ARDIÓ EL RANCHO POR UNA HISTORIA DE AMOR

ARDIÓ EL RANCHO POR UNA HISTORIA DE AMOR

Marcela Martínez, llegó a instalarse en casa de los Velandia el domingo 23 de octubre a las seis de la mañana. Al día siguiente, a las 11:30 de la noche, dos individuos, entre quienes estaba el tío de esta atractiva quinceañera, rociaron gasolina y prendieron fuego sobre las tablas del rancho en el cual la joven compartía lecho con , Alexander Velandia. Después de cometido el hecho que ocasionó quemaduras leves a dos de los 11 niños que viven en este rancho, ubicado en el barrio Buenos Aires de Ciudad Bolívar, dos agentes del CAI de San Joaquín sorprendieron a los tres presuntos culpables entre quienes figura Juan Carlos Ramírez, el tío de Marcela.

26 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Cuando la Policía intentaba capturarlos hubo un intercambio de disparos entre los agentes y los sospechosos José Guillermo Mora y Ramírez. Ellos se dirigían hacia un taxi en donde los esperaba Luis Eladio Arenas Gutiérrez, el tercer sospechoso.

Su captura se produjo gracias a la llamada de un informante, quien dijo haber visto descender dos hombres armados del taxi marca Chevrolet de placas SEI 028 y dirigirse hacia el lugar.

Marcela dijo que este vehículo pertenece a su tío, de 28 años de edad quien junto a sus compañeros fue puesto a ordenes de la Fiscalía.

Nadie resultó herido en la balacera, después de la cual la Policía les incautó a los supuestos criminales una escopeta hechiza calibre 16. Ayer cuando EL TIEMPO estaba en el lugar, un vecino informó que se había encontrado otra arma escondida tras los muros de un chircal. Esta resultó ser una escopeta recortada de marca Mossberg, mucho más sofisticada que la anterior.

Dice Misaelina Velandia de Lombana, la madre de Alexander y propietaria del rancho dnde viven 18 personas entre hijos y nietos, que de no ser porque ella cayó en la cuenta de que tenía una pipeta de gas y la tiró lejos, todo hubiera podido explotar. Según ella, que atribuye el hecho a los celos del tío de Marcela, nos querían matar a todos y si no lo hicieron fue porque no salimos .

La verdad, es que el amor de Alexander y Marcela no ha sido fácil. Ella misma dijo que su padre podría estar tras todo esto pero que su tío nunca hubiera intentado quemar la casa si supiera que ella estaba ahí. El me quiere mucho . Por su parte, Alexander dice que sus suegros nunca lo quisieron porque ellos tienen plata y nosotros somos pobres . Los padres de Marcela que viven a una cuadra de la casa de los Velandia, ya ni la saludan, según ella.

Los más afectados por este lío fueron Jorge Alirio Lombana de 7 años, quien sufrió quemaduras en la cara y el cabello y su hermana, Diana Andrea de 9 años. Ataques múltiples Pero, curiosamente, antes de que Marcela Martínez llegara, la casa de los Velandia ya tenía un historial violento.

La penúltima escena había ocurrido el sábado hace quince días cuando tres hombres, que según doña Misaelina venían del barrio San Joaquín, entraron a la casa e hirieron con un machete a su hijo, Jimmy Lombana, que recién había salido del cuartel.

El primer ataque fue hace seis meses cuando se entraron ocho hombres -según ella también de San Joaquín- con peinillas y cuchillos pata de cabra . Doña Misaelina insiste que todos estos ataques son producidos por envidiosos, porque todos mis hijos han estudiado el bachillerato y trabajan .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.