ULTIMA ENTREVISTA A CARLOS LLERAS RESTREPO

ULTIMA ENTREVISTA A CARLOS LLERAS RESTREPO

Por deseo del ex presidente Lleras la publicación de esta entrevista fue aplazada para darles prioridad a sus escritos sobre Eduardo Santos en Nueva Frontera. Por tratarse de un documento excepcional y como muestra de admiración a uno de los mejores presidentes que ha tenido Colombia, Lecturas Dominicales lo hace conocer hoy.

30 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El día que Carlos Lleras Restrepo nos recibió en su casa, estaba radiante, lleno de salud, amabilísimo, con su característico sentido del humor. La entrevista se prolongó durante casi cuatro horas y cada vez se veía más entusiasmado recordando los muchos momentos históricos que compartió a lo largo de este siglo con Eduardo Santos y opinando además sobre varios temas de plena actualidad. Es así como EL TIEMPO lo quiere recordar siempre.

Cómo conoció Lleras Restrepo a Eduardo Santos? Lo conocí en la campaña para el Concejo de Bogotá en 1923. Los liberales lanzaron una lista en la que se encontraban los nombres de Eduardo Santos, Alfonso López Pumarejo, Luis Samper Sordo y Federico Lleras Acosta. Mi padre visitó durante muchos años y con frecuencia la casa del doctor Santos. Yo tenía 15 años y desde esa época empecé a conversar con él.

Usted es el único miembro sobreviviente del primer gabinete ministerial de la presidencia de Santos. Cuáles fueron a su modo de ver los momentos más destacados de dicha administración? (El doctor Lleras nos contesta con humor).

Pues sí, tiene razón. Yo soy el único que queda vivo de ese gabinete. Tenemos que apurarnos con esta entrevista antes de que no quede ninguno.

Es imposible resumir en pocas palabras los mejores momentos de la Administración Santos.

En primer lugar, tuvo que enfrentarse de forma admirable al problema de la segunda guerra mundial. Fue el primero en América en proclamar la solidaridad de Colombia con la causa de la democracia, pero cuidando siempre la soberanía del país.

Ante la crisis cafetera, se llevó a cabo el Primer Pacto Cafetero de Cuotas, para lo cual se creó el Fondo Nacional del Café, que sigue siendo irremplazable. Del Fondo Nacional del Café surgirían la Flota Mercante Grancolombiana y el Banco Cafetero.

En el campo diplomático hay que destacar el mejoramiento de las relaciones con Venezuela, fruto de los tratados Santos-López Contreras. También hay que destacar la creación de entidades como el Instituto de Crédito Territorial, el Instituto de Fomento Industrial y el Instituto de Fomento Municipal.

Para Eduardo Santos fueron igualmente primordiales el desarrollo económico y el desarrollo social del país.

Cómo eran los Consejos de Ministros en esa época? En aquella época no había Consejos de Ministros. El Presidente recibía por separado a cada uno de sus ministros y les dedicaba el tiempo necesario para resolver cada problema.

Usted que fue Ministro de Hacienda en una época muy distinta a la actual, cómo ve la economía del país? La economía del país ha sido manejada tradicionalmente de manera muy cuidadosa, contando con muy pocos recursos. Lo que me preocupa ahora es que a raíz de los yacimientos de petróleo en Cusiana, la internacionalización de la economía, la apertura, el problema del narcotráfico, el país está comenzando a recibir más dinero del que jamás había entrado. En un país especialmente austero no estamos acostumbrados a manejar un fenómeno como el actual.

Con relación a la corrupción, es muy peligroso porque hay mucho dinero que se puede esfumar. Este proceso sin duda va a ser muy diferente a todo lo que nos ha tocado y me gustaría estar vivo para ver su desenvolvimiento.

En el gobierno de López Pumarejo se realizaron muchas reformas. Por qué había que desacelerar dicho proceso? En realidad no había que desacelerar ningún proceso. La revolución en marcha tuvo un paladín irremplazable en Eduardo Santos. Su Administración acogió proyectos de ley presentados por la Administración de López Pumarejo que habían sido negados en el Congreso y él consiguió que fueran aprobados.

