Secciones
Síguenos en:
55 AÑOS DE BUEN VINO

55 AÑOS DE BUEN VINO

Bodegas Añejas cumple 55 años produciendo el mejor vino nacional. Una empresa pionera de esa industria en Colombia que presenta un saldo positivo y suma, a la tradición, un constante avance tecnológico. Decana de las fábricas de ese tipo, sus productos se venden en los más apartados rincones del país. Un prestigio que, al igual que el mejor vino, se mantiene intacto mientras desfilan los recuerdos y una nueva administración asume el reto de hacer propuestas para el futuro.

En efecto, el grupo empresarial Inversiones Arteaga Ramírez (Invar) adquirió el año pasado la empresa con el propósito de dinamizar sus procesos y celebrar el nuevo aniversario con el brillo que merece una historia de realizaciones que supera el medio siglo.

Todo empezó en 1938, cuando los vinos y licores en Colombia eran un monopolio del Estado. Sin embargo, la Empresa de Licores de Cundinamarca cedió al sector privado la producción de vinos espumosos y aperitivos con un contenido alcohólico no superior a los 20 grados.

La sociedad El empresario Félix Hernán Rojas Cortés ofreció 15.400 pesos y le adjudicaron 300.000 botellas de caldo, elaborado por un experto alemán a partir de la uva pasa. Rojas Cortés se asoció con Emilio Pastor Brunn (técnico), Juan B. Pique (empresario catalán) y Amador Suárez (también español) y fundaron Bodegas Añejas.

Empezaron en una fábrica en la calle 26 con carrera 12, con toneles adquiridos a Bavaria. Eran siete empleados, incluidos los socios. Producían vinos dulces, con uvas moscatel y uvas pasas traídas del exterior.

Por los excelentes resultados y el crecimiento del mercado, en 1950 la empresa se trasladó a la calle 13 N 42-42. Allí construyeron las instalaciones donde hoy todavía funciona Bodegas Añejas. Fue la primera planta de vinos diseñada y construida para ese fin.

Fue la década de los 50 la época de oro de la empresa. Un desarrollo que la llevó a ser la más grande del mercado, con una amplia variedad de productos. Incluso, algunos de sus trabajadores se independizaron y crearon otras industrias importantes del sector.

La empresa se mantuvo a la vanguardia durante más de dos décadas. En 1975 murieron los socios españoles quienes fueron remplazados por sus hijos. Un año después, la empresa fue agente distribuidor exclusivo de whisky e hizo realidad los proyectos de exportación. En 1981 murió el socio colombiano Félix Rojas, y la empresa entró en una etapa de transición.

Los hijos de los fundadores asumieron el compromiso de capitalizar la empresa y reestructurar el departamento de Ventas y Mercadeo.

A partir de entonces, se dirigieron todos los esfuerzos a ampliar la capacidad de producción, haciéndola todavía más eficiente. Además, se amplió la red de distribuidores y se mejoraron las instalaciones físicas.

Hoy Actualmente, el grupo Invar continúa, con la dinámica de los años 50, impulsando el avance de Bodegas Añejas. Es así como sistematizó el área administrativa y ya se anuncia la salida de nuevos productos al mercado.

La red de computación, con los últimos avances, facilita el manejo de la producción, distribución y la organización administrativa de la empresa. Precisamente, desde la gerencia general, mediante un completo paquete de software, es posible conocer toda la información de la empresa y hacer las proyecciones y presupuestos que permitan un desempeño ágil y eficiente.

La empresa nacional Siigo, especialista en informática y gestión, fue la proveedora del software que moderniza la actividad laboral de Bodegas Añejas.\ Con el desarrollo de esa tecnología y la adquisición de nuevos equipos se ha logrado que los servicios al cliente sean más eficientes y se conserve la excelente calidad gracias a un estricto control en la producción de las bebidas.

De esta manera, aunque tecnifica su producción, Bodegas Añejas conserva el tradicional, romántico y milenario arte de fabricación del vino, apoyado en un profundo respeto por el proceso natural de fermentación.

Nuevos licores Bodegas Añejas anuncia el lanzamiento, en enero de 1995, de una nueva línea de licores. Se trata del whisky Majestic, brandy Soberano, el vodka Kamiskaya y una nueva ginebra.

De esta manera, sigue fiel a su tradición de innovar y hacer nuevas propuestas a quienes disfrutan del buen vino.

Una historia que empezó en 1939, con la producción de vinos dulces, con uvas moscatel. Pero fue después, en la década de los 50, cuando los espumosos se convirtieron en la bebida que identificaba a Bodegas Añejas.

Con el vino Casanova la empresa se convirtió en líder, y su influencia ha crecido de tal manera que ya no falta en las celebraciones hogareñas y acontecimientos especiales que se realizan a lo largo y ancho de Colombia.

Después, salieron al mercado los aperitivos de manzana, durazno y cereza. Más tarde, Bodegas Añejas amplió su oferta con los vinos generosos, entre los cuales se destacan el Moscato Pasito, El Soberano y El Gran Poder. El primero, hecho con uva pasa, se convirtió en el sello que identifica la tradición del buen sabor.

Bodegas Añejas se especializó en la producción de generosos, vermouth y aperitivos. Sus principales nombres son los siguientes: Vino Añejo Porto, Regina Sport, Aperitivo de Cerezas, Vermouth Rojo Picassi, Vermouth Blanco, Vino Blanco de Mesa, Oporto Gran Reserva, Moscatel Moisés, Moscatel Real y el Oporto Rex.

Ahora, dentro de los espumosos se encuentran la Casa Nova Blanca, Rosada y el De Gala. Respecto a las manzanillas, los nombres más populares son la Flamenca, Dulce y la Seca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.