se acentuaron y Assad, quien siempre ha expresado que los árabes deben actuar en conjunto, de repente fue dejado de lado por sus hermanos .

Desde que comenzaron las conversaciones de paz para Oriente Medio en 1991, la política de Siria, Jordania, el Líbano y los palestinos era de no tomar decisiones individuales respecto a Israel. Pero en septiembre del año pasado, Yasser Arafat, el jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), firmó su propio tratado de paz con Israel, sin el apoyo o el conocimiento previo sirio. Assad, furioso, condenó el convenio y afirmó que un paso semejante debilitaría la unidad árabe .

Pero, un año después, cuando Jordania optó por determinar su propio futuro, la reacción Assad fue mucho más leve. El líder sirio dijo que pactos individuales con Israel sólo podrían hacerle daño a los árabes y que la acción de Jordania no lo forzaría a hacer concesiones. Sin embargo, el discurso de Rabin en la Casa Blanca fue el primero publicado y transmitido en directo en Siria y la foto de Rabin y Hussein ocupó la primera página de los diarios controlados por el gobierno.

Los analistas interpretaron este hecho como que Assad se estaba embarcando seriamente en el camino hacia la paz. Desde el verano de este año, el Secretario de Estado de Estados Unidos, ha viajado casi mensualmente para impulsar las conversaciones de paz entre Israel y Siria.

El portavoz del gobierno israelí, Uri Dromi, le dijo a EL TIEMPO que desde mediados de este año hay un nuevo optimismo sobre la situación sirio-israelí. Creo que Siria ha tomado una decisión estratégica de ir a la paz , dijo. Assad está viendo a la gente desertar: Arafat, Hussein... Y ellos se están saliendo con las suyas. Siria va a ser el próximo, pero no muy pronto, Assad no es tan sentimental como el rey .

Escollos en el camino El camino hacia la paz es largo, y está lleno de minas , como dijo el jefe de Estado sirio, general Hikmat Shihabi.

Siria exige que para firmar un tratado de paz con Israel, el Estado judío se retire completamente de las Alturas del Golán, anexadas por Israel en 1981. Desde el sector montañoso, de unos 1,200 kilómetros cuadrados, se dominan la llanura de Damasco, a unos 45 kilómetros de allí, y la ciudad israelí de Tiberíades con el Mar de Galilea (a menos de 10 Km), la principal fuente de agua de Israel.

Desde allí Siria lanzaba los ataques contra su enemigo: 140 israelíes murieron entre 1948, cuando Israel fue creado, y 1967, cuando las alturas fueron capturadas por los israelíes. Por eso, durante más de dos décadas Jerusalén insistió en que el Golán no sería devuelto ya que era un punto estratégico para su defensa.

Pero en sus dos años de gobierno, los laboristas israelíes se han mostrado dispuestos a tomar riesgos y han cambiado la política de sus antecesores.

Estamos dispuestos a entregarlo TODO! le dijo Dromi, el portavoz del gobierno israelí, a EL TIEMPO. Todos sabemos que Assad no va a aceptar nada menos que lo que recibió Anwar Sadat (el asesinado líder egipcio que firmó la paz con Israel en 1979 a cambio de la devolución de la península del Sinaí). Egipto recibió todo el territorio a cambio de paz y eso es lo que Assad está esperando .

El primer ministro israelí ha ofrecido un retiro gradual y pausado y ha dicho que primero se debe firmar el tratado de paz y luego efectuar la entrega de territorio.

Para el portavoz del gobierno israelí, todas las señales han sido enviadas a Siria. Según Dromi, Rabin le ha dicho a Siria que cuando especifique que tipo de paz está dispuesto a ofrecer, Israel le dirá que tipo de retiro puede obtener. Si Siria dice que quiere paz total, Rabin va a responder retiro total . El portavoz también dijo que el Primer Ministro expresó que los asentamientos judíos en el Golán no eran de gran importancia (actualmente, 13,000 judíos y 16,000 árabes viven en esta zona). Finalmente, en una declaración que causó gran controversia en Israel, el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Shimon Peres, dijo que reconocía la soberanía Siria sobre las Alturas del Golán y que en la era de los misiles, esta zona perdía su valor estratégico militar. Rabin no lo silencio , dijo Dromi. Con esas tres cosas, Rabin ha dejado ver las piezas del rompecabezas. Assad es un hombre inteligente, debe haber entendido .

Según los observadores, Assad no tiene muchas alternativas. Sin el apoyo de la Unión Soviética, Siria no quiere ni puede comenzar una guerra por las Alturas del Golán. Assad ya no tiene los recursos financieros ni la capacidad convencional para una guerra , dijo Raanan Gissin, un analista político israelí y consejero durante la Conferencia de Madrid. Además, quiere mejorar sus relaciones con Estados Unidos, necesita los beneficios económicos que puede traer la paz y no quiere quedar aislado del resto del mundo árabe .

Siria desea que EE.UU. la borre de su lista de países que apoyan el terrorismo, y sabe que la mejor forma de lograrlo es finalizando el estado de guerra con Israel.

Por otra parte, el tratado de paz entre Israel y Jordania demostró las ventajas financieras inmediatas que un convenio de paz puede tener para los países árabes: Estados Unidos prometió cancelar 900 millones de dólares de la deuda externa de Jordania tras la firma del tratado de paz. Este tipo de ayuda económica es lo que podría impulsar a Assad hacia la paz, ya que Siria se encontró con los bolsillos vacíos tras el derrumba de la URSS. Incluso, el gobierno israelí está manteniendo conversaciones con Rusia para que ésta también ofrezca cancelar la deuda siria cuando se firme un tratado de paz.

Mientras tanto, varios países árabes, como Kuwait, Omán, Túnez y Marruecos han comenzado un proceso de normalización de relaciones con Israel, aunque no de paz todavía.

Los expertos opinan que Siria puede ser la llave de la paz para todo el Medio Oriente, ya que una vez que Damasco firme un tratado con Israel, la mayoría de los demás países árabes probablemente seguirán sus pasos. Lo que no se sabe es cuándo las ventajas de la paz llegarán a tener más poder de seducción que el nacionalismo árabe y el orgullo de Assad.

Seguridad, cuestión vital Israel considera que la paz únicamente tiene sentido si su seguridad está garantizada. Para facilitar un acuerdo, EE.UU. se ha comprometido a participar en una misión de fuerzas de paz con miles de soldados, según el secretario de Estado, Warren Christopher. Esta fuerza de paz garantizaría la seguridad de Israel y reduciría la amenaza del estallido de una nueva guerra.

La presencia de tropas estadounidenses en el Golán, dentro, a su vez, de una fuerza multinacional, está, no obstante, repleta de incógnitas por su tamaño, su misión y la duración de la estancia.

En cuanto al Líbano, Israel asegura que no tiene ambiciones territoriales en ese país y que la condición sine qua non para evacuar la zona de seguridad que ocupa a lo largo de la frontera de 110 kilómetros es el desarme de la guerrilla chiíta pro iraní Hezbollah.

Unos 35.000 soldados sirios están desplegados en Líbano, y Siria es considerada como la única capaz de poner fin a las acciones del Hezbollah.

(Recaudro MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.