Pero acaso existían grandes diferencias de criterio entre los dos jefes liberales? Se tiene esa creencia. Sin embargo, no existían diferencias en lo que respecta a las funciones del Estado. El pragmatismo de López era en realidad lo que lo separaba de Santos.

Uno de sus compañeros de gabinete fue Jorge Eliécer Gaitán. Cómo lo recuerda? Recuerdo que era un orador extraordinario y uno de los mejores abogados que he conocido en mi vida.

De haber llegado a la Presidencia, cómo cree que habría sido el desempeño de Jorge Eliécer Gaitán en dicha posición? Si el doctor Jorge Eliécer Gaitán hubiera estado rodeado de buenos administradores, seguramente le habría ido muy bien. Lo digo porque la administración no era su fuerte. Recuerdo una vez que desempeñándome en el Ministerio de Hacienda y él en el de Educación, bajo el gobierno de Santos, Jorge Eliécer Gaitán nos encargó una tarea bastante insólita: necesitaba planos de todos los municipios de Colombia a una escala lo suficientemente grande para que se pudiera observar en qué barrio de cada municipio hacía falta una escuela. La idea era excelente sin duda y seguramente con la tecnología actual y con fotografías aéreas es posible llevar a cabo esa tarea. Pero en ese momento era inviable y el doctor Gaitán así lo comprendió.

Después de haber trabajado en el gobierno del doctor Santos como ministro, usted se vinculó a EL TIEMPO como director. Hablemos de esa experiencia.

Trabajé con Eduardo Santos en la cartera de Hacienda los cuatro años de su gobierno, salvo el período en que me separé del Ministerio para dirigir EL TIEMPO. De esa época recuerdo una anécdota, que hoy en día resulta divertida, pero que en su momento no lo fue, al menos para mí que la viví en carne propia. Yo no sabía que existía un pacto implícito entre Eduardo Santos y Alfonso Villegas Restrepo. Ese pacto consistía en que Alfonso Villegas le vendía a Santos su periódico siempre y cuando se publicara cualquier escrito de Villegas, tratárase de lo que se tratare. Pues un día, Alfonso Villegas Restrepo me envió un artículo en el que entre otras cosas decía: Lo mejor que puede hacer en este momento Alfonso López Pumarejo es coger una pistola y pegarse un tiro . Obviamente consideré que no era prudente publicar esas palabras. La decisión me trajo varios problemas porque Eduardo Santos se disgustó por no haberse respetado su pacto con Alfonso Villegas Restrepo.

Era muy distinto el Santos presidente del Santos periodista? Desde 1925 estuve vinculado a EL TIEMPO como aprendiz. Al final de la jornada había una tertulia política en el escritorio biblioteca del doctor Santos. El influjo de Santos y de EL TIEMPO sobre la opinión pública ya era inmenso. El doctor Santos siempre fue el mismo: un humanista que podía hablar de cualquier tema. Tenía una cortesía inigualable, una conversación amena, llena de citas literarias. Sin embargo se hablaba de un tratado de límites que Santos establecía con sus interlocutores. Durante más de cincuenta años disfruté de su amistad y conocí muchas de sus facetas.

Tanto usted como el doctor Santos se declararon en algún momento como literatos frustrados? Como ya lo dije, Eduardo Santos fue ante todo un humanista. Para él la defensa de la democracia, la libertad y los derechos del hombre era lo más importante.

A su mesa convocaba a sus amigos a reflexionar sobre literatura y la cultura en general. No hay que olvidar su amor y dedicación por las Academias de la Lengua y de Historia.

Alguna vez comentamos que a ambos nos hacía falta tiempo para escribir sobre otros temas que no fueran la política.

Qué tipo de literatura era la preferida por ustedes? Sin lugar a dudas tuvimos una gran afinidad por la literatura francesa. Nos gustaba mucho hablar sobre los grandes escritores franceses.

Ahora que está tan candente el tema de la OEA (en ese momento el presidente Gaviria no había sido elegido Secretario General) vale la pena recordar lo que fue la UNRRA y cómo fue la designación del doctor Santos en dicho organismo internacional.

La comparación es bien interesante ya que al igual que hace cincuenta años un presidente demócrata de los Estados Unidos postula a un presidente de Colombia liberal y saliente, para que dirija un organismo internacional. Hace cincuenta años fue Roosevelt quien postuló a Eduardo Santos.

Hoy lo hace Clinton con César Gaviria. La UNRRA fue una gran organización que existió después de la Sociedad de las Naciones (donde el doctor Santos cumplió una extraordinaria labor en favor de Colombia) y la actual ONU. La UNRRA tuvo la función humanitaria básicamente de reconstruir Europa, repatriar a las víctimas de la guerra a sus lugares de origen y aplicar el Plan Marshall. No era una misión fácil y Eduardo Santos lo consiguió. Hoy en día todos reconocen que de no haber sido así Europa no se habría recuperado de la guerra en forma tan acelerada.

Cuando vino la violencia y luego la dictadura, tanto el doctor Santos como usted tuvieron que exiliarse de Colombia. EL TIEMPO y su casa fueron incendiados. Eduardo Santos desde París y usted desde México colaboraron con la resistencia a la dictadura. Cumplir con dicha misión fue muy arriesgado? Estando ya exiliado en México recibí la llamada del ex presidente Santos, quien vivía en París. El deseaba que analizáramos la situación del país. Resolvimos redactar conjuntamente un documento en el cual expresábamos la posición liberal con respecto a la grave crisis por la que estaba pasando la nación. Dejamos claro lo que podíamos aceptar. Este documento fue repartido en Bogotá en hojas clandestinas, denominándolo El documento de París . Hace poco fue transcrito en Crónicas de mi propia vida.

Pero además del famoso Documento de París existieron otros periódicos clandestinos, como Volveremos, desde la época de Mariano Ospina. Las vidas de los liberales que redactaban dicho periódico aquí en Bogotá corrieron muchísimo peligro, entre otras las de Pedro Gómez Valderrama, Jaime Posada y la de tu padre, Jorge Gaitán Cortés.

Estamos en plena época electoral. Cómo eran las giras políticas cuando Eduardo Santos fue elegido presidente? Tanto en el período en que se eligió a Olaya Herrera como en su campaña para la Presidencia, Eduardo Santos recorrió el país en compañía de Lorencita. Llegaron hasta los más remotos rincones. Muchos años después, cuando yo me desempeñaba como presidente, visité por ejemplo Chiscas y El Cocuy y todavía había campesinos que recordaban con admiración y gratitud la gira electoral de Santos. Hay que destacar especialmente la presencia de Lorencita en dichas giras. No solamente fue una de las primeras mujeres que se arriesgaron a acompañar a sus maridos a recorrer el país, sino que su deslumbrante belleza y encantadora personalidad hacían que los habitantes de los pueblos que visitaban salieran masivamente de sus casas para conocerla.

La gira en apoyo a la UNRRA alrededor de los países americanos que realizó Lorencita, obtuvo también excelentes resultados.

Guarda algún recuerdo en especial de los últimos años del doctor Santos? Uno de los últimos recuerdos que guardo con especial cariño del doctor Santos es una carta manuscrita por él. (El doctor Lleras hace que se la traigan y me la muestra). Me la envió desde París en abril del 70, cuando mi mandato estaba por terminar. En dicho escrito me expresa su profundo agradecimiento por mi mensaje del día 25 y que ese gesto mío jamás lo olvidará. Realmente no recuerdo el contenido de mi carta, ni qué pudo impactar tanto al doctor Santos.

Si me permite que analicemos las fechas, doctor Lleras, podríamos deducir que su carta se refería a los diez años del fallecimiento de Lorencita Villegas, ya que ella murió el 25 de marzo de 1960.

Si lo que me cuentas es cierto, sin duda alguna esa es la respuesta. Acabas de resolver un enigma de más de veinte años!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.